La cocina política es presentado por:
Publicado el 14 de marzo, 2019

La cocina política de Mecha Corta: El plato de tallarines del diputado Gabriel Silber

Autor:

Mecha Corta

“Más enredado que plato de tallarines”. Así está el bendito acuerdo de la oposición para elegir al presidente de la Cámara de Diputados. De frentón, nadie entiende nada… Menos el diputado Gabriel Silber, quien a golpes tuvo que asumir que en algunas ocasiones la política sí es con llorar. Del espectáculo presenciado, quedó claro que las lealtades en este rubro son como el yogurt: tienen fecha de vencimiento.

Autor:

Mecha Corta

Pasta fresca casera al huevo

(Para el diputado y su mujer)

100 gramos de harina

1 huevo

1 pizca de sal

Aceite de oliva a gusto

¡Felicito a todas las mujeres chilenas y extranjeras que salieron a las calles! No me cabe duda que este 8M pasará a la historia. Y las cifras lo confirman: la marcha congregó a más de 190.000 personas sólo en Santiago y a otras miles en más de 70 ciudades del país. A pesar de la tensión previa de la que hablamos la semana pasada a propósito de una supuesta “politización” de la marcha y de la cual hasta la ministra de la Mujer se hizo cargo, finalmente no fue tal. Y me alegro, porque fue el mensaje por la igualdad de derechos y equidad social el que primó, tanto así que la propia Isabel Plá lo celebró en Twitter: “La marcha convoca a la mayoría de chilenas y cruza nuestra sociedad”. Bien por las féminas y por usted, ministra, ya que enmendar dichos anteriores la engrandece aún más.

La Moneda celebró su primer año de gobierno y el aniversario vino acompañado de una serie de llamados y anuncios por parte del Presidente Piñera. Entre ellos, “mantener la unidad y proyectarse más allá del 2020”, dejando claro que no está en sus planes ir a un tercer mandato. Tanto así, que habló de entregar la “posta” a otro representante de la derecha. Su incondicional vocera reaccionó rauda ante estos dichos y en un punto de prensa en el Senado declaró que “sólo depende de Dios”, dejando en las manos del Todopoderoso el futuro del Presidente. Ministra, tenemos más que claro que usted es la fan número uno de Piñera, pero no diga cosas que luego la hagan ponerse colorada (y de pasadita también a nosotros).

La Señora es nuevamente protagonista de la noticia, pero esta vez por culpa de un supuesto “condoro” de Canal 13. Para los que se lo perdieron, en un reportaje titulado “Venezuela a oscuras” de su noticiario central, aparecía la imagen en blanco y negro de Michelle Bachelet y atrás el tremendo apagón que afectó a ese país. La verdad es que personalmente no me llamó mucho la atención, pero sí a los a los 240 denunciantes que se dirigieron al Consejo Nacional de Televisión a plasmar su reclamo por asociar la imagen de la ex Mandataria al corte de luz en el país de Maduro. En todo caso, Señora, el pueblo venezolano todavía está esperando que se pronuncie y actúe para reconocer que se están violando los derechos humanos, bastante más relevante que la cagadita de Canal 13.

“Más enredado que plato de tallarines”. Así está el bendito acuerdo de la oposición para elegir al presidente de la Cámara de Diputados. De frentón, nadie entiende nada… Menos el diputado Gabriel Silber, quien a golpes tuvo que asumir que en algunas ocasiones la política sí es con llorar. Del espectáculo presenciado, quedó claro que las lealtades en este rubro son como el yogurt: tienen fecha de vencimiento.

Todo el problema comenzó con el apoyo de la DC a ciertos proyectos de ley impulsados por el gobierno, pero el tema reventó cuando “la Abuela” comenzó a echarle parafina al tema del e-mail anónimo que denuncia a Silber de estar involucrado en eventos de violencia intrafamiliar. La Pamela Jiles se tomó el caso y dio su acérrimo apoyo a la mujer del diputado, sin aún tener certezas de la veracidad de las acusaciones. Como dije, entiendo poco y nada, Gabriel, por eso decidí dedicarte este enmarañado plato de tallarines, quizá te ayuden a pasar el mal rato. Te invito a ti y a tu mujer a la cocina para que preparen juntos esta rica pasta fresca y casera al huevo. Les dará tiempo para reflexionar y sacar en limpio qué diantres pasó.

Diputado, coloque la harina sobre la mesa de trabajo, haga un hueco al centro, tal como si fuera un volcán, y agregue el huevo batido y la sal al medio. Tranquilamente, mezcle y amase hasta formar una bola mientras su señora prepara la máquina. Dividan la masa y comiencen a pasarla por la prensa, varias veces y cada vez más delgada hasta lograr una tira muy suave. Entre los dos córtenla como fetuccini y cuélguenlos ordenadamente para que no se enreden.

Una vez listos, pónganlos en agua caliente por tres minutos, cuélenlos, agreguen un poco de aceite de oliva y a la mesa. Eviten por esta vez la salsa, así, limpios y transparentes pueden ser más fáciles de desenmarañar y digerir. Es hora de sacar conclusiones y un sencillo plato de tallarines más una copa de tinto pueden ser grandes aliados, de esos que van quedando pocos.

 

También te puede interesar: