Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 08 de agosto, 2019

“María By Callas”: La tristeza de la diva divina

Periodista Virginia Araya

Su vida fue una ópera en sí misma y este documental busca mostrar a la mujer detrás de la leyenda y desvelar aspectos desconocidos de una cantante que ya a los 32 años era una estrella venerada de la ópera mundia. Incluso con sus exigencias, poses, suspensión de actuaciones y depresiones, multitudes y personalidades como la Reina Isabel o Brigitte Bardot no se la perdían.

Virginia Araya Periodista

No es una película sólo para fanáticos de la ópera, así es que no se sientan excluidos. Es una historia emotiva y glamorosa de una mujer que es pura pasión y talento, de la primera mitad del siglo XX, cuando existían las verdaderas divas y las historias de amor devastadoras.

El film no entrega datos biográficos, ni el detalle de fechas, lugares o presentaciones. “Es una película que hace ella en todos sus idiomas, es la única que habla, y muestra la dualidad de María y de Callas, por eso el título original es María By Callas”, ha explicado su director Tom Volf.

Por eso mismo es una historia a flor de piel, de lo que la propia estrella va contando en entrevistas y exquisito material -en Super 8, 16 mm, fotos inéditas, grabaciones de admiradores pirateadas, cartas íntimas- que hasta hace dos años se desconocían (la cinta fue estrenada en 2017). A Volf le tomó tres años contactar a amigos y conocidos e investigar en instituciones y bibliotecas para recuperar las maravillas que muestra el documental. Con este mismo archivo recuperado, se montaron exposiciones y tres libros, uno en versión de lujo en Éditions Assouline, Maria By Callas. En tanto, la banda sonora se compone de grabaciones perdidas o remasterizadas e incluye, por cierto, arias sublimes como “O mio babbino caro” (ópera Gianni Schicchi de Puccini). Un goce.

“La idea era derribar el muro alrededor de la diva ‘La Divina’, soprano actriz –cuenta el director-, mostrar a la mujer detrás de la leyenda y desvelar aspectos desconocidos de una cantante que ya a los 32 años era una estrella venerada de la ópera mundial”. Formateada en capítulos, impactan las imágenes de las filas que hacía la gente para conseguir una entrada a sus espectáculos, o la persecución de los reporteros apenas bajaba de un auto o de un avión (¡y cómo les llamaba la atención!). Incluso con sus exigencias, poses, suspensión de actuaciones y depresiones, multitudes y personalidades como la Reina Isabel o Brigitte Bardot no se la perdían. En mayo de 1949 hizo su debut americano en el Teatro Colón de Buenos Aires. Histórico fue también su despido del MET de Nueva York por cuestionar el repertorio. Impresionante.

Su relato en primera persona llena la pantalla, pero para completar un poco la cronología les damos algunos datos. María Kalogeropoúlos nació en 1923 en Nueva York y a los 13 su autoritaria madre Evangelia se la lleva a Grecia para que inicie su carrera en el canto. Allí nació el peregrinaje que la hizo ser de todos lados y de ninguno al mismo tiempo. Desde un principio demostró no sólo carácter, sino gran capacidad de trabajo y estudio, que la hicieron destacar por su gran técnica vocal y expresividad dramática más que por la belleza de su voz. Se proponía algo y simplemente lo trabajaba. Por ejemplo, ante las críticas por su figura, comenzó una intensa dieta y se autoimpuso lograr la figura de Audrey Hepburn: en poco tiempo pasó de 84 kilos a 47. Listo.

Este tipo de testimonios no aparecen en esta película, sino en un capítulo de “Misterios & Escándalos” del canal E! Entertainment (disponible en Youtube). Aquí la definen encantadora, insoportable, temperamental y revelan el episodio del hijo que perdió con Aristóteles Onassis en 1960 en Milán, al insistir en que le hicieran una cesárea al octavo mes.

Callas siempre se lamentó de no haber tenido una familia: “Primero me lo impidió mi madre y luego mi marido”, declaraba con sus tremendos ojos mirando fijo.

Con 23 años, en el Festival de Verona conoce al empresario Battista Meneghini, 28 años mayor, quien le maneja la carrera y se convierte en su marido, y a quien abandona luego de caer en el embrujo de “Aristo” (Aristóteles Onassis) en Venecia.

Se divorcia en 1959, en una época en que era un escándalo, dando cuenta de su valentía, a pesar de ser también tan vulnerable. Totalmente enamorada del magnate griego, deja su carrera para dedicarse a él, pero tras casi nueve años de relación, Onassis la desarma casándose con otra: Jackie Kennedy. “Con Aristo no resultó el amor, pero sí la amistad”, declaró luego la propia María cuando lo recibe de vuelta tras su fracaso con la norteamericana.

Su vida fue una ópera en sí misma, una figura de Puccini perfecta. Precisamente interpretando a Tosca en Londres, a los 41 años, cae el telón de su voz.

Su último desgarro vino con la muerte de Onassis, que lloró mudándose a Palm Beach. Después, vuelve a París, hasta su muerte en 1977, con apenas 53 años, de un ataque cardíaco rodeado de interrogantes. Estaba adicta a los somníferos y cercanos cuestionan su cremación a tan solo tres horas de fallecida y sin autopsia. Misterios que partieron con las cenizas de La Divina al mar Egeo.

El experto en ópera Ramón Gener, en su libro “El amor te hará inmortal”, le dedica un capítulo que parte así: “Sueño sueños soñados una y otra vez. Cuando consigo dormir, sueño con él. Sueño que me ama como cantatriz, cuando soy Norma, Violetta, Medea, Lucía, Aída, Tosca o Elvira…”

Emotiva y glamorosa. 113 min. Cines Hoyts /El Biógrafo /Cine Arte Viña. TE.

Vea el trailer aquí.