Cine en su Casa es presentado por:
Publicado el 18 de junio, 2020

«Milagro en la celda 7»: Un padre muy especial

Periodista Ana María Gálmez

En este constante “domingo por la tarde” que vivimos en confinamiento se agradece una película sentimental que culmina con un llanto o unos lagrimones liberadores en estos momentos de tanto desconcierto. Es un canto a la pureza de las almas simples y a su capacidad de transformar el entorno. Es una historia de compañerismo y compasión.

Ana María Gálmez Periodista

El último fenómeno de Netflix, al menos en América Latina, es una película turca. Ni la temporada 4 de «La Casa de Papel» ha logrado el rating de esta cinta, que sin bombos ni platillos se transformó en un fenómeno de audiencia. Según las cifras de Netflix, está entre las más vistas en Chile y Argentina. ¿Qué tiene de especial?

La historia es una adaptación de una cinta coreana de 2013. Y es un dramón de esos que emocionan hasta el fondo del corazón, pero no por lo cebollento, sino por la bondad que exudan sus personajes. Mi consejo es verla con pañuelo en mano.

La trama se desarrolla en una pequeña aldea costera, donde vive Ahmet, un joven padre junto a su preciosa hija, Ova, y su abuela. Padre e hija tienen unos ojos que traspasan al espectador porque hacen descubrir la bondad de todas las cosas. Pero Ahmet no es un padre cualquiera, tiene una discapacidad intelectual que lo hace actuar y pensar como un niño. Por eso se lleva muy bien con Ova y sus amigos. Es viudo, trabaja como pastor y vive bajo la protección de la abuela. Pero sufre la falta de inclusión de una sociedad donde lo insultan permanentemente y donde lo apodan como “el tonto del pueblo”. Su única defensa es su pequeña, que tiene un rol de adulto en esta relación padre e hija.

La tranquila vida que llevan se ve trastornada cuando Memo –como la abuela lo apoda- se ve involucrado en la muerte de una niña, hija de un tiránico comandante que gobierna la aldea. Pese a su inocencia, cae preso y es condenado a la horca. Su tragedia se inicia el 22 de abril de 1983, cuando el pastor recoge del colegio a su pequeña de 6 años. Cito la fecha para entender el contexto de la historia: Turquía en esos años estaba gobernada por el general Kenan Evren y parte de la trama se fundamenta en la pugna de la brutalidad jerarquizada de la dictadura militar y la voluntad del pueblo por un Estado de Derecho.

Pero volvamos a la historia. Memo es encerrado en prisión en la celda 7, junto a varios reos, y aquí comienza el milagro. Tal como se titula la cinta, el grupo de prisioneros, con un prontuario delictual de alto impacto, incluidos sus guardianes y el director de la prisión, se convierten gracias a la inocencia y bondad de Memo.

Desde que cae preso las desgracias le suceden y queda magistralmente retratado lo peor de una sociedad hambrienta de venganza y donde lo más sencillo es condenar a quien es incapaz de defenderse por sí solo.

Hasta aquí mi descripción de la película dirigida por Mehmet Ada Öztekin, para no spoilearla. En este constante “domingo por la tarde” que vivimos en confinamiento se agradece una película sentimental que culmina con un llanto o unos lagrimones liberadores en estos momentos de tanto desconcierto. Es un canto a la pureza de las almas simples y a su capacidad de transformar el entorno. Es una historia de compañerismo y compasión.

Resalto el trabajo de la pequeña protagonista Nisa Sofiya Aksongur (Ova) y del actor Aras Bulut (Memo), que para desempeñar su papel ensayó durante meses con ayuda de psicólogos.

Después de verla uno queda convencido que el corazón humano tiene un coeficiente de dilatación enorme. Cuando ama se ensancha en un cariño que se acrecienta y que supera todas las barreras. Una película imperdible, que con tanto estreno online puede perderse en los infinitos catálogos que ofrecen estos días las distintas plataformas de streaming. Puntos a favor para Netflix.

Puedes ver el trailer aquí.

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete