Crítica de libros es presentado por:
Publicado el 25 de junio, 2020

«La isla de las mujeres del mar»: Amistad puesta a prueba

Lisa See es una escritora que no está en las ligas mayores de escritores chinos como Jung Chang (Cisnes Salvajes), Harry Wu (Vientos amargos), Amy Tan (El Club de la Buena Estrella) o Mo Yan, premio Nobel de Literatura en 2012. Pero su escritura más liviana, no por ello de menor calidad y que roza con el best seller, es fascinante. Prueba de ello es que sus libros El abanico de seda, El pabellón de las peonías y Dos chicas de Shangai son un hit a nivel internacional.

 

La isla de las Mujeres es una novela de ficción histórica que se desarrolla en la isla de Jeju, en Corea del Sur. Una isla matriarcal, considerada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, y donde viven las haenyeo, mujeres que salían antes del amanecer a pescar mientras sus maridos se ocupaban de los hijos, de cocinar y de lo que implica el cuidado del hogar. El rol de proveedoras lo tenían ellas.

Su autora, Lisa See, nació en Francia en 1955 y creció en una familia china radicada en Estados Unidos. Tiene a su haber ser bisnieta del patriarca del Chinatown de Los Angeles, Fong See. Historia que se tradujo en un libro de memorias titulado On Gold Mountain, donde describe la odisea de un siglo de historia de su familia chino-americana.

Volvamos al libro. La novela narra la historia de Kim Young-sook y Han Mi-Ja, dos íntimas amigas que comparten su amor por el mar, que gozan al sumergirse en las profundidades que será su medio natural de vida. El relato se desarrolla a lo largo de cinco décadas, desde que se inician juntas como buceadoras, y sigue con sus matrimonios, la maternidad y los cambios sociales que la modernidad trae consigo. La historia se da en el contexto de los años previos a la Segunda Guerra Mundial, cuando la isla sufría la ocupación japonesa y su trágica historia posterior, con masacres indiscriminadas bajo la indiferencia de Estados Unidos.

Mi-Ja, una huérfana de padres colaboracionistas con el régimen de Japón, llega al pueblo donde vive Young-Sook, acogida por sus tíos maternos, un matrimonio de una crueldad que sólo la hará pasar hambre y penurias. Pero la valentía de la joven encuentra protección en la familia de Sook, donde pasa a convertirse en una hija más. Es así como juntas vivirán acontecimientos sociales y políticos. Su amistad se verá puesta a prueba por los acontecimientos históricos que agrietan a la comunidad: la ocupación japonesa durante los años 30 y 40, la II Guerra Mundial, la rebelión de Jeju, la Guerra de Corea y toda la destrucción que trae consigo.

Es una novela deliciosa y trágica, muy bien documentada (se agradece en el epílogo los detalles de investigación y las fuentes ocupadas). Se destaca el espléndido trabajo que hace Lisa See describiendo la isla de Jeju y sus ancestrales tradiciones. El perfil que hace de sus protagonistas es muy profundo, como el mar donde transcurre su vida. Es una aventura emocional donde destacan valores como la unidad familiar, la fidelidad matrimonial, la maternidad y lo más importante, la amistad que une a estas dos mujeres. Una preciosa y fascinante historia con grandes momentos de felicidad, pero también de pérdidas, dolor, traición y lo más trágico, la imposibilidad de perdonar a una amiga del alma que genera un daño irreparable.

En eBook y en papel en Buscalibre.com

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete