Gastronomía es presentado por:
Publicado el 07 de marzo, 2019

“Comiéndome el mundo”: Me quiero quedar en Japón

Autor:

Pipe Sanchez

Tokio y Kioto fueron los destinos que recorrí en este país y superaron todas mis expectativas. Son ciudades imponentes, con una cultura rica e impresionante, tienen una amplísima variedad culinaria y la gente es muy civilizada. Me faltaron semanas para conocerlas bien y solo pude obtener una pincelada del país más extraordinario que he visitado.

Autor:

Pipe Sanchez

¡Cumplí tres meses en esta vuelta al mundo buscando el mejor sándwich junto a Grupo Security y me tocó celebrar, nada más ni nada menos que en Japón! Dediqué siete noches a Tokio y otras siete a Kioto. La primera es una ciudad donde todo funciona perfecto, con tecnología traída del futuro; y la segunda retrata el lado más histórico y cultural del país. La verdad, ha sido el destino que más me ha gustado hasta el momento.

Comenzaré brevemente con Tokio. A pesar de que destiné un día completo a cada barrio importante, descubrí que hay muchos otros barrios más pequeños en los que me gustaría perderme para recorrer sus rincones. La ciudad es gigante, las distancias muy largas y cada zona tiene su encanto.

Por otra parte, Kioto queda cerca de otros lugares interesantes por lo que siete noches no son suficientes. Fui a Osaka, donde recomiendo el museo de los noodles instantáneos y el mercado de Kuromon, y también estuve en Hiroshima y en Nara, donde pude jugar con ciervos salvajes.

Al final, me di cuenta que le dejé poco tiempo a Kioto mismo. Conocí sus templos y calles apurado y, además, me sentí poco preparado. Es una ciudad con tanta historia, que recomiendo leer o estudiar antes para poder aprovecharla al máximo; por algo fue la capital imperial por muchos años y tiene 17 lugares que son Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO. Lo mejor es recorrerla con calma para apreciar su rica cultura, el té matcha, las geishas, los kimonos, los palacios y museos… ¡Hasta los sandos de pasta de huevo que venden en las tiendas de conveniencia!

Los rumores son ciertos: Japón es como viajar al futuro

Muchos dicen que Japón es perfecto, que es el futuro. Solo puedo decir que tienen razón. La gente es respetuosa y con la mayor disposición a ayudar que he conocido. En el metro no se puede hablar por teléfono. Van en completo silencio. No hay basura en las calles. Incluso es difícil encontrar basureros porque la idea es que cada uno se lleve su basura a la casa.

Recordemos su actuar en la Copa Mundial de Rusia donde el equipo dejó los camarines impecables y el público ayudó en la limpieza general del estadio. ¿¡De qué planeta vienen!? Todo lo que visité, miré y probé fue solo una razón más para declarar este país como mi destino favorito. Me dan ganas de quedarme a vivir en Japón.

Probé muchas cosas, pero me quedaron muchas por probar

Comí okonomiyaki, takoyaki, varios tipos de sushi –el mejor para mí está en el mercado de Tsukiji. También probé ramen, omurice, sopa miso, tempuras y wagyu katsu sando. ¡Es todo tan rico! Basan sus preparaciones en ingredientes frescos y en caldos potentes con mucho umami donde abundan distintos tipos de algas, harta salsa de soya y carnes.

¿Un par de recomendaciones? Cuando prueben sushi, díganle al chef “omakase”. Esto significa que confían en él para que les dé lo que estime conveniente. Y aprovechando que andan por esos lados, rompan el chanchito y prueben carne de wagyu A5. Mi última recomendación es que si quieren más detalles, sigan esta aventura en mi Instagram (@sanchezpipe) y en mi blog 365 Sánguchez.

Mercado de Tsukiji. 5 Chome-2-1 Tsukiji, Chūō, Tokyo 104-0045, Japón.