Gastronomía es presentado por:
Publicado el 23 de mayo, 2019

Dos escapadas gourmet en Francia

Autor:

Rodrigo Martínez

París no es el centro de la culinaria francesa. En Lyon, el mercado les Halles es un atractivo panóptico de los productos locales y la maestría para trabajar insumos animales, el arte de los quesos, chocolates, licores, pescados, mariscos y productos del mar. Además un pueblo medieval es una de las joyas del turismo que da la bienvenida a la Provance y es la antesala del Ródano. Gordes es una evocativa promesa de sabor que encanta en cada piedra, en cada rincón.  

Autor:

Rodrigo Martínez

En París no están precisamente los mejores restaurantes de Francia. La tour Eiffel atrae a millones de turistas cada año, pero en sus alrededores con suerte a un bistro.

La muerte del chef Paul Bocuse se sintió fuerte en la que considero el corazón de la tradición culinaria francesa: Lyon. La invitación es a perderse en el Vieux Lyon y entrar a un bistro, casi al azar pedir la famosa ensalada lionesa, una Tartiflette o el famoso embutido Andouillette. Charcutería llevada al grado magistral y un trabajo con el cerdo que es de otro mundo.

Para entender un poco el contexto de la región, la ensalada que lleva como apellido el gentilicio de la ciudad incorpora vegetales verdes, sí, pero también crutones y tocino picado. Energía suficiente para recorrer las calles que trasladan al Renacimiento, que invitan a cruzar entre pasadizos (Les Traboules) y estrechos pasillos que conectan callejuelas adoquinadas más amplias como la calle Saint Jean, recorrer las tienditas y bares de Saint Georges.

Otro lugar donde extraviarse es el mercado Les Halles. Este mercado techado es un buen refugio de la lluvia a veces impetuosa de la primavera. Allí podrá ver una suerte de dream team gastronómico, un compendio de panaderos, charcuteros, queseros, épiceries, chocolatiers, cavistas, marisquerías (no se pierdan las ostras), en suma, el paraíso del foodie. 

Acá puede ver en acción a Fuko Honda de la maison Mons-Etienne Boissy  (www.mons-fromages.com), ganadora de la Coupe de France des fromagers 2019, quien es capaz de convencer a una niña de 6 años que una lámina de queso etorki artesanal puede ser tan  deleitoso como el chocolate blanco.

En otro pasillo, Foie gras envueltos en higo en un artesanato delicioso, centenares de variedades de quesos, charcutería de innumerables rellenos y calibres, patés, vinos, pastelería, chocolates, condimentos, abarrotes, fruta y verdura fresca, hojaldres, baguettes y panes de campo de crujientes cortezas y un abultado y deleitoso etcétera de joyitas para la despensa del gourmet. Los precios figuran por kilo, así que no se asuste. La invitación es a probar de todo un poco.

Un TGV (Train à Grande Vitesse) nos deja en cerca de dos horas en Avignon. Allí es preciso y más cómodo arrendar un auto, para continuar una hora más de camino por carreteras rurales de La Provence. Así, podrá llegar a Gordes, un pueblito de resabios medievales con muros de piedras ocre, que parece haber sido  parte de una locación de la serie Game of Thrones.

Zona de productores de aceite de oliva, puerta de entrada a los vinos del Ródano, de las navajas emblemáticas Laguiole y de truferos locales como Gaël Florent, quien potencia con sus trufas la creación de una hamburguesa con foie gras poêlé, jamón ahumado de magret de patotrufa fresca de verano (un poco menos intensa y delicada que la de invierno) en un brioche de lujo, y una cama de confitura de cebolla en vinagre de frambuesas que hacen al formato “Burger” viajar un paso más allá, hacia lo superlativo (21 euros + 4,5 adicionales por la trufa).

La gracia, es del acogedor Le Teston, con una cocina a la vista, diminuta, pero funcional, con un servicio muy agradable y una buena selección de vinos regionales desde 25 euros la botella.

Por las tardes, las vistas de la ciudad se vuelven aún más cinematográficas desde la terraza del Cercle Republicain, refugio de viejos camaradas, ideal para hacer una pausa con un café, una cerveza o un vaso del anisado pastis. El local es modesto y de informal servicio, pero cuenta con un balconcito (para máximo 9 almas) con una privilegiada vista, muy similar a la que ofrece el más exclusivo L’Espirit des Romarins.

Allí hay entrantes desde 18 euros, platos desde 23 euros y postres desde 10 euros. Y vinos como el Sauvignon Blanc de Loire, Pouilly-Fumé y la mezcla tinta emblemática del Ródano conocida como Châteauneuf-du-Pape. La vista, sublime. El pueblo encantador, familiar y gozoso. Quienes buscan vida nocturna, agradecerán el dato de no pernoctar aquí.

 

Direcciones:

Les Halles de Lyon Paul Bocuse. 102, Cours Lafayette 69003, Lyon. www.halles-de-lyon-paulbocuse.com

Le Teston. Rue Neuve, 84220, Gordes. +33 432 502174

Cercle Republicain. Rue des Tracapellers, 84220, Gordes 

L’Espirit des Romarins. Route de Sénaque 84220, Gordes. Abre almuerzo (12.30 a 14.30)  y cena (19.30 a 21.30) abierto todos los días de mayo a octubre, el resto del año cerrado domingos y lunes www.masdesromarins.com