Crítica de Cine es presentado por:
Publicado el 30 de abril, 2020

“Blanca como la nieve”: Cuando no resulta morder la manzana…

Periodista Virginia Araya

Esta película es una re interpretación que desafía el mito del cuento infantil de Blancanieves y los siete enanos con creativos giros, aunque lo esencial está: una madrastra celosa de su hijastra, a quien trata, trata y trata de matar, mucho más allá de morder la manzana envenenada. Hay bosque, cabaña, cazador, varios espejos, una pseudo bruja, una chica inocente de piel pálida y, a falta de enanos, siete príncipes pretendientes.

Virginia Araya Periodista

Dentro de la variada oferta de panoramas y entretención “en casa” de esta pandemia, las distribuidoras de películas no se han quedado atrás. Los cines permanecen cerrados, pero eso no significa no tener opciones para ver cintas diferentes a las parrillas de las tradicionales plataformas de streaming. Es el caso de esta bucólica comedia negra francesa (ni tan comedia en realidad) “Blanca como la Nieve”, que BF DISTRIBUTION pondrá a disposición del público desde el 13 de mayo en Itunes y Google Play.

Claro que sí. Es una re interpretación que desafía el mito del cuento infantil de “Blancanieves y….” con creativos giros, aunque lo esencial está: una madrastra (Maud, Isabelle Huppert) celosa de su hijastra (Claire, Lou de Laâge) a quien trata, trata y trata de matar, mucho más allá de morder la manzana envenenada. Hay bosque, cabaña, cazador, varios espejos, una pseudo bruja, una chica inocente de piel pálida y, a falta de enanos, siete príncipes pretendientes.

Dirigida por Anne Fontaine, además guionista y actriz franco-luxemburguesa, de quien hemos disfrutado cintas como “Coco antes de Chanel” o la impactante y premiada “Las Inocentes” (esta última también protagonizada por Lou de Laâge), acentúa también el feminismo en este relato, con dos mujeres protagónicas que deciden sus vidas libremente y no se enmarcan en cánones pre establecidos.

La historia está contada en 3 capítulos y el primero nos habla de Claire: una chica muy bonita, que trabaja en un hotel chic parisino que perteneció a su padre y que hoy dirige su madrastra Maud. Se llevan bien. pero con distancia. Tiene una vida muy solitaria, silenciosa, retraída. Su único escape es su trote diario y un día, mientras corre, es secuestrada. El auto conducido por una  mujer, que la lleva prisionera en la maletera, circula por un camino angosto hacia la montaña, con mucha neblina, hasta que se adentra en un bosque y choca. Claire logra escapar, es atrapada nuevamente, pero un disparo equivocado la salva. El cazador, en vez de matar un jabalí, acaba con la vida de la secuestradora. Claire se despierta al día siguiente en una cabaña de piedra gigante, rodeada por unos gemelos (Pierre y François) y un cellista (Vincent), con los que ya tenemos los primeros tres enanos/príncipes.

Aquí comienza la nueva vida de Claire, el desconcierto y miedo del principio cambian cuando se empieza a sentir cómoda y en libertad para que florezca su erotismo, sin miramientos del quién, dónde y cómo. El pueblo es pequeño, alberga el famoso santuario de la Virgen de La Salette que atrae turistas, y sus días transcurren en paz y sencillez. Claire va conociendo y encantando con su hipnótica belleza al veterinario, al dueño de la librería y su hijo, y al cura, con los que completamos los siete enanos/príncipes.

Cada uno de ellos se convierte en su cuidador en cierta forma, con algunos vive una pasión desenfrenada e inconsciente y con otros, como Vincent el músico, vuelve a retomar el violín que había abandonado a los 13 años luego de un accidente en auto: “Borré todo con una goma gigante –dice-, ahora soy una página en blanco”.

Capítulo 2, Maud. Aquí conocemos un poco más a la madrastra, su frialdad, su recta compostura, estilo Greta Garbo, inseparable de su cigarrillo electrónico. Descubre que su pareja está enamorado de su hijastra y, aconsejada por su singular  terapeuta, accede a que la elimine. Cuando se entera de que no resultó, decide ir en persona a hacerse cargo y parte en su descapotable, enfundada en un foulard y guantes rojos, al pueblito en la montaña.

En el capítulo 3, titulado Blanca Nieves, Maud ya está instalada en el hotel del santuario y va conociendo a los personajes que rodean a Claire, a la vez que se va dando cuenta de lo distinta, sonriente y feliz que se ha puesto. “La montaña activa la sangre”,  le dice el sacerdote. Percibe también el enamoramiento de todos por ella y exacerba su odio. Aquí entonces se suceden  los intentos por deshacerse de su hijastra y, por cierto, uno de ellos será la manzana envenenada.

Para mayores que se atrevan a un picnic erótico. 112 Minutos.

Vea el trailer aquí.

Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete