Gastronomía es presentado por:
Publicado el 07 de febrero, 2019

Comiéndome el mundo, por Pipe Sánchez: Shanghái, un mundo de contrastes en la ciudad más poblada de China

Autor:

Pía Orellana

Siguiendo con mi vuelta al mundo, conocí Singapur, Tailandia, Hong-Kong y Shanghái. Esta última es la ciudad que me conquistó: el choque cultural, la comida callejera, mis sectores favoritos de la ciudad y las infaltables recomendaciones de hamburguesas son solo algunas de las increíbles características que contaré de Shanghái.

Autor:

Pía Orellana

China tiene una cultura muy distinta a la nuestra. Y hay ciertas costumbres que chocan a cualquier turista en su primera visita, de las que ya me habían advertido mis amigos. Por ejemplo, es común que en el metro no te pidan permiso para pasar, sino que solo te empujen. O que escupan en la calle haciendo unos sonidos guturales que se escuchan desde lejos. Varios tosen sin taparse la boca, muchas veces en frente tuyo, de la misma forma en la que eructan como si su vida dependiese de ello y botan basura a la calle, aunque tengan un basurero cerca.

Al principio, todo esto me descolocó. ¡Me quería ir! Sobre todo, porque venía de Hong Kong, una región ultra ordenada donde todo funciona a la perfección. Pero después lo que pasa es que conoces su gente, su cultura y te das cuenta que China, y especialmente Shanghái, funciona como relojito suizo. Así también me lo había advertido mi gran compañero de viaje, Grupo Security.

Shanghái tiene cosas que te enamoran, como Bund. Es un sector muy bonito, donde está la calle peatonal Nanjing Road y se encuentran famosas marcas internacionales. Pero lo verdaderamente mágico de Bund es que tiene una costanera que puedes recorrer caminando, donde a un lado del río tienes la fachada moderna de la ciudad, construida hace menos de 20 años, y al otro el lado antiguo. Estos contrastes, ambos iluminados magistralmente en la noche, muestran la esencia de la ciudad. ¿Sugerencia? Puede doler un poco el bolsillo, pero intenten comer en algunos de los restaurantes de la zona que tengan vista a ambas fachadas, como el Hyatt on The Bund.

Lo mejor de la comida callejera

Hay muchísima comida callejera, cargada a los carbohidratos y a los productos del mar. En la calle prueben baos (pan al vapor rellenos generalmente de cerdo agridulce), dumplings y fried noodles. También tienen los dim sum, que son una especie de tapas o mini bocados, siempre acompañados de té, que se sirven desde temprano en la mañana hasta media tarde ¡Es toda una experiencia!

¿Y las hamburguesas?

Y contrario a mis expectativas, también probé muy buenos sándwiches. Particularmente, recomiendo dos. El primero lo comí en un lugar conocido que se llama Beef & Liberty, donde pueden probar el mejor sándwich vegetariano de la ciudad, o bien sus famosas hamburguesas con carne madurada (vayan por la Black Pepper, con costra de pimienta).

Otro muy rico, que además tiene muy buen ambiente, es el Fat Cow. Ahí probé una exquisita y jugosa hamburguesa con queso feta, zapallo asado, alioli con pesto, tomate deshidratado, piñones y queso parmesano. ¿Qué tal? Pedir es todo un desafío por culpa de su creativa carta, pero dan ganas de ir varias veces y probar todas las combinaciones.

Al final me voy muy feliz de Shanghái, una ciudad que al primer contacto te choca, pero cuando la conoces en serio te enamora. ¡Muy recomendada!

Los invito a seguirme en esta aventura que estaré subiendo a mi Instagram (@sanchezpipe) y en mi blog 365 Sánguchez.

Beef & Liberty. Suite 111, Shanghai Centre, 1376 Nanjing West Road, Shanghái. www.beef-liberty.com

Fat Cow. UNIT 103, 135 Yan Ping Road (by Wu Ding Road). Jing’An District, Shanghái. www.fatcowshanghai.com