Cocina con cuento es presentado por:
Publicado el 21 de febrero, 2019

Polaroids de la República Comestible (y bebestible) de Chile

Autor:

Rodrigo Martínez

En su segundo volumen, Carlos Reyes Medel escribe con el ánimo de entusiasmar al neófito y aportar datos recónditos al conocedor. Un tremendo trabajo de reporteo y escritura que habla del estado de salud de las parrilladas bailables, del suchi (sí, con “ch”), de la marraqueta y más.

Autor:

Rodrigo Martínez

El cronista gastronómico y periodista Carlos Reyes Medel nos brinda una segunda entrega de crónicas que recorren el país desentrañando elementos del acervo culinario del terruño. Imágenes tejidas en un minucioso crochet de vocablos evocadores que se hacen necesarias porque permiten fijar los detalles del panorama comestible de un Chile actual. Escritos con el ánimo de entusiasmar al neófito y aportar datos recónditos al conocedor, el texto también cuenta con el valor para la historiografía del futuro de tener la vivacidad del presente, de la instantánea. Una acuarela del momento.

Hay un trabajo encomiable de reportero y también de escritura. En esta entrega, los relatos tienen tensiones dramáticas más aceitadas, mejor salpimentadas, si se nos admite la analogía. Las palabras van hilando un relato que envuelve, que visita a los personajes precisos. Así, el lector viaja con el autor en su recorrido por lo largo y ancho del territorio.

En palabras del autor, desde el prólogo, Carlos Reyes Medel sostiene que “este libro pretende aportar (…) como testigo de una época llena de ojos abiertos. Sus cinco relatos -más un epílogo con aire de capítulo- cuentan realidades en torno a maneras de vivir, comer y beber de nuestra cultura, a veces soslayadas por la sobreinformación asociada al mero plato de comida y otros tantos clichés. Se hizo fascinante relatar, que en el extremo norte, las artes de un grupo de pescadores no son tan distintas a las practicadas por la cultura Chinchorro, ocho mil años atrás (…) describir el renacimiento en calidad del pisco, cuya magnífica y extensa historia permita valorar, cómo ha sobrevivido a crisis, guerras –comerciales y de las otras- y a tantas escaramuzas internas motivadas ´por la necesidad y la codicia”, dispara. La mirada no es laxa ni escribana, hay crítica y una suerte de arenga soterrada en cada uno de los capítulos.

Los textos hay que verlos también como reportajes, sin la urgencia que impone la prensa y que nos hablan de, por ejemplo, una genealogía de las parrilladas bailables y su estado de salud, multitudinario, abundante y sumamente chileno. Tan chileno como el “suchi”, así, con “ch”, que nos sabe local y cercano en el uso de ingredientes que componen lo que el autor considera una tetralogía de insumos: arroz, palta, salmón y el omnipresente queso (¿queso?) crema. Además, de una revisión al aliño que le da carácter a la sazón nacional: el comino. Temas que de alguna manera interesan (entusiasman u obsesionan) al autor.

En el epílogo, figura una añoranza de las panaderías de antaño, una mirada nostálgica a la marraqueta, las panaderías de barrio y un universo que se rinde a las formulas de la ingeniería en alimentos que nos entrega quesos que saben a plástico, yogures sin fermentos lácteos, proteínas animales reforzadas con hormonas y “marinados”, recetas de laboratorio que ante la prisa y la tiranía del precio van manipulando el paladar nacional y nos refuerzan que el sencillo acto de comer (y si se puede, cocinar), es también un quehacer político y económico.

Las crónicas emanan de una de las voces más prestigiosas de la escena local, que defiende la vereda de un profesional (son cada vez menos) que opera desde medios que se la juegan por disponer de voces informadas y profesionales que buscan mantener su independencia, logran hacer el bypass a las redes del marketing y las relaciones públicas en un ámbito que nunca antes había concitado tanto entusiasmo, tantos fervientes seguidores, tanto foodie suelto en redes sociales.

Viaje al Sabor 2. Ediciones B. 180 páginas. Disponible en librerías. Precio de referencia $13.000.