Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 30 de mayo, 2019

“Mi Amigo Alexis”: Queda al debe…

Autor:

Virginia Araya

Varios pensamos que sería una película “sobre” Alexis Sánchez, el ídolo con mejor reputación del fútbol chileno. Pero no es así. En Mi amigo Alexis el protagonista es Tito, un niño dulce, estudioso y goleador de 12 años, que entrena no por pasión propia sino por la presión de su padre.

Autor:

Virginia Araya

Tras una mediática avant premier, hoy se estrena esta película de la productora Fábula, dirigida por el destacado director Alejandro Fernández (Matar a un Hombre, Aquí no ha pasado nada), que creó bastantes expectativas al público ya desde el promocionado casting para escoger al niño que haría del goleador en su niñez. Varios pensamos que sería una película “sobre” Alexis Sánchez, el ídolo con mejor reputación del fútbol chileno. Pero no es así.

Si bien la cinta parte al ritmo de la Banda Conmoción, con el niño Alexis (Marco Baeza) en Tocopilla, hace veinte años, recordando las pichangas entre el Pasaje Matta y la calle Chorrillos, en canchas de tierra y a “pata pelá”, en Mi amigo Alexis el protagonista es Tito (Luciano González). Sí, un niño dulce, estudioso y goleador de 12 años, que entrena no por pasión propia sino por la presión de su padre Héctor (Daniel Muñoz) un futbolista frustrado y un cesante que vive del puesto de ropa que tiene su mujer en una feria libre.

Tito quiere ser arquitecto, pero junto a su hermana Gloria (Ignacia Uribe) -que sí quiere convertirse en una estrella atajando goles-, no se pierde el fútbol de su barrio en Recoleta. Un día, se cuelan en Juan Pinto Durán para ver a los cracks de la selección y, arrancando de un guardia, Tito termina escondiéndose en el auto del mismísimo Alexis. Obviamente cuando lo descubren la superestrella y su asistente Chinchilla, lo acogen de inmediato y el padre ve la oportunidad del siglo para que su hijo sea fichado en algún club y deslumbre.

La historia sigue edulcorada, con mucho lugar común (como lo del robo y “devolución” de las partes del auto de Alexis, al borde del prejuicio) y mucho placement. El jugador aparece muy natural, cálido, adorable con los niños. Y si su casa es su verdadera casa, perros de por medio, la copucha entretiene.

Sánchez ha declarado que su interés en la película era enviar un mensaje  a los niños y sus familias de lo importante que es  luchar para conseguir sueños, y queda clarísimo, especialmente porque para ello Tito necesita que su padre acepte que no quiere ser futbolista y lo deje estudiar. Hay muchos mensajes de aprendizaje padres/hijos o esfuerzo/pobreza, pero como la misma cinta ironiza, a veces suenan a publicidad, como aquella “los adultos también sufren”.

Buenas actuaciones, con apariciones notables como la de Carlos Tejos de entrenador de fútbol, pero falta ritmo y pasión. Quizás problemas de un guión débil que queda al debe en la  historia.

Para niños fanáticos de Alexis. 100 min. Todo espectador. Todos los cines

Trailer: https://www.youtube.com/watch?v=1pXFTtL4J8s