Gastronomía es presentado por:
Publicado el 07 de marzo, 2019

Panqueque, el hit viñamarino de Martín Cárcamo

Autor:

Rodrigo Martínez

Lo probamos una, dos, tres veces; en realidad, las que fue necesario antes de recomendarlo. Hoy lo hacemos con certeza y también entusiasmo, porque es un lugar que mezcla tentadores sándwiches, pizzas y platos con buenos precios.

Autor:

Rodrigo Martínez

En Reñaca ya lleva más de un año con el formato de panadería + cafetería esta apuesta liderada por Eduardo Quevedo y su mediático cuñado, Martín Cárcamo. Una apuesta para desayunos y apetitos de media tarde con sándwiches y pizzas. Acaban de inaugurar, además, en Viña del Mar su primera sucursal que dispone de ceviches, pastas, risottos y una propuesta que apunta a un público más noctámbulo y consolidar un alma más de restaurante.

Decorado con sobriedad y muy buen gusto, con elementos que apelan a la nostalgia -algo postiza, pero bien lograda- encontramos un mobiliario confortable y servicio atento y voluntarioso. Hemos ido tasando desde hace meses los estándares de este comedor y panadería que recoge un modelo muy en boga en la capital, pero que sigue incipiente en regiones. Si se hubiera escrito una nota a semanas de su inauguración, usted sólo leería refunfuños y lamentos. Lo cierto es que este Panqueque nació débil, pero elástico. Hay mérito en el hecho de que ha logrado asomarse con algo más que un nombre genial, convocante, inteligente y que es una sinalefa de su oferta comestible, que combina lo dulce y lo salado.

Al comienzo había problemas con la calidad del café, cosa que constatamos han corregido perceptiblemente y lo corroboramos con un cortado doble ($2.590). Los panes, horneados in situ (algo más que plausible en esta comarca) a partir de pre-mezclas trabajadas con espíritu cachorro que lograban marraquetas que se emparentaban al paladar con la plumavit (sorry, pero era cierto). Pasado/pisado. Texturas que quedaron atrás para beneficio de los vecinos y paseantes del sector. Acá nunca mandó la ideológica moda de la masa madre, sino un management mucho más práctico. El mismo que permite tener precios realmente convenientes y tener el rigor de abrir desde temprano su oferta de desayunos, algo que se agradece especialmente los fines de semana.

Los huevos pochados, como en casi todo el orbe, están de moda y acá los preparan sobre pan de campo de esponjosa miga, con toques de orégano y láminas de palta ($2.300). Además, desarrollaron uno llamado Pochado Artesanal ($2.900) con pan de campo, láminas de tocino y rúcula. Otras alternativas para la mañana son el Croissant relleno ($2.100), el sándwich de Ave Palta ($3.200) o un Mechada Luco con toques de tocino ($5.390). Para apetencias en otros horarios, Ceviche de vegetales con pan italiano al estilo crostini ($4.000) además de opciones de Plato del día entre 12.00 y 16.30 horas ($4.900), o bien, alguna de sus doce opciones de pizzas, desde la sencillez de la Margarita ($5.900) hasta la contundente Profundidades del Mar con base de crema y mozzarella, con ostiones, pulpo, camarones flambeados en vino y con un gratín de parmesano.

Como se advierte, hay una oferta sencilla, sin pretensiones ni retruécanos culinarios, que se ha ido alineando con el paladar local, con una decoración que genera espacios agradables, con los condimentos que requiere la legión creciente de freelancers (wi-fi y enchufes bien distribuidos) y precios que son todo un magneto. La llegada de la cuenta salpimenta la velada o la reunión, y eso siempre le aporta satisfacción a la experiencia.

Panqueque. Gastón Hamel esquina Teresa Nieto de Hamel, Reñaca, y 8 norte 404, esquina 3 poniente, Viña del Mar. @panquequelapanaderia