La cocina política es presentado por:
Publicado el 28 de marzo, 2019

La cocina política de Mecha Corta: La Sopa de Pollo de la Ministra Schmidt

Autor:

Mecha Corta

¿Qué les pareció la campaña que lanzó la ministra del Medio Ambiente para acortar los tiempos de ducha? Personalmente me parece loable el objetivo, tres minutos son más que suficiente, pero me dejó una sensación amarga ver a la más buenamoza del gabinete, a cara lavada, con el pelo pegado y bajo la regadera.

Autor:

Mecha Corta

Sopa de Pollo de Campo

(Para la ministra Carolina Schmidt y sus amigos de Greenpeace)

1 pechuga de pollo de campo

2 medias cebollas

1 zanahoria

2 papas medianas cortadas en cuartos

½ taza de fideos cabellos de ángel

1 poco de cilantro picado

Sal y pimienta

La Señora nuevamente salió a la palestra y el que la sacó a la cancha fue su propio hijo. Así es, después de pololearlo durante varios meses, Sebastián Dávalos accedió a participar en el programa Estado Nacional de TVN, mientras el Presidente Piñera hacia lo suyo en el 13 (¡vaya competencia!). Una vez más quedó en evidencia que el hijo pródigo no tiene el don de la palabra, porque supe que pocos entendieron su discurso y sus intensiones, aunque descubrimos que Peñailillo no es santo de su devoción. Es más, aseguró que el engominado ex ministro tenía como único propósito tomarse La Moneda con la banda presidencial al pecho. Admito que aún no me recupero del impacto y el susto que me causó la “factibilidad” –según Dávalos– de que Bachelet vuelva a ser candidata a la presidencia.

Las bilaterales comenzaron esta semana en Palacio. La iniciativa del Ejecutivo de sostener reuniones con los timoneles de la oposición para restablecer el diálogo y llegar a acuerdos en temas claves, como la reforma al sistema de pensiones, sacó chispas entre los compañeros de la hoz y el martillo. Díscolos, alegaron que no los habían convidado cuando, incluso antes de recibir la invitación, comunicaron a los cuatro vientos que La Moneda no perdiera su tiempo en convocarlos, porque no irían ni a tarros. ¿Quién los entiende? Lo único que me queda claro es que la posición del PC no va a cambiar nunca y que esa supuesta preocupación por la gente no es tal. Señores, basta de bajezas, es hora de pensar en el país. Espero sinceramente que las reuniones lleguen a buen puerto (y ojalá a un puerto sin huelgas).

No puedo dejar de referirme al almuerzo que ofreció el sábado pasado el Presidente Piñera a su homónimo de Brasil Jair Bolsonaro en la Moneda. ¡Si hasta torta con monitos le tenía preparada! Sólo le faltó cargarle la bip! al hombre… ¿Supieron que los invitados volvieron a su casa con un doggy bag? Es que como la concurrencia fue mezquina debido al desaire de la oposición al mandatario carioca, comida quedó de sobra.

¿Qué les pareció la campaña que lanzó la ministra del Medio Ambiente, Carolina Schmidt, para acortar los tiempos de ducha? Personalmente me parece loable el objetivo, tres minutos son más que suficiente. Sin embargo, soy incapaz de entender por qué tenemos que ser testigos de gente duchándose, jabonándose y más encima tratando de entablar conversación… Peor aún, me dejó una sensación amarga ver a la más buenamoza del gabinete, a cara lavada, con el pelo pegado y bajo la regadera. Ministra Schmidt, por favor mantenga su estampa elegante y refinada que tanto la caracteriza.

Precisamente fue la imagen de pollo mojado ad portas de un resfrío la que inspiró mi plato de esta semana. Nada mejor que una sopa de pollito con harto caldo para calentar el cuerpo de la ministra. Así que vamos a la cocina, Carolina, e invite a sus amigos de Greenpeace. Va a tener que hacerles la pata de aquí al COP 25 de diciembre próximo.

En una olla con suficiente agua, ponga a hervir la cebolla y la pechuga de pollo. Una vez que hierva, agregue la zanahoria cortada en láminas bien delgadas. Ya listas las zanahorias, añada las papas partidas en cuatro y que hiervan por 5 minutos. Que los ambientalistas agreguen los cabellos de ángel. Cuando los ingredientes estén listos, que le pongan sal y pimienta, saquen la cebolla, desmenucen el pollo y espolvoreen el cilantro picado finito.

Me imagino la mesa puesta por usted ministra: sofisticada y ordenada. Con servilletas blancas almidonadas, lindas copas y la sopa servida en las clásicas calderas de plaqué que le regalaron el día de su matrimonio. Invite a los chascones a sentarse para que disfruten este reconfortante plato en sus nobles recipientes.

También te puede interesar: