Críticas de Series es presentado por:
Publicado el 14 de mayo, 2020

The Gift: Entre premoniciones y arqueología

Periodista Virginia Araya

La segunda serie turca de Netflix, coproducida con OG Medya y estrenada con éxito en diciembre pasado, está basada en la novela Dünyanın Uyanışı  (“El Despertar del Mundo”) de Şengül Boybaş​ y protagonizada por Beren Saat  (conocida en Chile por sus papeles como Fatmagul y la Sultana Kosem, entre otros). Ella encarna a Atiye, una joven y resuelta pintora que inaugura su primera exposición importante, con cuadros abstractos en los que se repite un símbolo que ve en sueños.

Virginia Araya Periodista

Es sabido que lo desconocido y sobrenatural son buenos ganchos de audiencia. En The Gift (Atiye, en su título original turco) se cumple de una manera atractiva y novedosa. No se trata de fuerzas especiales  luchando con extraterrestres o muertos vivientes, sino de algo más “mágico”, en el sentido  misterioso de la palabra.

Es la segunda serie turca de Netflix, coproducida con OG Medya y estrenada con éxito en diciembre pasado con ocho episodios (actualmente se está trabajando en una nueva temporada para fines de año, pandemia mediante).

La historia está basada en la novela Dünyanın Uyanışı  (“El Despertar del Mundo”) de Şengül Boybaş​ y está protagonizada por Beren Saat  (conocida en Chile por sus papeles como Fatmagul y la Sultana Kosem, entre otros). Ella encarna a Atiye, una joven y resuelta pintora que inaugura su primera exposición importante, con cuadros abstractos en los que se repite un símbolo que ve en sueños. Aparentemente lleva una vida perfecta en Estambul: una artista “ondera”, una familia armoniosa, un novio adinerado y adorable, y una prometedora carrera en la plástica. Eso en el HOY.

El problema es que las figuras que pinta desde su inconsciente le traen el AYER y le mueven el piso en todo sentido. Se le empiezan a aparecer personajes y, mientras mira un reportaje sobre el sitio arqueológico Göbekli Tepe en la televisión, advierte que en las excavaciones han encontrado el mismo símbolo. ¡Ups!

Emprende obviamente un viaje a Urfa para ver in situ lo que no puede entender y, una vez en el lugar, se topa con el arqueólogo jefe Erhan (Mehmet Günsür), que en un principio será una piedra en el zapato, para luego investigar juntos y, claro, enamorarse.

El símbolo revela la relación mística entre el templo y Atiye, que cambiará su vida para descubrir los secretos de su pasado, ocultos en aquellas ruinas. A medida que se desarrolla el misterio, los eventos que enfrenta hacen que se cuestione el pasado y el futuro, entre lo real y lo espiritual.

En estas interrogantes, premoniciones y traiciones, se sumerge Atiye para indagar su propia historia, antes de que la crean loca, con las claves que le van dando una anciana y una niña que vienen desde el otro mundo para ayudarla, mientras su prometido y su madre la cuestionan. Mete la nariz donde algunos no quieren, poniéndola en peligro si continúa investigando. Pero insiste, porque si entiende su pasado, entenderá su futuro como parte de un plan divino, pues “cada uno es la continuación de alguien más” le susurran. Y Erhan lo refrenda cuando sostiene que  “la meta de la arqueología de verdad, es tratar de entender el futuro”.

“Todos los secretos esperan su momento para revelarse” dice el tráiler de la serie y al parecer el momento de Atiye ha llegado.

Filmada en la región de Anatolia (con muchos sitios históricos) al sureste de Turquía, cerca de la frontera siria, añade el precioso paisaje y todo el atractivo real de Göbekli Tepe (en turco, colina panzuda) un antiguo templo/santuario, que desde hace un tiempo está siendo excavado por arqueólogos turcos y alemanes. Fue levantado por cazadores-recolectores en el X milenio a. C. (entre 9.600 y 8.200 a.C.)​ antes de que comenzara la sedentarización. Sin que se sepa el motivo, todo este complejo de piedras, pilares y esculturas fue deliberadamente enterrado sobre el 8.000 a. C., permaneciendo abandonado por espacio de 500 años. Contiene el complejo megalítico más antiguo que se conoce hasta hoy, construido seis mil años antes que las populares gigantescas piedras de Stonehenge en Inglaterra, con las mismas preguntas sin respuestas: cómo se construyó previo al neolítico, con sus enigmáticos pictogramas y relieves de animales (desde leones y jabalíes hasta pájaros e insectos) perfectamente conservados.

Se le considera el templo más antiguo del mundo, donde pudo nacer “la conciencia de lo sagrado” que dio paso a “la chispa de la civilización”, o como han sostenido otros, donde quizás estuvo el Jardín del Edén. Un lugar único y no sólo por sus grandes dimensiones, sino también por la existencia de múltiples capillas y columnas en forma de T.

Para ahondar les recomendamos este interesante artículo de la revista National Geographic.

Muy entretenida, para  amantes de la arqueología y de Beren Saat. En Netflix.

Puedes ver el trailer aquí.

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete