Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 23 de abril, 2021

“Tigre blanco” (2021): La hora del hombre marrón

Doctor en Comunicación. Consultor y profesor universitario Alberto López-Hermida

Una película que viene a enrostrarnos la apabullante diferencia social que existe en la India contemporánea y el camino oscuro que se debe seguir para sortear dicho abismo.

Alberto López-Hermida Doctor en Comunicación. Consultor y profesor universitario

Tigre blanco (2021) acaba de desembarcar en el catálogo de Netflix y está nominada al Oscar como Mejor Guion Adaptado, además de otras postulaciones a importantes galardones en los últimos meses.

El filme hindú aborda las monumentales e insalvables diferencias sociales en la India contemporánea, centrándose en la historia de Balram Halwai (Adarsh Gourav), un joven nacido en las profundidades e injusticias de la pobreza, quien decide poner todos sus esfuerzos para salir de dicha situación, por lo que apuesta por convertirse en el chofer y sirviente del hijo de uno de los hombres más poderosos de la ciudad, Ashok (Rajkummar Rao) y su esposa Pinky (Priyanka Chopra Jonas), ambos recién llegados de una larga estancia de estudio en Estados Unidos. ¿El problema? Precisamente el hecho de que, tal como dice el protagonista, “para los pobres solo hay dos formas de llegar a la cima: el crimen o la política”.

Los 131 minutos que dura el filme transcurren con bastante agilidad y, pese a lo dramática de la realidad que se expone, está cruzada por cuotas de humor y sarcasmo que inevitablemente hacen recordar a la galardonada Slumdog Millionaire (2008).

Dirigida por Ramin Bahrani en la adaptación del bestseller de Aravind Adiga, Tigre blanco muestra los dos extremos aparentemente irreconciliables de India, que ha terminado por dividir sin marcha atrás al país. Tal como dirá Balram, “en los viejos tiempos, cuando la India era la nación más rica del planeta, había mil castas. Hoy, hay solo dos”.

La trama de la película recorre el ascenso del joven hacia el éxito, camino que no está libre de sacrificio, secretos y otras cosas aún peores, pero que permiten a Balram exponernos la encrucijada y el callejón sin salida en el que nace la inmensa mayoría del pueblo de India. El joven se sabe predestinado casi genéticamente a ser un sirviente. Y lucha contra eso. En definitiva, porque él está convencido de que la oportunidad existe y hay que tomarla. A cualquier precio. Sabe que el siglo XXI es “el siglo del hombre marrón y amarillo. Dios salve al resto”.

No hay mucho más que decir de Tigre blanco sin caer en el spoiler.

Hay que verla, antes de la entrega de los premios Oscar de este domingo. En Netflix.

Trailer aquí.

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO