Gastronomía es presentado por:
Publicado el 04 de abril, 2019

Un comedor latino, moderno y sabroso

Autor:

Rodrigo Martínez

Parece que  Alonso de Córdova quiere ser el nuevo hotspot culinario de la capital. Revisamos la propuesta comestible y bebestible de Lolita Jones, que combina y trabaja con influjos mexicanos, algunos guiños peruanos y un cruce con técnicas y productos nacionales.

Autor:

Rodrigo Martínez

La iniciativa es responsabilidad de los músicos Alexandra Inzunza y Nicolás Yankovic, que en aras del jazz viajaron y vivieron por más una década en la Gran Manzana para descubrir que había también talento en el negocio culinario y en la dinámica de la gastronomía.

No hay improvisación en esta propuesta con acento latino, hincapié en lo mexicano, y un acertado cruce de productos que resulta en una cocina sabrosa y bien ejecutada a cargo del chef Rodrigo Tapia. Nicolás, en tanto es el responsable de la coctelería que emerge de una premunida y vistosa barra al aire libre y trabaja con tequilas y mezcales. Alexandra se encarga de la administración, un área en la que hay que tener voz, mesura y dar el tono con inteligencia y criterio.

De lo degustado mediante una invitación les contamos sobre un Guacamole preparado en la mesa ($6.500), que se adereza con sal de chicharrones, se puede preparar con los ingredientes disponibles en un carro e incorporar otros como mango, que le entrega a la mezcla un agradable matiz. Si quiere puede experimentar también con piña asada.

Para medir las pericias de la cocina nos quisimos inclinar por el clásico Al Pastor ($6.900), con piña asada y carne de cerdo asada con achiote que con la salsa taquera se potencia entregando un crisol de sabores, un cremoso de palta y habanero que redondea una experiencia recreativa y deleitosa al paladar. El soporte, las tortillas, presentan un promedio de elasticidad y tersura que permite sostener la carga húmeda de cada preparación. Uno más sui generis es el Taco de pescado ($7.200), con congrio frito en un batido aéreo, sabroso y de buena fritura, con el añadido preciso de picante, un bocadillo (todo en formato finger food) que convoca e interpela al paladar local.

Otro más inclinado hacia oriente es la Tostada de atún ($7.900), con un marinado que se emparenta con lo oriental, gajos de cítricos (naranja, lima), jengibre y cebolla morada. Además de un picante que refuerza la combinación que no es nada tímida en su propuesta especiada y la presencia de la salsa Tobanya (sic), que es una versión local de la Toban Djan. Lo corona todo sésamo negro y tostado y una lengua de erizo.

De postre, hay un juego de texturas llamado Xocolatl ($4.900), que trabaja siete versiones de chocolate compendiados en una entrega. Mousse, peta zatas, crumble, ganache al agua, entre otras.

En el overall, una cocina jugada, que es sencilla de decodificar y disfrutar y que sorprende con combinaciones que suenan propias, una propuesta creativa, sin piruetas en los montajes, pero con una fuerza granítica en la sazón que se revela al paladar. Le damos la bienvenida a este comedor pop, con onda, con sabor y con una propuesta que armoniza barra y cocina como pocas veces se concibe en la ciudad.

Lolita Jones. Alonso de Córdova 4355, Vitacura. Tel 9 3218 9140. De lunes a sábado de 12.00 a 01.00. Domingo de 12.00 a 16.00 horas.

También te puede interesar: