La cocina política es presentado por:
Publicado el 10 de enero, 2019

La cocina política de Mecha Corta: Un Chivito Uruguayo para José Antonio Kast

Autor:

Mecha Corta

Me faltaron dedos para contar la cantidad de columnas dedicadas a José Antonio Kast durante el fin de semana. ¡Si hasta el mismísimo Guillermo Teillier lo alabó por la prensa! Me pregunto cómo estará de nervioso Joaquín Lavín... El único que le hizo el peso al amigo de Bolsonaro fue el piadoso niño que enterró al extinto “Chimuelo”.
Autor:

Mecha Corta

Chivito Uruguayo

(Para José Antonio Kast y tres de su equipo de Acción Republicana)

4 trozos delgados de lomo de vacuno

2 tomates

4 hojas de lechuga

4 rebanadas de jamón cocido

4 rebanadas gruesas de queso mozzarella

4 huevos

4 rebanadas de pan casero

Mayonesa

Sal

¡Cresta! ¿Qué nos pasó? Mi vuelta desde las tierras de Mario Benedetti y José “Pepe” Mujica fue, por decir lo menos, forzosa. Recapitulemos… Me arranqué a Uruguay por unos días en busca del famoso sándwich de lomo de vacuno –conocido como el chivito uruguayo– creado en 1940 por Antonio Carbonaro en el restaurant “El Mejillón” de Punta del Este. Así que crucé el Río de la Plata y, mientras le seguía la pista, aproveché de recorrer aromáticos boliches y tomar unas copas del tradicional Tanat, todo a orillas de esas costas que se mezclan con los ríos, que invitan a conversar y compartir un mate bañado con agua caliente (nunca hirviendo).

Fueron tres semanas de goce, las que se me olvidaron en cuanto puse los pies en Santiago. Primer golpe: el avión aterrizó tan lejos del terminal, que el trayecto en bus hasta Policía Internacional duró casi tanto como el vuelo. Segundo golpe: la interminable cola para que me timbraran el pasaporte y la desafortunada noticia de que la correa transportadora estaba “agripada”, lo que impedía recuperar mi maleta. El garrotazo final vino cuando comencé a ponerme al día sobre la contingencia política nacional, porque mientras estuve fuera no tuve ni busqué señal.

Mi primer encuentro fueron las “sinceras y honestas” disculpas de Gabriel Boric. Lo primero que pensé fue: ¿Y qué diantres hizo este niño ahora? Porque la verdad es que ya estaba curtido luego de su visita al asesino de Jaime Guzmán en París y de su reivindicación de la lucha armada del Frente Manuel Rodríguez desde el 90 en adelante. Pero no, aún le quedaba cuerda y saña, y apareció muerto de la risa con una polera con la imagen del difunto senador con una bala en la cabeza. ¡Qué mal Gabriel! Empieza a preocuparte de la convivencia nacional y déjate de tonteras. Quizá las encuestas de esta semana te hagan reaccionar.

¡Qué caro le salió a la ingeniera comercial Fernanda Bachelet haber aceptado la oferta de Palacio de ser agregada comercial en Nueva York! Y es que le cuestionaron todo: sus más de 10 millones de sueldo, su juventud, su falta de experiencia y la amistad de su padre con el Presidente. Pero más caro aún le salió al Gobierno, porque además de pisarse la cola tras varias contradicciones (el ministro de Hacienda amaneció diciendo que sí hubo concurso para su contratación y se acostó negándolo), tuvo que saber perder el juego y exponer sus torpezas. Amigos de La Moneda, estas son las cosas que le dan carne a la ciudadanía para ponerse colorados de ira. ¡Si hasta los propios camaradas de RN estaban indignados con la designación!

Del ministro del Interior no voy hablar, porque entiendo re poco lo que está pasando. Sólo quiero hacer un punto. Creo que hay que ser muy cuidadosos con la demanda de renuncia o acusación constitucional que está exigiendo en masa la oposición. La memoria es frágil señores, no nos olvidemos que en los casos anteriores –Provoste y Beyer– todos perdimos.

Me faltaron dedos para contar la cantidad de columnas dedicadas a José Antonio Kast durante el fin de semana. El año pasado le dediqué unos Huevos Estrellados y ahora está convertido en todo un rock star. ¡Si hasta el mismísimo Guillermo Teillier lo alabó por la prensa! (Me pregunto cómo estará de nervioso Joaquín Lavín.) El único que le hizo el peso al amigo de Bolsonaro fue el piadoso niño que enterró al extinto “Chimuelo”.

José Antonio, tu consecuencia ha rendido frutos. Pero ojo, eso de que te digan el ME-O de la derecha debería hacerte pensar. Correr solo sin duda suma puntos de popularidad, pero la fama es frágil y se puede desinflar tan rápido como un soufflé de queso sacado apurado del horno. Tienes un gran desafío por delante y creo que la clave está en aportar a tu sector y no dividirlo.

Como sea, te mereces el plato de la semana y creo que el chivito que fui a buscar al otro lado del Río de la Plata es el adecuado, porque fuiste de los pocos políticos que tuvo un buen fin de semana. Aprovéchalo y disfrútalo porque nunca sabemos si la fama es por un minuto o llegó para quedarse.

Vamos a la cocina, invita a tu equipo de Acción Republicana y, por esta vez, deja fuera a tus nueve hijos porque no nos alcanza, tenemos poco pan. Que pase Alejandro, Mariana y Cristián. Que el primero corte los tomates en rebanadas y les ponga sal, que la segunda lave la lechuga, luego la seque y tueste ligeramente el pan. Que Cristián sazone la carne y la fría en aceite caliente a fuego alto durante un minuto. Resérvenla, cuidando de que no se enfríe. Tú hazte cargo de freír los huevos y derretir la mozzarella, ambos en su respectivo sartén.

Estamos listos para montar esta maravilla. Dirige a tu equipo para que salgan todos parejitos y bien preparados, mira que la igualdad aquí es clave. Primero, sobre una rebanada de pan poner un corte jugoso de carne, sobre ella el jamón cocido, el queso, un poquito de mayonesa y encima el tomate y la lechuga. Culminar con el huevo y la otra rebanada de pan.

Siéntense los cuatro a la mesa, consigue una botella de Tanat, para que ilumine con su rojo intenso, y denle un buen mordisco a este sándwich. Un mordisco tan grande como el que diste en la prensa este fin de semana, lleno de gloria, sabor y disfrute. Y como decía el mismísimo Carbonaro, el deleite de este sándwich está en el siguiente secreto: “si no es de lomo, no es chivito”.

@politicaycocina

También te puede interesar: