Hay algo allá afuera es presentado por:
Publicado el 16 de abril, 2020

De colección: “Être Atout”, de Roberto Matta

Coordinadora de Artes Visuales de Fundación CorpArtes Isidora Peñaloza

Cada semana revelamos una obra que forma parte de la colección de un museo, galería o centro cultural. Esta semana nos detenemos en este políptico del gran artista chileno y que se encuentra en la Fundación CorpArtes.

Isidora Peñaloza Coordinadora de Artes Visuales de Fundación CorpArtes

La colección permanente de Fundación CorpArtes está compuesta por 7 esculturas, 3 pinturas y un mural, distribuidas en el exterior del Centro Cultural -en la explanada y en el Jardín de las Esculturas- y en el interior. Está permanentemente abierta al público, de forma gratuita, y comprende obras de Salvador Dalí, Roberto Matta, Auguste Rodin, Giorgio Di Chirico, Jesús Rafael Soto y Fernando Casasempere. Me gustaría destacar la obra Être Atout, realizada en 1960 por Matta, la cual forma parte de la colección desde el año 2010. Esta es la tercera obra que tenemos de este artista, las otras son una escultura y una pintura de grandes dimensiones.

Être Atout es un políptico de gran formato compuesto por cinco pinturas al óleo dispuestas de tal forma que juntas forman un cubo abierto. Son el resultado de la experimentación de Matta en relación a los entornos inmersivos, en la que sitúa al espectador en el centro de su universo de experimentación e investigación.

Es una obra muy interesante e inmersiva, ya que muestra la intención del artista de sumergir al público en su universo pictórico, cargado de referencias espirituales, literarias, científicas, eróticas y artísticas. En lugar de situar al espectador frente a la obra como en la pintura tradicional, Matta lo introduce en ella, ubicándolo en el centro del cubo. Él planteaba que el cubo abierto obligaba al espectador a recomponer en su propia mente lo que proponían las telas. De esta manera, representa un quiebre con las formas tradicionales de mirar. Matta buscaba que, en lugar de poseer al cuadro, el espectador fuera poseído por él; que pasara a ser la sexta cara de este cubo para completar su significado.

La obra está permanentemente expuesta en la Sala Matta, creada especialmente para ella. Este espacio cuenta con un sistema de iluminación tenue que resalta la obra y permite que el espectador se “sumerja” de mejor manera en ella.

Para nosotros es muy importante poder compartir esta gran obra con todos los que quieran visitarla y finalmente adentrarse más en el mundo de Matta, unos de los artistas más destacados de nuestro país. Como muchos saben, Matta estudió arquitectura en Chile y luego se fue a vivir a Europa, donde se hizo amigo del poeta y dramaturgo Federico García Lorca, y conoció a grandes artistas de la época, como a los surrealistas Salvador Dalí y André Breton, quienes fueron determinantes en su arte. Matta se une oficialmente al movimiento surrealista en 1936 y bajo esa influencia comienza a trabajar en su exploración del subconsciente.Uno de los giros más interesantes de su carrera ocurre cuando el artista se va a vivir a Nueva York, donde empiezaa trabajar nuevos formatos y técnicas pictóricas, como se observa en la obra Être Atout. Es a raíz de esta exploración que Matta toma contacto con otros artistas jóvenes convirtiéndose en un referente importante para pintores como Jackson Pollock y, finalmente, en una influencia clave en el surgimiento del expresionismo abstracto.