Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 30 de agosto, 2018

“El Ángel”: El extraño de pelo crespo…

Autor:

Virginia Araya

Ambientada en los 70, esta película argentina cuenta la historia de un asesino en serie que tiene bien poco de angelical. Estrenada recientemente en Chile con motivo de Sanfic, tiene grandes actuaciones y una excelente banda sonora.

Autor:

Virginia Araya

En Argentina la está rompiendo, ¿viste?  Sí, «El Ángel», la película que cuenta apenas 11 meses de la historia del famoso asesino serial Carlos Robledo Puch, se acerca a superar el millón de espectadores. Aquí también está dando que hablar desde que se estrenara en el reciente Sanfic. Y es que atrae con el desparpajo de la personalidad de un imberbe de pelo crespo, con cara de Shirley Temple, pero con  la inconciencia y frialdad de un delincuente, condenado a cadena perpetua a los 20 años.

 

Es la juventud  disociada de este Carlitos, apodado “El ángel negro” o “El ángel de la muerte”, la que nos atrapa, en una macabra  cadena de excesos sin sentido. Interpretado por un genial debutante, Lorenzo “Toto” Ferro -hijo del reconocido actor trasandino Rafael Ferro-, quien ha declarado  no poder creer el impacto de su personaje, especialmente en el estreno en el Festival de Cannes en la sección Un Certain Regard, donde ovacionaron a todo el equipo. “Fue como ganar un mundial”, ha dicho.

 

La cinta, dirigida y coguionada por  Luis Ortega (hijo de Palito Ortega) está ambientada en 1971, con una ondera banda sonora liderada por la pegajosa “El extraño del pelo largo” (La Joven Guardia), obviamente en modalidad vinilo y desde un “pick-up”. Precisamente bailando esta canción, en el living de una casa que ha invadido para robar muy suelto de cuerpo, se nos presenta Carlitos. De ahí en más, su cotidianeidad consiste en eso, robar y robar -por diversión, por soberbia, por choreza-,  hasta que pasa a lides mayores luego de asociarse con un compañero de curso, Ramón Peralta (Chino Darín), y su padre José (Daniel Fanego), un malhechor de experiencia, apañado por su coqueta esposa Ana María (Mercedes Morán).

 

José ve el potencial de Carlos y lo incorpora en una suerte de banda tipo Bony & Clyde junto a su hijo, donde no hay límites claros, se confunden todos los roles en la desidia del no cuestionarse. Sólo hay preocupación en los padres de Carlos, Héctor (Luis Gnecco) y Aurora  (Cecilia Roth), que ya lo han tenido en un reformatorio y que saben de lo que es capaz, siempre expectantes de una mala noticia.

 

Lo temerario de “El Ángel” sorprende y supera a los Peralta, que tienen que bancarse no sólo que se robe una armería casi completa, sino que comience a utilizar esas pistolas irracionalmente. La racha de robos exitosos de “guita” se empieza a malograr por estos asesinatos y también por la confusa atracción sexual que siente Carlos hacia Ramón, que quiere mirar otro futuro pero el primero se lo impide.

 

La excesiva seguridad de que jamás será descubierto del muchacho de pelo crespo lo hace traspasar y traspasar límites. Comienzan los roces y las pérdidas. El final llega igual de desquiciado, nuevamente al ritmo del joven del pelo… crespo.

 

Grandes actuaciones. Un poco larga de más: 118min. En todos los cines.

 

Vea el trailer aquí.