Gastronomía es presentado por:
Publicado el 31 de enero, 2019

La Roja Dulce se lució en Lyon

Autor:

Rodrigo Martínez

En el lugar 16 (de 21) terminó su participación en la Copa del Mundo de la Pastelería el trío integrado por el chef Gustavo Sáez (Restaurante 99), Alban Barta (Escuela Culinaria Francesa), y Rodrigo Rojas (Atelier Guró).
Autor:

Rodrigo Martínez

No hay amargura. A pesar del escaso apoyo, la selección chilena de pastelería -conocida como La Roja Dulce– acaba de cerrar su participación en la Coupe du Monde de la Pâtisserie (Copa del Mundo de la Pastelería) en Lyon, Francia. Finalizaron en el puesto número 16 (de 21 países en competencia), lo que significa que sube dos puestos y se sitúa segundo de América Latina (detrás de Argentina). Casi como premio de consuelo obtuvieron el premio especial a la Mejor Campaña Promocional, algo que no necesariamente hay que celebrar porque la autogestión fue el único camino para asistir a este importante torneo que le da visibilidad al trabajo que estos cocineros desarrollan desde nuestro país. Entre los lugares de avanzada, Malasia, Japón, Italia, Estados Unidos, Reino Unido, Australia, Singapur, Bélgica, Corea del Sur y Taiwán. El Olimpo de la pastelería a nivel mundial.

Lidera el grupo de cocineros Gustavo Sáez (chef pastelero del premiado Restaurante 99 y también elegido el mejor de Latinoamérica); sus compañeros fueron Alban Barta, jefe del área de pastelería de la Escuela Culinaria Francesa, y Rodrigo Rojas, socio y fundador de Atelier Guró. El triunvirato se vio ante el desafío de  preparar en 10 horas 19 postres veganos al plato, 3 tortas de chocolate con bizcocho con miel, 3 tortas de helado y tres esculturas: una de azúcar (a cargo de Gustavo Sáez), otra de hielo (a cargo de Alban Barta) y una tercera de chocolate (a cargo de Rodrigo Rojas). Con ellos, el chef francés Franck Dieudonné participó junto a los competidores como coach e integró el jurado de la Copa Mundial.

Nada dulce fue el camino que los llevó a este torneo. Para llegar a esta durísima final con los mejores profesionales del mundo, provenientes de países de larguísima tradición gastronómica, los muchachos de La Roja Dulce tuvieron que ganar en una suerte de eliminatorias latinoamericanas. El equipo lamentó el nulo aporte público ni de instituciones u ONG’s. Así es que tuvieron que cuajar la idea de un crowfunding y una multitudinaria cena con 8 de los mejores cocineros de Chile (que trabajaron ad honorem). Este tipo de gestiones les hizo merecedores del premio a la Mejor Campaña Promocional. El jurado, al enterarse de este tipo de historias, se debe haber tomado la cabeza en un gesto de incredulidad. Habrá que ver si este grupo talentoso puede volver  a competir con los mejores, pero también como -y en las mismas condiciones y con el mismo apoyo- que los mejores.