Gastronomía es presentado por:
Publicado el 20 de junio, 2019

Una panadería para toda hora

Periodista, crítico gastronómico Rodrigo Martínez

En Briqué hay opciones de desayuno con café de grano, croissants con un hojaldre muy delicado y una tentadora variedad de condumios dulces, pero también una robusta oferta de sándwiches y una atractiva oferta de vinos y cervezas artesanales. Ir a comprar pan es siempre una buena idea.

Rodrigo Martínez Periodista, crítico gastronómico

“Si ven hogazas decoradas con semillas, panificaciones integrales, baguettes de crocante aspecto, y verifican con su olfato el aroma del pan recién horneado que se entremezcla dulcemente con el del café recién preparado, aventúrense”. Es el llamado que hemos hecho antes con estos establecimientos que se van repartiendo por toda la ciudad. La panadería gourmet se ha logrado instalar en los barrios como un hito que congrega al vecino de toda la vida, el paseante, el comilón furtivo, el foodie.

En Briqué encontramos más de una decena de tipos de panes. La base está en panes de consumo rápido como las ciabattas y una baguette de corteza crocante (desde $ 1.000), variedad de panes integrales con mezclas de semillas o bien un aplaudido pan de cerveza negra (que se agota regularmente), además de un claro trabajo con masa madre como reza la moda panadera, pero también se revela un cuidadoso trabajo con las enzimas.

En la decoración y el modelo de negocio está el futuro escrito con la tipografía del pasado. Pero no es sólo marketing sin sustancia. Acá quienes atienden saben de panificaciones, pueden recomendar con propiedad los distintos panes, no se marean ante la oferta de pan de chocolate, variedades de croissants, rollos de canela, muffins, pan ciabatta con aceitunas o alimenticias hogazas multigrano, y en el intertanto preparan un perfecto espresso. Porque también hay opciones de desayunos con café de grano, croissants con un hojaldre muy delicado y una tentadora variedad de condumios dulces.

Para apetitos más vespertinos hay una robusta oferta de sándwiches que le sacan buen provecho a sus panificaciones, tablas y una atractiva oferta de vinos y cervezas artesanales que justifican “ir a comprar el pan” a cualquier hora del día.

Briqué. Rancagua 036, Santiago. Lunes de 9.00 a 20.30 horas. Martes a viernes, 8.30 a 20.30 horas. Sábado de 9.00 a 14.00 horas.