Crítica de libros es presentado por:
Publicado el 18 de junio, 2020

“El último barco”: Un nuevo caso para el inspector Caldas

Periodista Ana María Gálmez

Descubrí a Domingo Villar, un escritor gallego que los críticos de la novela negra comparan con Vázquez Montalbán o con Andrea Camilleri, con éste, su último libro, que aparece después de una década de silencio.

Ana María Gálmez Periodista

Las novelas policiacas son fascinantes para quienes gustan de este estilo. Es un género basado en la intriga del argumento y las peculiaridades tanto de los asesinos como de los policías a cargo de los casos. La buena tradición tiene siempre un punto en alto: que el conflicto suponga un reto intelectual para los lectores.

Es por ello que creo que El último barco, uno de los libros más vendidos en España el verano pasado, cumple con todas estas características. Tiene una construcción narrativa que actualiza la tradición clásica de la novela policíaca y la centra en Galicia, las tierras nativas de Domingo Villar.

Los protagonistas de sus libros son el inspector Leo Caldas, gallego, y su ayudante Rafael Estévez, un aragonés con muy poca capacidad para comprender el modo de ser de los gallegos, peculiaridad que ha hecho de sus habitantes los protagonistas de cuanto chiste salpica la península ibérica. Y como buenos protagonistas de thriller policiacos, se mueven entre bares, buenas comilonas de mariscos y pescados frescos en bares de pueblos, acompañadas con vinos gallegos donde la fama mundial lo tiene el Alvariño, un blanco de cepas deliciosas.

Pero dejando de lado los encantos gastronómicos que sazonan el libro, vayámonos a la trama de El último barco, que comienza con uno de los tantos temporales que azotan con frecuencia la costa gallega (muy parecida a la de nuestro sur chileno). Un destacado cirujano denuncia la desaparición de su hija Mónica, que vivía en una casita pintada de azul en la localidad de Tirán, un villorrio donde playas de olas mansas acogen a mariscadoras y donde se llega en un transbordador que cruza cada media hora desde Vigo. Mónica es la única hija del cirujano, soltera, y a diario cruzaba la ría para trabajar como profesora de cerámica en la Escuela de Artes y Oficios en Vigo. Su padre denuncia su desaparición luego que no aparece al ritual dominical del almuerzo familiar donde nunca fallaba sin avisar.

Es una trama policiaca muy bien documentada, donde se desarrollan historias reales que se cruzan con otras mágicas y legendarias, al mismo tiempo que se van agregando personajes curiosos, sospechosos o no, como un biólogo marino inglés, Camilo Cruz, un joven discapacitado y gran dibujante; su madre, Rosalía, un extraño pescador, un ceramista, un mendigo y una lista que es infinita. A la desaparición de Mónica y al papel de Caldas, se suma un inspector portugués obsesionado con dilucidar la investigación de varios niños asesinados en Portugal.

El último barco es una gran novela que tiene toda la carne, las pistas y el nervio para mantener al lector obsesionado por devorarla. Está muy bien escrita; el enlace con sus capítulos es muy original y su ritmo es trepidante. Un libro imperdible y gracias a Dios posible de comprar en Kindle.

Otros recomendados del autor: La playa de los ahogados y Ojos de Agua.

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete