Hay algo allá afuera es presentado por:
Publicado el 10 de diciembre, 2020

¿Fin de un ciclo?

Arquitecto y coleccionista de arte contemporáneo Gabriel Carvajal

Con los supuestos acuerdos políticos y la “apertura” por la disminución de casos de Covid-19, igual, aún vivimos en la vacilación, con la sombra del caos mundial y las recaídas por efectos de la pandemia.

Gabriel Carvajal Arquitecto y coleccionista de arte contemporáneo

Estamos próximos al fin de año y -¡por favor!- no de cualquiera. Es época -normalmente- de hacer análisis de lo que vivimos durante el repetido y cíclico período calendario. Es indiscutible que no ha sido para nada fácil; por el contrario, nos ha empujado brutalmente contra nuestra propia realidad, nuestra cotidianeidad, nos sacó de un plumazo de la inercia y sin enumerar todos los factores que han hecho que este lapsus de tiempo, que no tiene parangón en la vida de todos y cada uno de nosotros excepto por referentes históricos relatados, nos haya quedado grabado a fuego en el consciente e inconsciente de todos.

Nos hizo cambiar costumbres y maneras de actuar, de movernos corporal y mentalmente. De ver la vida desde otra perspectiva. Nos centrifugó el cerebro y hubo que reordenar pensamientos y actos, diseñar nuevos caminos. Nos llevó a reflexionar, ejercicio normalmente sumido en la somnolencia generalizada, recostado sobre la pereza que nos provoca tener pavimentada, o al menos trazada, la ruta, ¡gran error! El trayecto nunca está definido. Acá funciona a la perfección el “efecto mariposa”, que dice que bajo el más mínimo e inesperado “giro” de los acontecimientos los desenlaces pueden ser diametralmente opuestos a lo previsto.

Desafiante tarea para el sistema del arte y su engranaje. Para todos sus componentes. A los artistas les cae la responsabilidad (…) de dejar registro, de plasmar el impacto -ya sea en forma de una transmisión mas íntima o con un carácter mas universal, más, o menos, evidente- del momento. Empezar a urdir el relato, des/enmadejar el proceso creativo, descubrir, pensar y concluir…. Quizás será una lectura que se nos haga más legible y clara con la perspectiva del tiempo, para digerir y asimilar, como siempre suele suceder con los cambios radicales de la humanidad, ya sean sociales, políticos y/o de salud pública.

Los intermediarios entre el artista y el comprador o coleccionista, llámense galerías, ferias, cooperativas de artistas, etc. -también curadores, críticos y plataformas de difusión del arte- han tenido que aprender y aplicar nuevas fórmulas para dar a conocer los trabajos de los artistas, para cerrar el círculo virtuoso, origen y destino de la obra. Las nuevas fórmulas de trabajo -aplicadas, como bien sabemos, a muchas otras actividades: uso de internet, difusión y proliferación del zoom y, en el arte específicamente, con exposiciones y ferias on-line, obras de teatro, conciertos vía streaming y cuanta tecnología multimedia esté disponible y al alcance de la mano- están sufriendo una suerte de saturación; menos encierro, menos tiempo para tanta sobre/oferta en línea.

El panorama general, para todo y todos, ha sido un tsunami. Los hechos ocurridos, como dije al inicio, nos han dejado huellas y cicatrices profundas. Hemos tenido -como si fuera poco y entre otras tantas cosas- que despedir a nuestros muertos con duelos truncados y pálidas ceremonias; nos ha tocado transitar el espacio/tiempo en aislamiento y encierro, y muchas veces llenos de temores de diferentes orígenes. Hemos asimilado nuevas formas de convivencia e incorporado ritos y rutinas, es cierto, pero ¿hasta cuándo? ¿Volveremos, cuando todo pase, a ser los mismos de antes? ¡Espero que no! ¡Algo tenemos que haber aprendido, sobre todo internamente! Está claro que no hay nada como el contacto humano, el abrazo, la conexión física; nada como ver una exposición “cara a cara” y compartir un espacio para oír un concierto o una obra de teatro -la magia, la energía que se transmite persona a persona es irremplazable-, pero insisto, es necesario destilar una buena cuota del aprendizaje de todo lo vivido en todo este tiempo.

En ese contexto, entre varias sobresalientes exposiciones que pude ver estos últimos días del año, destaco a modo personal, la extraordinaria, delicada y a la vez potente muestra instalativa de la artista Mariana Tocornal en el MAVI -barrio Lastarria-, que despliega básicamente una biblioteca de porcelana que me hizo pensar paradójicamente -quizás ni cerca de su propio mensaje y propósitos- en un año ilegible en muchos aspectos; textos no develados, historias cuajadas en el misterio, rígidas, una suerte de información críptica sobre conocimientos inaccesibles, de la que tenemos que aprender, improvisando, secretos “cocidos” y cristalizados en hornos a miles de grados de temperatura….

Con los supuestos acuerdos políticos y la “apertura” por la disminución de casos de Covid-19, igual, aún vivimos en la vacilación, con la sombra del caos mundial y las recaídas por efectos de la pandemia. Vamos dentro de una misma ronda, pisándonos la cola. Tenemos cifradas las esperanzas, por un lado, en la buena fe de los actores políticos y, por otro, en la prometida y avanzada vacuna que le hará frente al “bicho”. ¡Ojalá así sea! Tendríamos que empezar a poder ojear los libros de porcelana y cifrar la esperanza en que el “efecto mariposa” esta vez, sea para un final próspero y feliz, como suelen ser los buenos y compartidos deseos de fin de año de todos los mortales de buena voluntad y bien nacidos, aquí y en todos los rincones de este mundo, pero sí, habiendo aprendido la lección y crecido humana y espiritualmente….

¡Adiós 2020 y bienvenido un promisorio y alentador 2021!

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podamos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO