Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 13 de junio, 2019

“Doubles Vies”: Cuando manda lo racional

Periodista Virginia Araya

Esta película -cuyo nombre original era Non Fiction– tiene un guion inteligente, pero intenso; mucho diálogo que exige concentración. Las conversaciones son la acción y todo el análisis racional de cómo lo digital pone en jaque al papel (una “doble industria”) se traslada a la esfera privada, donde los protagonistas también viven una doble realidad.

Virginia Araya Periodista

No es una comedia romántica. No es una historia de amor. Es una comedia dramática que reflexiona y plantea temas contemporáneos, como la transición entre lo impreso, el  papel y lo digital, la crisis de la industria editorial y la arremetida de los blogs, los audiolibros y las redes sociales. Frase notable: “Los tweets son los nuevos haiku”… Por eso, es mucho más acertado el título original “Non- Fiction”.

Esta cinta del director Olivier Assayas tiene un guion inteligente, pero intenso; mucho diálogo que exige concentración. Las conversaciones son la acción. Conversaciones en reuniones de amigos o en el trabajo, muy racionales, sin perturbar sus escondidas vidas privadas, sus dobles vidas.

La historia gira en torno a dos parejas que se interrelacionan hipócritamente. Una de ellas está formada por Alain (Guillaume Canet), editor de una prestigiosa editorial literaria, y su esposa por 20 años Selena (Juliette Binoche, encantadora), actriz de una serie televisiva policíaca. La otra la integran Léonard (Vincent Macaigne), escritor de novelas semi autobiográficas de relativo éxito, y su novia Valérie (Nora Hamzawi), asistente de un político de izquierda en plena campaña. Todos tremendos actores.

Alain le comunica a Léonard que no publicará su nueva novela sin argumentos concretos y con una subliminal broma de “worst seller” mediante, pero luego percibimos que hay algo de venganza detrás, quizás porque sospecha que es amante de su mujer Selena.

Pero es que Alain está en un punto de inflexión en su carrera, incrédulo aún de la avalancha de los medios digitales que le plantea Laura (Christa Théret, “depredadora sexual”), encargada de la transición digital de la editorial y también su amante. Como viejo conocedor, ironiza sobre la potencia de los blogs y de los libros digitales, llamándolos “libros desmaterializados” en un simposio, quedando casi en ridículo. Se habla incluso de las máquinas en librerías de avanzada en que la persona escoge un libro y se le imprime en el instante: se compra, se imprime, cero pérdidas. Las nuevas tecnologías adaptadas a cada requerimiento del ultra saturado hombre de hoy.

La propia Isabel Allende contó en la presentación de su último libro en el GAM: “Cuando cocino o paseo a mi perro, lo hago escuchando audio libros”.

En el ámbito de los medios de comunicación hay por supuesto referencias a las fake news y a la credibilidad de los informativos.

Léonard en tanto, está por lo tradicional y el romanticismo de la escritura, pero involucra en sus “ficciones” personajes de su entorno, claramente reconocibles pese a sus creativos seudónimos y a la queja de todos para que deje de hacerlo. Selena apoya la buena pluma de su amante y lo promociona, pero lo deja. No hay que mezclar las cosas….

Claro, porque este es el juego de la película también: todo este análisis racional de cómo lo digital pone en jaque al papel, en una “doble industria”, los protagonistas viven una doble realidad con parejas aparentemente estables (no hay desamor en ninguna de ellas), pero que igualmente combaten cierta rutina con amantes. ¿Es parte de ser franceses, no? Y aunque se conozcan, las sábanas van por otro carril y ¡tan amigos como antes!

Para intelectuales con humor. 107 min. Todos los cines. Mayores de 14.

Vea el trailer aquí.

 

También te puede interesar: