Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 13 de diciembre, 2018

“Colette”: Una más…

Autor:

Virginia Araya

Este film es un capítulo más de tantas historias de mujeres explotadas intelectualmente por el marido, genios que no eran tales… quizás de ahí viene el dicho “detrás de un gran hombre…” Protagonizada por Keira Knightley -mencionada entre las eventuales candidatas a un Oscar-, hay además un goce estético por su ambientación, paisajes y vestuarios.

Autor:

Virginia Araya

Estrenada a principios de año en el festival de Cine de Sundance, Colette es una cinta biográfica de la escritora Sidonie-Gabrielle Colette (1873-1954), que escandalizó París los últimos años del siglo 19 y principios del siguiente.

Dirigida y co-escrita por Wash Westmoreland (Still Alice) y protagonizada estupendamente por Keira Knightley (Atonement), cuenta la historia de Gabrielle desde su adolescencia campestre, cuando sus padres deseaban comprometerla con Henry Gauthier-Villars (Dominic West) pero no sabían si la aceptaría por su escasa dote. Lo que tampoco sabían, es que su tierna e inocente hija, que nunca se complicó por las vicisitudes de la vida, ya lo tenía como amante, por lo tanto el matrimonio se concretó al poco tiempo. Gauthier-Villars, alias “Willy” -seductor, gastador y muy simpático-, estaba embelesado con Colette y la  hizo partícipe de la bohemia de la belle èpoque parisina, con todos sus códigos de libertad y relajo moral.

A poco andar, Willy –editor de libros-, la  anima primero y la obliga después, a escribir sus historias de niña en Saint Sauveur en Puysaye, Borgoña. Su talento literario aflora de inmediato y Willy decide publicar su serie de novelas tituladas “Claudine”, pero bajo su nombre. Por un tiempo a Colette no le importó, siguió las órdenes de su mentor y se divirtió con el engaño social. Sin embargo, cuando la  propia libertad que le permitía vivir su marido le fue abriendo espacios para  descubrir y vivir su verdadera identidad, quiso más.

Sus coqueteos con mujeres y especialmente su relación con la aristócrata Mathilde de Morny (Denise Gough) la hacen reclamar la autoría de sus creaciones y, como Willy no se lo permite, deja de escribir, se separa y se une a una compañía de vaudeville. De ahí en más, su trasgresión y provocación social serán su identidad.

Su primera y gran performance fue precisamente con Madame de Morny, que solía vestir de hombre, con quien protagonizó una obra teatral escrita por la propia Colette en el Moulin Rouge besándose en público. La escena provocó protestas en el público y ¡el prefecto de policía de París clausuró todas las funciones!

Colette es un capítulo más de tantas historias de mujeres explotadas intelectualmente por el marido, genios que no eran tales… quizás de ahí viene el dicho “detrás de un gran hombre…” Recientemente comentamos la película The Wife con Glenn Close protagonizando a la esposa de un Nobel de Literatura a quien por años le escribió los libros en secreto, ¿recuerdan? Colette fue una más y trascendió como una novelista, periodista, guionista, y artista de revistas y cabaret. Adquirió celebridad internacional por su novela Gigi, de 1944 (llevada al cine por Vincent Minnelli en 1958) y por ser postulada al premio Nobel en 1948.

Nominada a mejor guión en los Film Independent Spirit Awards y Keira Knightkey mencionada entre las eventuales candidatas a un Oscar, avalan su buena crítica. Un goce estético por su ambientación, paisajes y vestuarios. 112 min. En cines arte Hoyts. Para mayores de 12 años.

Vea el trailer aquí.

También te puede interesar: