Gastronomía es presentado por:
Publicado el 18 de octubre, 2018

El sur del mundo en la capital

Autor:

Rodrigo Martínez

Al alero de un hotel boutique en la calle Loreto, un restaurante (el segundo del chef Patricio Lehuedé) que invita a saborear nuevos productos.

Autor:

Rodrigo Martínez

Conocimos hace años el trabajo de Patricio Lehuedé desde el podio que ha instalado en Puerto natales y su restaurante llamado La Aldea. Con un juego semántico entre lo acogedor y lo global que es el disfrute y el aprecio por buscar productos únicos, esos que justifican el viaje, esos que buscan los centenares de turistas que cruzan husos horarios para llegar a un destino tan reconocido como Torres del Paine, incluso antes de que la guía Lonely Planet nos ungiera como el destino hot.

 

Así nace la propuesta de este comedor al alero de un hotel boutique en el barrio que configura una triple frontera entre Patronato, Bellavista y el barrio Bellas Artes, en calle Loreto. Acá hay un comedor para cerca de una cincuentena de puestos, una atractiva coctelería propia para calentar motores y dar paso a su propuesta gastronómica. La carta desde los entrantes ya marca el tono de las especialidades de la casa. El Tártaro de guanaco con tostadas ($6.000) de inmediato nos guiña el ojo. La letra de molde lleva implícita la promesa de una carne cortada a cuchillo sabrosa, tersa, con el añadido de una mezcla de verdes y unas tostadas sabrosas y crocantes. Corona la preparación el añadido preciso de yema de huevo curada en sal de mar y una carne bien aliñada, emulsionada. Otro entrante, Almejas a la plancha ($5.000), con vino blanco, mantequilla y toques de ajo. Con un caldo evocativo, perfumado y construido con una sabrosa sencillez.

 

De los fondos, hay uno recomendado por el servicio que vale la pena: Fideu Crocant de pulpo y mariscos ($9.000) cuenta con la presencia del ostión patagónico (más terso, sin coral) y el octópodo cocinado para entregar una proteína tersa, pero que a la vez no ofrece tanto trabajo a la mandíbula. Los fideos, buscando una cara de la crocancia más que cocción al dente, se complementan con notas de jengibre. En la carta también hay un tiernísimo Garrón de Cordero (cocinado durante muchas horas) y otros entrantes como Tortilla de papas, Falalfel crocante con yogurt o fondos como el que combina Pesca del día y algas.

 

El traslado es un viaje sin movimiento, como tiene que ser la cocina, esa invitación al viaje, la fantasía, la sorpresa. Saborear nuevos productos, trabajados con precisión y esa combinación difícil de promediar entre respeto y arrojo en las recetas. Revise @ciento_once_restaurant en Instagram donde además de platillos puede estar al tanto de eventos y cenas con chefs invitados.

 

Ciento Once. Loreto 111, Recoleta (ver mapa). Teléfono: 98577 2808. De martes de 13.00 a 16.00 y de miércoles a sábado de 13.00 a 1.00 horas. Precio promedio por persona $18.000.

También te puede interesar: