Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 25 de abril, 2019

“Entre la razón y la locura”: Un pasapalabras ensangrentado

Autor:

Virginia Araya

Esta película cuenta uno de los proyectos más ambiciosos y revolucionarios de la historia: la compilación del Diccionario Oxford de la Lengua Inglesa, iniciada por el profesor  James Murray (Mel Gibson) y el caprichoso destino que lo cruza con el  doctor William Chester Minor (Sean Penn, extraordinario).

Autor:

Virginia Araya

Bien acontecida esta película, tanto en su producción -que pasó por muchas dificultades hasta ver la luz-, como por la historia original que hay detrás, en que la sangre de un extraño asesinato salpica a la estirada y rigurosa academia de Oxford.

Superado lo anterior, es muy atractivo ver a Mel Gibson y Sean Penn juntos, en una película  de las llamadas «drama biográfico». “Entre la razón y la locura” (The Professor and the Madman) dirigida por PB Shemran  y un guion escrito a seis manos, está basada en la historia real que cuenta el libro The Surgeon of Crowthorne, de Simon Winchester, cuyos derechos compró Gibson cautivado. Y es que cuenta uno de los proyectos más ambiciosos y revolucionarios de la historia. La compilación del Diccionario Oxford de la Lengua Inglesa iniciada por el profesor  James Murray (Mel Gibson) y el caprichoso destino que lo cruza con el  doctor William Chester Minor (Sean Penn, extraordinario).

La cinta parte en 1872 con el juicio a Minor, un ex militar estadounidense quien, desquiciado, persigue a un supuesto acosador que se le aparece por las noches en su mansión, pero termina matando a un ciudadano inocente dejando así a una viuda con seis hijos desvalidos. Es considerado demente y por tanto, en vez de derivarlo a la cárcel, lo envían a un “asilo psiquiátrico”, donde tratarán de curar sus trastornos y obsesiones.

Paralelamente Murray, un filólogo sin título universitario alguno pero erudito en infinidad de idiomas, logra ser contratado por un estricto y arrogante comité de académicos dela Universidad de Oxford para comenzar la escritura del Diccionario de Oxford de la Lengua Inglesa. Este magno acometido implica registrar la evolución del significado de cada palabra de la lengua inglesa, desde cuando apareció escrita por primera vez, ¡de la A a la Z!

Para lograr este  inventario del idioma, el profesor Murray decide hacer participar a todo ciudadano de habla inglesa e  introduce una invitación en cada libro de las tiendas. Así, cuando una persona comprara un texto se encontraría con dicha exhortación lingüística para que mandaran cartas con su aporte sobre palabras del uso común.

Con ocasión de una Navidad, los custodios del psiquiátrico, regalan a Minor un libro con la invitación y en medio de su locura revive su compulsión por la lectura que además lo, alivia: “cuando leo nadie me persigue», dice. Convierte su celda en biblioteca y con su memoria fotográfica logra registrar como nadie miles de palabras y enviarlas al profesor. De hecho consigue dar con la definición de una de las más difíciles: “Art”.

Esta colaboración caída del cielo para el Murray lo hace visitar a Minor en su encierro y comienzan a desarrollar una amistad profunda, de mucha compasión. El ex militar tiene sus mejores tiempos de paz y lucidez e incluso se le abren las puertas del amor, pero está atrapado en una injusticia. Regresa a su encierro y sólo es devuelto a la vida gracias a las gestiones de Murray con un jovencísimo Churchill.

Esta primera edición del diccionario de Oxford fue completada en 1928, con 13 volúmenes y más  de 400 mil palabras. El profesor murió en 1915 y el doctor en 1920.

Interesante y entretenida. Ideal para los amantes de las palabras. 2h 5m. Todos los cines. Mayores de 14.

Vea el trailer aquí.