Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 14 de febrero, 2019

“Monsieur & Madame Adelman”: Una historia de amor incómodamente divertida…

Autor:

Virginia Araya

Este film nos hace partícipes de sarcasmos e ironías de principio a fin. El éxito, el vacío de la vida burguesa, una sufrida paternidad y la separación son temas de un guión de intensidad sin límites y textos agudos.

Autor:

Virginia Araya

Las historias sobre relaciones de parejas son inagotables y las francesas, míticas por el descontrol de sus pasiones. Ese desparpajo y locura por “vivir el amor” les da un toque siempre original. Tanto así, que en el caso de Monsieur & Madame Adelman, la bajada es “el amor irreversible”.

Dirigido, co-escrito y protagonizado por Nicolas Bedos en el rol de Victor de Richemont/Adelman, este film nos hace partícipes de sarcasmos e ironías de principio a fin. Junto a Bedos, la encantadora Doria Tillier como Sarah Adelman. Juntos son Monsieur & Madame Adelman, locos, desopilantes, ególatras, crueles, divertidos.

La historia parte con ocasión de la muerte del famoso novelista Víctor Adelman, cuando un joven escritor intenta escribir su biografía y toma nota entonces del relato que su viuda Sarah le hace de los 45 acontecidos años juntos.

Todo ocurre, como bien cuenta ella, por el azar. No conoció a Victor en una conferencia ni firmando libros, sino en un bar, en 1971. Luego de una experiencia magnética para ella y borrosa para él, Sarah decidió que sería el amor de su vida, a pesar de catalogarlo como un fiasco en la cama.

Lo persiguió sin asco hasta que lo consiguió. Se convirtió en indispensable para su carrera y luego para su vida…  «ella es mi vodka» declama en un momento Victor, que deja su aristocrático apellido de Richemont y lo cambia por el de ella cuando se fascina con su familia y literatura  judías, sus paradigmas. Todos entonces serán Adelman.

Llena de escenas absurdas y  a pesar de muchos juicios sorprendentes,  hasta crueles, es imposible no reír. Incluso cuando lloran por no sentir pena ante la muerte de su hijo Arthur –autista- y que tuvo una vida patética, en su mayoría bajo la mesa jugando solo. Todo lo contrario a su relación con Chloé, la hija, con un amor   casi incestuoso por parte de Victor.

Muchos ires y venires: el éxito, el vacío de la vida burguesa, sufrida paternidad y separación de cinco años de por medio, pero que no lograron matar este “amor irreversible”. De intensidad sin límites y textos agudos, capítulo a capítulo.

Escena notable: cuando Victor, obsesionado con su terapia, visita a su psiquiatra hospitalizado (Denis Podalydès) y pretende improvisar una consulta.

La banda sonora es buenísima, pasa por todas las épocas, desde “Twilight Time” de Los Platters hasta Alain Souchon y Gilbert Becaud, disponible online.

Final impactante. Perfecta para los que llevan matrimonios largos y el  amor fue más fuerte. 120 min. Todos los cines.

Vea el trailer aquí.