El tártaro es un plato cuya base es la carne de vacuno o pescado cruda. Hay tantas versiones sobre sus orígenes como formas de prepararla, pero lo que sí está claro es que la calidad está dada por tres aspectos: que la carne (de pescado o vacuno) sea filete, que sea cortada con cuchillo (y no molida) y que esté bien aliñada.

Ese es el concepto detrás de Tartar, una línea de productos que nació de la mano del chef Tomás Carey. Su oferta incluye distintos cortes, de manera que además de tártaro se puedan preparar carpaccios, cebiches y tatakis. «Llevamos cinco años en el rubro gastronómico, entregando insumos a restaurantes y cafeterías, pero la pandemia y en particular la cuarentena nos abrió las puertas de las casas, dándonos la oportunidad de llegar con productos de calidad», cuenta.

Fácil, rico y bien presentado son otros aspectos que caracterizan a la marca, que desarrolló dos tipos de productos: un kit que solo incluye la proteína (atún, salmón, carne) y otro que viene con todos los ingredientes -¡cortados!-para preparar el plato (por ejemplo, cebollín, sésamo, almendras laminadas, baguette, etc.). En el fondo, llegar y armar. Definitivamente una ayuda en la cocina y un placer para el paladar.

En Instagram, @tartarchile

Pedidos en www.dfab.cl.