La cocina política es presentado por:
Publicado el 29 de noviembre, 2018

La cocina política de Mecha Corta: El sancocho del intendente Jorge Atton

Autor:

Mecha Corta

Cambió el equipo y entró Jorge Atton, jugador al que no sólo se le había encargado atajar goles, sino que también virus. Recordemos que debutó como el primer “zar de la ciberseguridad”. Este ex director de TVN en los años 2016 y 2017, muy cercano al ministro Chadwick y al subsecretario Ubilla, le quedaba como anillo al dedo el cargo vacante en la estación, pero como el Presidente manda, lo citó a Palacio y lo mandó derechito a La Araucanía. Ahora se ocupará de contener otro tipo de ataques, esos que no llegan por la red.
Autor:

Mecha Corta

Sancocho de Gallina Venezolano

(Para el intendente Atton y su equipo)

1 gallina

4 papas grandes peladas y picadas

2 plátanos verdes picados

1 yuca pelada y cortada

1 cebolla picada fina con tomate

1 cubo de caldo de gallina

1 cucharada de azafrán

1 puñado de perejil

1 manojo de cilantro

1 taza de papa y yuca rayadas

Sal

 

No estaban muertas…. andaban de parranda. Efectivamente las estatuas desaparecidas del Cementerio Metropolitano se encontraban en los parques del folclórico y criollo Palacio de Versalles de La Punta, propiedad de Raúl Segundo Carlos Teodoro Schuler Gatica, quien al parecer no sólo se dedicaba a coleccionar rimbombantes nombres, sino que también objetos de arte de dudosa procedencia. Todo salió a luz pública cuando la PDI tocó su puerta para preguntar por la famosa figura La República, desaparecida el 2003 desde la Plaza Rubén Darío de Valparaíso. Una vez adentro, se encontraron con la tremenda sorpresa de que la renombrada efigie no estaba sola, había mucho más. ¡Si hasta cofres de plata robados a los Franciscanos la acompañaban! Me enoja esta actitud, y más aun considerando que sucedió en mi natal Sexta Región. No comprendo la mala costumbre de coleccionar cosas que nos pertenecen a todos los chilenos.

 

En tanto, mientras más de 294 mil alumnos sufrían en una sala de clases rindiendo la PSU, en el Palacio de Gobierno el ministro del Interior Andrés Chadwick rebotaba en el Patio de los Naranjos, donde se sacó la cresta –como dicen en el campo– y se fracturó una muñeca… Ni el tobillo se salvó. Esto provocó la suspensión de la sesión sobre La Araucanía en el Senado, la que se reprogramó para el 12 de diciembre próximo, fecha en la cual el apolillado ministro deberá llegar muy bien preparado y con la tarea estudiada. Ministro, cuídese, la semana pasada destacamos lo fuerte que es, pero si anda mirando el celular y caminando al mismo tiempo, tenga cuidado con las piedras en el camino, pueden causar mucho daño.

 

Harto poco duró Francisco Orrego, el hombre de los anteojos azules, quien, suponíamos, estaba al timón de TVN. Este lunes el presidente del directorio de la estación televisiva le presentó su renuncia al Primer Mandatario, dejando en claro que abandonaba la señal estatal debido a la imposibilidad de realizar los cambios necesarios para sacarla de su actual crisis, debido a la poca fuerza que tiene el directorio para actuar. Para la próxima, abogado, le recomiendo que avise con anticipación este tipo de decisiones, porque los directores quedaron marcando ocupado. Y me gustaría darle un consejo a quien lo reemplace: está harto fome la programación, de hecho, cuando llegamos a los informativos de la noche, las noticias lucen más que añejas. La televisión cambió, estimados.

 

Volvamos a la política contingente. Mis más sinceros respetos, Lucho… Así es, creo que Luis Mayol y su salida de la Intendencia fue un fusible más dentro de los cortocircuitos generados por los sucesos en La Araucanía. Pero en fin, como en el futbol, cambió el equipo y entró Jorge Atton, jugador al que no sólo se le había encargado atajar goles, sino que también virus. Recordemos que debutó como el primer “zar de la ciberseguridad”. Este ex director de TVN en los años 2016 y 2017, muy cercano al ministro Chadwick y al subsecretario Ubilla, le quedaba como anillo al dedo el cargo vacante en la estación, pero como el Presidente manda, lo citó a Palacio y lo mandó derechito a La Araucanía. Ahora se ocupará de contener otro tipo de ataques, esos que no llegan por la red.

 

Me toca dedicarle un plato, pero estoy harto de seguir cocinando las tradiciones del sur; admito que el tema del conflicto me tiene hasta la coronilla. ¿Qué le parece, entonces, un sancocho? Se me ocurrió mirando a todos esos compatriotas que regresaron de Venezuela y que fueron recibidos personalmente por el Presidente en el aeropuerto que busca nombre. Seguro que más de uno le contó de esta delicia y probablemente el primer mandatario le pasará el dato en su próxima bilateral juntos.

 

Ya me estoy viendo al Presidente Piñera diciéndole: “Oiga intendente, tengo una receta de sancocho de gallina venezolano fantástico, un plato perfecto para que sume fuerzas para asumir su nuevo desafío”. Probablemente lo mande a la cocina a prepararlo y le encargue, de pasadita, que le guarde un par de platos para comérselos con la Cecilia.

 

Para que no lo pille desprevenido, lo invito a prepararlo. Pida ayuda en la oficina regional y, entre todos, pongan abundante agua a hervir en una olla. Luego agreguen la gallina, el plátano y la yuca y el cubo de caldo. Déjenlo al fuego hasta que la gallina esté lista.

 

Mientras tanto, ordene la cabeza. La cosa en la región está complicada, pero no todo es tan malo, hay intenciones de sacar adelante el tema, por lo que le recomiendo que no dude en apoyar el plan Araucanía del ministro Moreno, que ya bastante camino tiene avanzado. Volvamos al plato, no se me distraiga…

 

Con la gallina lista, añada las papas y el resto de los ingredientes: la yuca cortada y la rayada; la cebolla, el azafrán, el perejil, el cilantro y la sal. Deje hervir todo por 20 minutos más.

 

Estamos listos, intendente. Vamos a la mesa y sirva el sancocho en pailas de barro de la zona e invite a todo su equipo, que la tarea se viene dura. Pero no me cabe duda que si estaba preparado para recibir los golpes de los ciberataques, estará más que listo para enfrentar este nuevo desafío. Solamente… mucha suerte.

También te puede interesar: