Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 20 de diciembre, 2018

‘Roma’: La nueva joyita de Netflix

Autor:

Virginia Araya

Su factura en blanco y negro, sus tiempos, sus silencios, su acento en subrayar el paso de la vida misma, como si estuviéramos fisgoneando a través de una cerradura, sin moralina y sin mucho dato de contexto, nos hace compartir una gran historia ajena pero propia. Tremenda humanidad.

Autor:

Virginia Araya

La partida de la película Roma es memorable. En blanco y negro, con sonido ambiente, agua que va y viene… va y viene. Minutos que no sabemos adónde nos llevarán.

Descubrimos que se trata de lavado de baldosas… de una casa… de una mujer… de Cleo. Es la empleada doméstica de una familia de la que ni siquiera sabremos el apellido, clase media acomodada, 1970, en el barrio Roma de Ciudad de México.

Es la cinta del momento, por sí misma y por su pronto estreno en Netflix, a pocos días de su presentación en cines.  Y es que partió con buena estrella: debutó en el Festival Internacional de Cine de Venecia en agosto ​ llevándose el León de Oro a la mejor película. Y ha seguido acumulando trofeos: mejor película de 2018 según la Asociación de Críticos de Cine de Los Angeles (EE.UU.), de Nueva York, de Chicago y de San Francisco. Por supuesto, postulará a mejor película de habla no inglesa, en la próxima edición  de los Premios Oscar.

¿Por qué tanto premio? Por arte y parte. Su factura en blanco y negro, sus tiempos, sus silencios, su acento en subrayar el paso de la vida misma, como si estuviéramos fisgoneando a través de una cerradura, sin moralina y sin mucho dato de contexto, nos hace compartir una gran historia ajena pero propia. Tremenda humanidad.

El realizador alemán Werner Herzog decía hace unas semanas, en una conferencia en Santiago, que lo importante son los personajes más que las locaciones. Y en Roma lo vemos.

Aun cuando se incluyen claras referencias sociales y políticas, como la matanza de Corpus Christi llamada El Halconazo, en 1971, en que un grupo de paramilitares entrenados por la CIA mató a más de 100 estudiantes mexicanos que protestaban en las calles.

Dirigida, escrita, co-fotografiada y co-producida por Alfonso Cuarón  (Gravity, Y tu mamá también), lo ha presentado como su proyecto más personal, pues se basa en su propia historia familiar, en el México setentero. Así lo ha sostenido en twitter también.

En el barrio o distrito Roma estaba la casa de la infancia de Cuarón, donde conoció a Liboria Rodríguez, la empleada doméstica que lo cuidó desde los nueve meses y que inspiró el personaje de Cleo. Y en ese mismo barrio se reconstruyó su casa lo más similar posible, para filmar con la realidad necesaria.

La cotidianeidad en esa casa, de una pareja que se está separando, con 4 hijos, una abuela, dos “nanas” y un perro, es lo que conquista.

La protagonista, como decíamos es Cleo, la trabajadora doméstica protagonizada por Yalitza AparicioCleo y su compañera de trabajo Adela (Nancy García García), ambas de origen mixteco, trabajan “puertas adentro” para esta familia con total dedicación, como si su bienestar fuera su prioridad, más que sus propias vidas.

Por uno de los niños Cleo incluso arriesga la vida al  meterse al mar sin saber nadar, en una escena conmovedora por lo catártica que resultará para ella, luego del desamor de Fermín (Jorge Antonio Guerrero).

Otra escena impactante es la del parto de Cleo. Cuentan que los actores sólo conocían las escenas el mismo día de grabación, más razones entonces para aplaudirlos.

Yalitza con la ternura y conformismo de Cleo, ha saltado a la fama inmediata. La revista Time la ha nombrado “la mejor interpretación del año” y es la portada de la última edición mexicana de la revista Vogue, polémica mediante. Suena paradójico, pero a pesar de que vivimos una época de luchas antidiscriminatorias e inclusivas a tope, su origen mixteco y sus rasgos indígenas en un magazine de estilo y belleza han levantado tanto orgullo como odio. Adjetivos racistas y clasistas como “prieta” o “naca” aparecen en redes sociales. Insólito.

Buenísima. 50 años no pueden haber pasado en vano. 135 min. Netflix.

Vea el trailer aquí.

 

También te puede interesar: