Gastronomía es presentado por:
Publicado el 30 de mayo, 2019

Dos modelos de tapeo en Palma de Mallorca

Autor:

Rodrigo Martínez

Como antesala de la pachanga incombustible que es Ibiza, la capital de la comunidad autónoma de las Islas Baleares dispone de una cocina sencilla, tradicional y que también se permite algunos visos de modernidad. Recomendamos Ombú, que cuenta con una nueva mirada a lo que es el tapeo mallorquín, espacio que ganó el año pasado el concurso de tapas de la ciudad; y El Camino, una animada barra donde se encuentran bocatas, tapas más tradicionales y bocadillos sencillos, además de una excelente selección de vinos locales.

Autor:

Rodrigo Martínez

La capital de la comunidad autónoma de las Baleares es un remanso de paz en primavera. Destino predilecto de alemanes y franceses que disfrutan de las bondades de su clima todavía templado, con un promedio de 300 días al año de sol. Así es la puerta de entrada a la fiesta interminable de Ibiza que arde en el verano europeo, donde se dice que nació la fiebre del gin tonic que luego se propagó por todo el mundo.

A pasos de la imponente catedral de estilo gótico La Seu, se encuentra Ombú, en los muros exteriores que dan la bienvenida al casco histórico. Este lugar, en cambio, revela una vocación que coquetea con la cocina moderna. Algo que está muy de moda en la cocina de vanguardia española es asumir el cruce  de lagunas técnicas con lo panasiático. Traslado de técnicas e insumos, fusión y arrojo. Es lo que se encuentra en el estiloso Ombú. Con mesas que se repletan en sala y terraza durante la hora de almuerzo y por las noches. Público local se combina casi en partes iguales con el comensal de mochila y cámara fotográfica.

Para comer, desde la ortodoxia de un pan tostado con tomate o las anchoas de Santoña, hasta bocados que recorren la culinaria global. Entre éstos, la Ostra Japón, con salsa ponzu, wakame y huevas de salmón; la Ostra Perú, con leche de tigre y puré de ají amarillo; y la Ostra España, con espuma de jamón ibérico (5 euros cada una).

También recomendamos un Steak tartar con trufa, foie y mayonesa de Jerez (en la foto), además de baos, tacos, una lasaña de cerdo con bechamel de coco, dumplins de pato Pekín con salsa de erizo. Sabores ideados en pequeñas porciones con combinaciones para el paladar cosmopolita que lleva el tapeo a otro nivel.

Ombú. Paseo del Borne 7, 07012, Palma. Tel. +34 971 214 387. www.ombupalma.com

El Camino, en tanto, es una tasca moderna que se enorgullece de presentar platillos sencillos y tradicionales, insistiendo que en estos detalles está el verdadero valor de su propuesta. Presidida por una larga barra con capacidad para una treintena de almas, se despachan bocados para compartir que rescatan los productos del campo, los sabores del Mediterráneo.

Para picar, Poc a Poc, como apunta su carta, destacan los Pimientos de padrón (6 euros), pan con tomate fragante y perfumado (3 euros), escalibada, pan y anchoas (4 euros). De los embutidos destacan la Paletilla ibérica (18 euros), la indulgencia de una Sobrasada, o especialidades que ningún cardiólgo recomendaría, como el embutido que es casi un WiZip (que vuelen los carnets) en clave porcina llamada Camaiot, además de otras opciones vegetarianas como la  Flor de Calabacín frita con queso de cabra (8 euros). Si busca algo del mar, Arroz con salmonete o Pulpo a la brasa con mojo rojo (15 euros). Sabores tradicionales que le sacan lustre a los productos que tienen a mano en la isla y en los campos.

Cocina de paraíso que se puede acompañar con deliciosos vinos locales, como la mezcla tinta Elements (2012) Callet, Cabernet Sauvignon de Bodegas Es Fangar, la más antigua de Mallorca (59 euros la botella). O Trispol (2016), construido a partir de las cepas Cabernet Sauvignon, Mantonegro y Callet de la Bodega Mesquida Mora, Porreres (45 euros la botella). La selección de vinos privilegia etiquetas más independientes y disponen de más de una treintena de vinos por copa.

El Camino. Carrer de Can Brondo 4, 07001 Palma. www.elcaminopalma.es