La Convención Constitucional finalmente aprobó su reglamento y, aunque se respetó el quórum de 2/3 acordado el 15 de noviembre de 2019, la incorporación de plebiscitos dirimentes para casos en que no se logre esa mayoría dejó la sensación de que el deber se cumplió a medias o con “letra chica”.