Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 01 de mayo, 2020

Patricio Navia: La vida, la economía y el proceso constituyente

Sociólogo, cientista político, académico UDP Patricio Navia

Al relacionar el proceso constituyente con la economía, el Presidente Piñera pudo equivocar la forma, pero apuntó en el fondo. Si la crisis económica nos golpea tan fuerte como hoy anticipan los expertos, será imposible que el proceso constituyente produzca los resultados que la gente espera en materia de pensiones, salud y otros servicios públicos.

Patricio Navia Sociólogo, cientista político, académico UDP
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

La falsa disyuntiva entre economía y vida ha llevado a muchos a rasgar vestiduras cada vez que alguna autoridad hace referencias a la imperiosa necesidad de proteger la economía y evitar el desempleo. Si bien debiera ser fácil entender que la protección de la vida pasa por la protección de la economía, hay quienes insisten en separar ambos valores y en ordenarlos según su importancia absoluta. Esas personas debieran también ser consecuentes y pensar que, si la vida está por sobre todo, la mejor forma de protegerla es votando Rechazo en el plebiscito de octubre.  

En las últimas semanas, mucha gente razonable ha repetido la equivocada afirmación que la vida es más importante que la economía. Si bien todos valoramos la vida más que muchas otros bienes o valores —especialmente cuando se trata de las vidas que más nos importan—, es un error suponer que se le puede separar de la economía. Después de todo, para sustentar la vida humana en las sociedades modernas se requiere de una economía saludable y desarrollada. Cuando la economía no funciona, la gente sufre. Cuando hay crisis económica, aumenta la pobreza, la mortalidad infantil, la desnutrición y el hambre. Cuando escasea el desarrollo económico, disminuye la esperanza de vida. Es evidente que aquellos que quieren proteger la vida por sobre todo debieran poner algo de atención a la economía. No hay mejor forma de proteger la vida de las personas que en sociedades desarrolladas con suficientes recursos para ir en ayuda de los enfermos.

Los países con mayores niveles de desarrollo tienen más recursos para combatir, por ejemplo, el coronavirus. Si en Chile la discusión en las semanas recientes ha sido sobre qué tantos respiradores mecánicos ha logrado comprar el país para asistir a los enfermos más graves de coronavirus, en países menos desarrollados económicamente que el nuestro, el debate es sobre la falta de recursos para poder comprar más respiradores. El desarrollo económico hace que se salven más vidas. Por eso es imposible hacer competir como prioridades la protección de la vida con la protección de la economía. Los dos conceptos son inseparables en las sociedades modernas.

Pero aprovechando que las declaraciones populistas para la galería se apuran a hacer la distinción, sugiero que llevemos esa misma asignación de prioridades para comparar la importancia de la economía y el proceso constituyente. Después de que el Presidente Sebastián Piñera hiciera una declaración sugiriendo que si la situación económica era especialmente mala, tal vez habría que considerar reprogramar el plebiscito sobre el proceso constituyente de octubre para una nueva fecha, muchos salieron a criticarlo. Aunque la declaración del Presidente resultó inoportuna, la crítica a Piñera refleja el mismo error de querer pensar que la economía y el proceso constituyente pueden entenderse como cuestiones autónomas.

Pero el proceso constituyente —o al menos las razones, asociadas a la expansión de derechos, que dan los chilenos para apoyarlo— está directamente vinculado a la economía. Cuando esa mayoría que aparece en las encuestas a favor del proceso constituyente da sus razones para querer una nueva constitución, abundan las razones económicas, como tener mejores pensiones o mejor acceso a la salud. Si bien una elite intelectual aparece preocupada del tribunal constitucional o de las reglas del juego, la mayoría de los chilenos quiere proceso constituyente porque, en el fondo, quiere una mejor economía.

Por eso, al relacionar el proceso constituyente con la economía, el presidente Piñera pudo equivocar la forma, pero apuntó en el fondo. Si la crisis económica nos golpea tan fuerte como hoy anticipan los expertos, será imposible que el proceso constituyente produzca los resultados que la gente espera en materia de pensiones, salud y otros servicios públicos. Es más, la incertidumbre asociada con el proceso constituyente posiblemente ayudará a profundizar la crisis económica que se viene para el país. Porque nunca es buena idea derribar una casa para construir una nueva casa en medio de la tormenta, resulta inconveniente impulsar un proceso constituyente en plena crisis económica.

Es verdad que la solución no es reprogramar o cancelar el plebiscito de octubre. La solución más razonable y saludable es recordarle a la gente que, porque queremos proteger la vida de todos, necesitamos asegurarnos de tener una economía que funcione mejor y genere riqueza para poder distribuir entre todos. Impulsar un proceso constituyente en condiciones de crisis económica tendrá un costo alto en vidas.  Porque para proteger la vida es necesario tener una buena economía, y porque el proceso constituyente empeorará la crisis económica que se viene, los que enarbolan la bandera de la protección de la vida humana por sobre todo debieran reconsiderar su apoyo a un proceso constituyente en esta coyuntura—pero no pidiendo suspensión del plebiscito, sino que votando rechazo en el plebiscito de octubre.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior suscríbete, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

Suscríbete