La cocina política es presentado por:
Publicado el 11 de abril, 2019

La cocina política de Mecha Corta: La cocción lenta del osobuco del ministro Larraín

Autor:

Mecha Corta

Al igual que en la cocina, cuando las cosas se hacen con tiempo, los sabores son mejores. Se me viene a la mente el método “sous vide” de cocción, ese que mantiene la integridad de los alimentos al calentarlos durante largos períodos a temperaturas relativamente bajas. Precisamente, esta es la técnica que usaremos para preparar su plato ministro: una receta que requiere de paciencia, virtud que a usted no le falta.

Autor:

Mecha Corta

Osobuco a la milanesa de cocción muy lenta

(Para el ministro Larraín y sus aliados de la Comisión de Hacienda)

4 osobucos

1 cebolla

1 puerro

2 zanahorias

4 gramos de pimentón

Harina

200 ml de vino tinto

60 gramos de concentrado de tomate

20 gramos de perejil

2 dientes de ajo

Ralladura de un limón

Sal

Pimienta

¡Ponga fecha, Señora, para que se nos tranquilice Miguel Bosé! Es que por fin la Alta Comisionada para los DD.HH. de la ONU reaccionó y anunció que está decidiendo cuándo es el mejor momento para ir a Venezuela. Harto tiempo se tomó en hacer efectiva la intención de visitar a Maduro, pero es de esperar que no sólo quede en la intención y que viaje luego porque la situación no da para más… Y no se olvide de llevar una linterna.

El que tiene clarito dónde y cuándo viajar es el nuevo presidente de la Cámara de Diputados, Iván Flores, quien ya agendó dos giras a menos de un mes de asumir. El perla va a estar 19 días fuera del país, primero en Qatar y después como escolta de Piñera en su gira por China y Corea del Sur. Lo triste es que el decé se va a mandar a cambiar precisamente cuando la cosa está que arde en el Congreso debido a la tramitación de la reforma tributaria. De hecho varios de sus colegas arriscaron la nariz cuando se enteraron de su ausencia. ¡Es precisamente ahora cuando debería estar ejerciendo su rol en la cámara y no comiendo dátiles en Oriente, diputado!

Gran revuelo causó la vuelta a clases de los Carlos, quienes, cuaderno en mano, volvieron a las aulas para asistir a clases de ética. ¡Por Dios que hay gente con tiempo y con ganas de funar! ¿Saben? Eso aporta re poco a la convivencia nacional. Ahora, el que sí o sí debería tomar un cursito tributario es el diputado comunista Daniel Nuñez. Aún soy incapaz de entender cómo un parlamentario del PC es el presidente de la Comisión de Hacienda de la Cámara. ¡Si ahí se discuten temas que para Marx y Engel son indiscutibles! Realmente no cuadra. Tampoco le cuadró al diputado Gabriel Ascencio, quien lo llamó “el matón” de la comisión, ¿qué tal? Es que su encono por el Presidente Piñera es tan evidente que hasta su guardiana oficial tuvo que salir a defenderlo. La Cecilia Pérez declaró que Núñez sufre “de delirio”, refiriéndose a sus comparaciones entre Piñera y Pinochet con sus impuestos… Sólo puedo concluir que la repartija de favores de los integrantes de comisiones y sus presidentes en la oposición es demasiado obvia. ¿No sería más inteligente fijarse en las competencias de cada miembro para asignarlos? ¡Si este no es el juego de la silla musical, por favor!

El que se ganó el plato de la semana por su paciencia fue el ministro de Hacienda, Felipe Larraín, quien después de ocho meses, logró que se aprobara la idea de legislar en el emblemático proyecto de la modernización tributaria. El camino por delante no será fácil, ministro, si yo mismo fui testigo, sentadito en mi sillón frente a la TV, de la escoba que quedó en la oposición cuando los decé votaron a favor en la comisión. ¡Si “el matón” estaba que hervía!

Soy un convencido de que, al igual que en la cocina, cuando las cosas se hacen con tiempo, los sabores son mejores. Se me viene a la mente el método “sous vide” de cocción, ese que mantiene la integridad de los alimentos al calentarlos durante largos períodos a temperaturas relativamente bajas. Precisamente, esta es la técnica que usaremos para preparar su plato ministro: una receta que requiere de paciencia, virtud que a usted no le falta. Y le garantizo un resultado maravilloso: un osobuco a la milanesa inolvidable.

Pasemos a la cocina, ministro, e invite a su escudero, el subsecretario Francisco Moreno, y a los diputados DC Pablo Lorenzini y José Miguel Ortiz, para que sigan haciendo buenas migas y saquen adelante este proyecto. Comiencen salpimentando los osobucos y pasándolos por harina, y que alguien se haga cargo de dorarlos en una olla. Luego reservar.

Que los diputados agreguen el ajo, la cebolla y el puerro al fuego y los dejen pochar. Después, que pongan el pimentón, el concentrado de tomate y el vino tinto. Reducir la mezcla hasta que se evapore el alcohol. Luego dejar enfriar.

Ya frío, que Francisco Moreno ponga el osobuco y la salsa en una bolsa plástica, la selle y lo cocine en agua a 80°C por 20 horas (lento, bien lento). Tenemos entonces harto tiempo para conversar, poner la mesa y hacer una gremolata con el ajo picado, el perejil y la cáscara de limón rallada.

Después de las 20 horas pueden pasar a la mesa. Sirva un osobuco por plato con su salsa y lo espolvorea con la germolata. No se olvide de acompañarlo de un buen tinto. Le sugiero un Syrah de valle bien frío. No me cabe duda que después de este plato, la DC lo va a seguir apoyando ministro, incluso, en una de esas, logren convencer a algunos de sus camaradas más colorados.

También te puede interesar: