Tragos es presentado por:
Publicado el 25 de abril, 2019

Un bajativo como los de Los Alpes

Autor:

Rodrigo Martínez

El schnaps es un producto natural, resultado del destilado y guarda del alcohol que gota a gota se va involucrando con la fruta en un proceso tradicional desarrollado hace siglos en Los Alpes. Luego de la fermentación, el mosto es doblemente  destilado y guardado a lo menos dos años frente al mar de Matanzas.

Autor:

Rodrigo Martínez

Los schnaps son bebidas de la tradición centroeuropea que son perfectas como digestivo. En Chile, una destilería está haciendo lo propio: destilar una receta tradicional de aguardiente austríaca, pero en Matanzas. Para desarrollar las notas de cada una de estas variedades han recurrido, por ejemplo, a ciruelas recolectadas a mano de diversos árboles frutales de la Región Metropolitana; manzanas de pequeños productores de la VI Región; o membrillos madurados en árbol y cosechados en la comuna de Navidad. También han querido emular el clásico schnaps alpino de frutos variados, pero con variedades de nuestras latitudes. El de orujo, por ejemplo, proviene de la más alta selección de los productores de vino de la VI Región, mientras la variedad (más escasa) vogelbeere es producida a partir de un fruto que nace en altura y se puede encontrar en montañas de Europa, Islandia, Rusia y (¡ah, bendición!) en Chile.

El schnaps es un producto natural, resultado del destilado y guarda del alcohol que gota a gota se va involucrando con la fruta en un proceso tradicional desarrollado hace siglos en Los Alpes. Luego de la fermentación, el mosto es doblemente  destilado y guardado a lo menos dos años frente al mar de Matanzas. El alcohol ha de beberse a temperatura ambiente para ir sintiendo los toques, tonos y señales de la fruta que le dio origen, disfrutar sus aromas y sus bondades como digestivo, para la sobremesa, ojalá con una siesta mediante.

Schnaps Gebrüder Lang. www.drinkschnaps.com