Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 23 de agosto, 2018

“En Pedazos”: Venganza e inmolación

Autor:

Virginia Araya

Buena crítica, pero aún mejores interpretaciones para un conflicto actual: xenofobia y terrorismo.

Autor:

Virginia Araya

Dura. Muy dura es esta cinta alemana de 2017 “En Pedazos” (Aus dem Nichtsaka o In The Fade), que llega precedida de excelente crítica y premios varios (Cannes,Globo de Oro, 2 Premios del Cine Alemán, Critics Choice Awards, Satellite Awards). Una historia de las que leemos del primer mundo: atentados terroristas, xenofobia, musulmanes, neo nazis.

 

Es la historia de Katja, magistralmente interpretada por Diane Kruger, premio a mejor actriz en Cannes por este papel. Ella es una alemana moderna y resuelta, que se ha casado en la cárcel con el amor de su vida, el turco Nuri (Numan Acar), mientras él cumplía condena por tráfico de drogas. Su imagen incluso es uno de los tatuajes que marcan su piel alba.

 

La familia Sekerci: una pareja enamorada con un hijo de 8 años, Rocco, integrada en el barrio turco de Hamburgo, donde tienen una pequeña agencia de turismo. Para reunirse con su hermana, Katja deja a Rocco con su padre y, en su ausencia, el lugar explota matando a ambos. Se desata el dolor, la impotencia y thriller psicológico. A pesar de que todas las sospechas hablan de un ajuste de cuentas entre traficantes de drogas o terrorismo islámico, ella es la única que lo tiene claro desde el comienzo: “Los nazis mataron a mi marido”, repite.

 

Faith Akin, director y coguionista, estructura la narración directa y cruda en tres partes: la presentación de la familia, el juicio y la venganza. Impacta la interpretación del sufrimiento psicológico de Kruger, hasta en las más mínimas expresiones de su rostro. Se confirma la participación de jóvenes neonazis, autores de la bomba de clavos adosada a la bicicleta que causó el atentado homicida.

 

Como principal afectada y principal testigo de lo ocurrido, dedica su vida a la venganza, primero en un juicio duro y manipulador, y luego, bajo sus propias manos. La tensión de no saber cómo se irá resolviendo la historia hace que no perdamos la atención a la pantalla. Nos conectamos a los movimientos de Katja, racional e implacable, una heroína contemporánea. Un desenlace insospechado y con muchas interrogantes, pero quizás lógico si uno se encuentra “en pedazos”.

 

Paraliza escuchar cuando el pilar del  argumento del grupo  neonazi es atentar contra los que “no son alemanes”, pues a juzgar por los problemas de tantas minorías extranjeras en Europa, es un riesgo absolutamente  real. Impresiona también ver las consecuencias que puede provocar un juicio ganado por resquicios legales que deja crímenes impunes. ¿Da el vamos a tomar la justicia por nuestras propias manos? Un tema a reflexionar éticamente por abogados y jueces.

 

Imperdible para abrir los ojos al  crudo siglo XXI. 106minutos. En todos los cines.

 

Vea el trailer aquí.