La cocina política es presentado por:
Publicado el 24 de enero, 2019

La cocina política de Mecha Corta: Las Salchipapas del Frente Amplio

Autor:

Mecha Corta

Para los que están de vacaciones y no se han enterado, les cuento que ahora estos chiquillos quieren desconocer el acuerdo que habían consagrado de votar en masa por el democratacristiano Gabriel Silber como presidente de la Cámara. Este pobre hombre se quedó sin votos ni kilos… ¡Estás cada día más flaco hombre! En fin, creo que es sano para una democracia que hayan opiniones diversas, pero ¿qué hacemos con la palabra empeñada?
Autor:

Mecha Corta

Salchipapas con Salsa Rosada

(Para Giorgio, Fuad y los niños)

5 papas grandes cortadas en bastones

5 salchichas cortadas por la mitad con un corte de cruz en la punta

Aceite para freír

Para la salsa:

1 huevo

1 taza de aceite

1 limón

Sal

2 cucharadas de kétchup

1 cucharadita de whisky

 

“Vamos a seguir creciendo. Vienen las líneas 7, 8, 9 y 10″. El Presidente Piñera nos sorprendió con estas entusiastas palabras el día del corte de cinta de la esperada Línea 3 que unirá La Reina con Quilicura en 30 minutos. El más atónito con esta declaración fue el presidente de Metro, Louis de Grange, quien al escuchar que incluso la fiesta llegaba hasta la línea 10, mostró una pronunciada mueca con cierre de ojo incluido que quedó registrada por las cámaras y atesorada para la historia. Es que ese día el Presidente tiró toda la carne a la parrilla y es entendible, han sido semanas muy duras para el gobierno y momentos como los vividos en el tren subterráneo son pocos: parlamentarios, alcaldes y protagonistas de matinales y prensa celebrando una obra que le mejorará la calidad de vida a millones de chilenos.

¡Tremendo susto que pasamos con el temblor del fin de semana en Coquimbo y La Serena! Lo más terrorífico de todo fue volver a encontrarse con el geógrafo y experto en catástrofes, Marcelo Lagos, quien una vez más y aprovechando su tribuna, nos dejó aún más nerviosos. Siempre apocalíptico, esta vez anunció en el matinal del 13 posibles nuevos y grandes terremotos.

El que también le está moviendo el piso al gobierno es el diputado por la región afectada, el decé Matías Walker, quien además de no apoyar el proyecto de Ley de Admisión Justa, anunció junto a otros colegas –entre ellos la Camila Vallejos–, la presentación de la Ley Machuca. Ésta plantea que el 30% de las salas de los colegios cuicos del país reciban el 40% de los niños más vulnerables. Los boys de Evópoli no se demoraron en salir a la cancha y de inmediato anunciaron su versión reloaded, que bautizaron Ley Machuca Liberal. La diferencia de esta propuesta es que exige que los colegios particulares pagados reciban recursos públicos para integrar a estos jóvenes. Solo pienso en el cineasta Andrés Wood, quien debe estar fascinado con el renacimiento del protagonista de su película, después de 15 años.

La que sigue sembrando tribuna y controversia es la flamante alcaldesa de Maipú, quien esta semana entregó la beca Alcaldesa Señora Cathy Barriga Guerra a los tres estudiantes de su comuna que obtuvieron puntaje nacional en la PSU. ¡Ardió Troya! Pero como ella es buena para el baile, salió moviendo las piernas y declarando: “Esta beca está completamente ajustada a derecho. No entiendo por qué buscarle la quinta pata al gato”. Está claro que usted Cathy sabe cómo hacer las cosas; en todo caso, si le asalta alguna duda, pregúntele a su suegro.

No puedo dejar a los niños fuera. Me refiero a esos jóvenes que se han pasado peleando las últimas semanas, unos luciéndose más que otros, con cagaditas de tono mayor, entre ellas las de Gabriel Boric. ¿Y qué me dicen ahora de la pataleta que se mandaron por la votación de la DC y el Partido Radical apoyando al oficialismo en la Ley de Migración? Para los que están de vacaciones y no se han enterado, les cuento que ahora estos chiquillos quieren desconocer el acuerdo que habían consagrado de votar en masa por el democratacristiano Gabriel Silber como presidente de la Cámara. Este pobre hombre se quedó sin votos ni kilos… ¡Estás cada día más flaco hombre! En fin, creo que es sano para una democracia que hayan opiniones diversas, pero ¿qué hacemos con la palabra empeñada?

La cara de Fuad Chahín mientras se tomaba un café con Giorgio Jackson en Valparaíso lo decía todo. ¡Ni cerca del rostro de dos amigos disfrutando de un cortado en un café con piernas en Huérfanos! Desde entonces la cosa va de mal en peor y se me ocurrió, para recomponer el ambiente y tranquilizar a los niños, preparar unas deliciosas y crujientes salchipapas. Para subirles al ánimo, vamos a cortar las salchichas a lo “pulpito” (en honor también a sus parientes, las jibias) y las vamos a bañar en salsa rosa (o golf).

Los invito a la cocina y que Fuad y Giorgio comanden el equipo. Partamos por la salsa. Primero hay que batir el huevo junto a unas gotas de limón y sal y, poco a poco, ir agregando el aceite. Batir hasta que tome consistencia y añadir luego dos cucharadas de kétchup y un poco de whisky, pero sin contarle a los niños para que no se mal acostumbren. Reservar.

Poner los bastones de papa en aceite caliente y, en otro sartén, hacer lo mismo con las medias salchichas con las puntas cortadas en cruz (para el pulpito).

Estamos listos para pasar a la mesa. Al emplatar, pongan primero las papas crujientes, sobre ellas las salchichas y bañen la preparación con la salsa rosada. Mientras disfrutan este plato, reflexionen sobre la importancia de la convicción de las ideas, de las dificultades de votar en bloque, de lo fundamental que es que existan distintos puntos de vista y de los costos que puede tener firmar precipitadamente acuerdos y, al mismo tiempo, el precio que tiene el no cumplirlos.

@politicaycocina

 

También te puede interesar: