La cocina política es presentado por:
Publicado el 25 de julio, 2019

La «cocina política» de Mecha Corta: La «ensalada» fattoush del alcalde Jadue

La cocina política Mecha Corta

«Perdóname, perdóname…», así como la canción del mítico Camilo Sesto, se escuchó en Recoleta la voz de Daniel Jadue en el momento que se disculpaba con la ex Presidente Bachelet. Es que el alcalde recogió el carrete achunchado después de asegurar que La Señora había atentado contra la democracia en sus dos gobiernos cuando “no dijo nada de los dos intentos de golpe que ella apoyó”.

Mecha Corta La cocina política

Ensalada Palestina Fattoush

(Para las chicas y chicos comunistas)

½ lechuga

1 pepino sin pepas

2 tomates grandes

1 cebolla

4 rabanitos

Perejil

Menta

2 pan pita

Aceite de oliva

Limón

Sal

Pimienta

¡Habemus museum! Finalmente, la muestra de cera de Joaquín Lavín en Las Condes abrió sus puertas. Todo tras una frustrada primera inauguración, que no sólo recibió mofas, polémicas y risas, sino que también sacó ronchas en la Sociedad de Escultores de Chile, la que sencillamente la calificó como un prototipo de la “vulgaridad en su expresión más bizarra”. Pero al alcalde no le entran balas y cuando se le pone algo entre cejas, no descansa hasta conseguirlo. Las vacaciones de invierno le vinieron como anillo al dedo, porque se ha transformado en el panorama obligado de grandes, ilustres y chicos. Sí, porque varios de los familiares de los representados -y algunos de ellos mismos también- han ido a verificar in situ la publicitada personificación. Entre ellos, la mamá de Tomás González y el ex Presidente Eduardo Frei Ruiz-Tagle, quien posó entre su padre y su propia figura. Sí, faltaron algunos presidentes, como Salvador Allende y Augusto Pinochet, pero, rápido como es, Lavín aseguró que se sumarán pronto a la fiesta. Sólo una duda, alcalde: ¿es verdad que cayó en la tentación y se sentó en el sillón presidencial del museo cuando el local está cerrado al público?

El que se ve muy bien en el Museo de Cera es el Presidente Piñera, pero hay que reconocer que se le vio mejor aún en el cóctel con los senadores de Chile Vamos en Cerro Castillo. Ahí confesó que confiaba en pasarle su bastón de mando a alguno de los suyos el 2020, algo que ni se le pasó por la cabeza en su primer período, ya que tenía a La Señora a la vuelta de la esquina. Me contaron que los que sacaron pechito fueron los senadores Andrés Allamand, Francisco Chahuán y Felipe Kast… Tranquilos, honorables, que los candidatos son varios y aún falta tiempo; más de una vez he dicho que no se pueden comer el postre antes del plato principal.

Se han lucido las chicas comunistas esta semana. Por una parte, la Karol Cariola dejó clarito que la ropa sucia se lava en casa, tras las polémicas declaraciones del alcalde de Recoleta, Daniel Jadue. La Karol declaró en un matutino que generalmente en el partido tienen una línea y agregó que “no es habitual que tengamos diferencias que se expresen por los medios”. También manifestó su deseo de un cambio generacional, dichos que aplaudió la Camila Vallejo. Pero no sólo eso, esta última aprovechó de echarle pelos a la sopa y aseguró que el tema de Venezuela tiene dividos a los compañeros de la hoz y el martillo. ¡Que buena noticia! De a poco este grupo se está dando cuenta de que el mundo cambió. Y hace rato…

«Perdóname, perdóname…», así como la canción del mítico Camilo Sesto, se escuchó en Recoleta la voz de Daniel Jadue en el momento que se disculpaba con la ex Presidente Bachelet. Es que el alcalde recogió el carrete achunchado después de asegurar que La Señora había atentado contra la democracia en sus dos gobiernos cuando “no dijo nada de los dos intentos de golpe que ella apoyó”. ¡Textual! Y como era de esperar, se armó una tremenda pelotera. Así que no se me ocurre mejor manera de remediar la escoba que dejaste que con un rico plato de la tierra de tus padres: una sabrosa ensalada fattoush, la favorita de los palestinos. Te sugiero que invites a las chicas comunistas que están en alza y quizá te suavicen la ruta hacia La Señora.

Que pasen la Karol y la Camila a la cocina, laven las verduras en agua fría y luego las corten en pequeños cubitos. Usted, alcalde, preocúpese de deshojar el manojo de menta y perejil y después de cortar el pan pita en dados pequeños. Como ya debe saber, el pan hay que freírlo en un sartén con aceite.

En una fuente amplia, ponga las verduras junto a las hojas de menta y el perejil picado. Entre los tres, aliñen con aceite de oliva, limón, sal y pimienta y coronen la preparación con el pan pita frito.

Le aseguro que este sencillo plato le ayudará a sumar puntos con estas chicas, quienes tienen mucho en mente y poco tiempo para afanar. Ofrézcales un vino blanco bien helado y sus más humildes explicaciones para que puedan abogar por usted ante la jefa.

@politicaycocina

También te puede interesar: