Gastronomía es presentado por:
Publicado el 11 de julio, 2019

La cocina detenida del Starnberg

Periodista, crítico gastronómico Rodrigo Martínez

Un mobiliario y un estilo de servicio que nos remonta varias décadas atrás. Lugar para los viudos del restaurante München. En Alonso de Córdova, una cocina de perfil alemán en la que el tártaro y los crudos no fallan.

Rodrigo Martínez Periodista, crítico gastronómico

Alonso de Córdova en los dos últimos años se ha transformado en un polo culinario variopinto e inquieto. Cocina japonesa, asadores de alto vuelo como Carnal y La Cabrera, restaurantes franceses de La Brasserie de Franck & Héctor, una Fuente Belga con estupendas cervezas y platos, la cocina cosmopolita y con groove que proponen Lolita Jones y Jerónimo  y una oferta vibrante, con cocinas de fuste como la mexicana (catrina) o la oferta peruana de La Picantería, animados bares com ÉtnikaLorenza  y María Callas y restaurantes que se han reinventado como Europeo, o sabores locales que se trenzan de maravillas con vionos del mundo como la nueva propuesta de la Bodega Torres y su Bodeguita. Una oferta más tradicional como la del señero Tip & Tap y nuestro querido Starnberg.

Preparaciones detenidas en el tiempo con un mobiliario y un estilo de servicio que nos remonta varias décadas atrás. Lugar para los viudos del restaurante München. De hecho, gran parte del personal y el mobiliario se trasladaron desde este señero establecimiento. Asimismo, los dueños encontraron acá una suerte de splinter, una astilla del mismo palo, un esqueje digno de replantarse en otro sector de la capital y así mantener vivo el espíritu de su guarida favorita. La cocina de perfil alemán donde encontrar su tártaro ($9.900) que funciona muy bien como entrante, o los crudos al plato. Pero también otras preparaciones que ya son verdaderos baluartes de una cocina que no se molesta en reversionarse.

Hay un contundente batallón de sándwiches y platos de resistencia, como un impecable Pernil dorado ($10.900), opciones como su Pato Asado ($11.200), lengua nogada ($9.700) o entrantes como Camembert frito con mermelada de ají ($6.800) o el emblemático Plato de verano ($11.500), que agrupa chuleta Kassler, pernil, lengua y Sülze (una suerte de áspic de carne), todo frío. También figuran en carta platillos que son muy nacionales como el Salpicón de ave, la Palta reina, un Pastel de Loco o una Plateada. Conspira a su favor el horario continuado, que es un buen lugar para beber una copa antes de volver a casa, que los sabores permanecen intactos e indiferentes a los contantes cambios de carta de sus vecinos circundantes. Que nada cambie, en este caso, es una garantía de infalibilidad.

Starnberg. Alonso de Córdova 2359, Vitacura. Tel. (2) 2953 5100. www.starnberg.cl

También te puede interesar: