Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 16 de mayo, 2019

Juan Carlos Said: Cultivo de tabaco, la nueva piedra de tope

Médico Internista, investigador asociado de Horizontal Juan Carlos Said

El proyecto de ley que restringe el acceso al tabaco a niños y adolescentes está congelado desde marzo del 2018 en la comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados. Los argumentos son que en Chile se planta tabaco y que una ley así perjudicaría la economía y el empleo, lo cual es falso.

Juan Carlos Said Médico Internista, investigador asociado de Horizontal
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En 1854 una epidemia de cólera mataba a miles de personas en la ciudad de Londres. El médico inglés John Snow (el verdadero, y no el personaje de Game of Thrones), al analizar el lugar donde morían las personas, descubrió que la fuente de la infección era una bomba de agua, probablemente contaminada con deposiciones de pacientes enfermos, situada en el barrio Soho. Todos quienes tomaban ahí, se enfermaban y morían. Viendo esto, pidió al consejo municipal que la bomba de agua fuera cerrada. La medida fue resistida por las autoridades. Ante la oposición de éstas, cuenta la historia que él mismo desarmó la bomba, salvando miles de vidas.

¿Cuál es la epidemia que está matando a más chilenos hoy en día? Después de la obesidad, sin duda el tabaquismo. Somos el país con la mayor tasa de fumadores de Latinoamérica (uno de cada tres chilenos fuma). A través de 15 distintos tipos de cáncer y enfermedades cerebro y cardiovasculares, el tabaco mata 45 chilenos todos los días, 16.000 al año.

¿Por dónde se expande esta enfermedad en la sociedad? A través del acceso de menores a tabaco. La evidencia muestra que la mayoría de los fumadores comienza a hacerlo en la adolescencia y que si el acceso a tabaco es restringido a esta edad, es menos probable que fumen de adultos.

Existe un proyecto de ley que sería el equivalente a desarmar la famosa “bomba de agua” que enfermaba a todos en Londres. Éste propone restringir el acceso al tabaco a niños y adolescentes, prohibiendo su venta con vista público (todas deberían ser bajo el mesón), las máquinas automáticas expendedoras y fumar en parques. Establece además cajetillas genéricas (de un solo color, haciéndolas menos atractivas para jóvenes). Estas medidas son efectivas y en países como el Reino Unido o Australia han permitido bajar el tabaquismo a cifras cercanas al 15% (menos de la mitad que en Chile).

¿Quién está frenando esta ley que podría salvar a miles de chilenos? La comisión de Agricultura de la Cámara de Diputados. Así es. El proyecto que establece estas medidas está congelado ahí desde marzo del 2018. Los argumentos son que en Chile se planta tabaco y que una ley así perjudicaría la economía y el empleo, lo cual es falso.

El tabaquismo genera un costo directo anual que supera el billón de pesos y equivale al 0,8% de todo el Producto Interno Bruto (PIB) del país y al 11,5% del monto que Chile gasta en salud anualmente. La recaudación impositiva por la venta de cigarrillos, en tanto, no supera el 75% de los gastos que ocasiona (Minsal, 2015).

El aporte del cultivo de tabaco a la economía es mínimo. En la séptima región, la mayor productora de tabaco, 739 predios se dedican al cultivo de esta planta, lo que equivale al 0.2 % del total nacional de todas las plantaciones de diferentes productos en el país. Más aún, 80% de las explotaciones tabacaleras ya plantan otros cultivos y sería posible reconvertirlas.

En términos de empleo, el cultivo de tabaco genera poco más de 1.000 puestos de trabajo, equivalente al número de personas que el tabaco mata en un mes. Por lo demás, dado que British American Tobacco es casi un monopolio en Chile, aún cuando sus ventas de cigarrillos bajen, éstas seguirán siendo lo suficientemente importantes como para mantener dichas plantaciones y empleos.

En el siglo XIX, las epidemias eran infecciones. Hoy en día las epidemias se llaman enfermedades no transmisibles, como el tabaquismo. El Presidente Piñera ya aprobó la más importante legislación antitabaco de nuestra historia: la que prohibió fumar en lugares públicos. Hoy en día, tiene la oportunidad única de aprobar una legislación, que sin ningún desembolso para el Estado, reducirá gastos en salud, salvará la vida de muchos chilenos y hará que más niños crezcan en un ambiente libre de humo. Ojalá entonces el lobby de unos pocos no siga haciendo “humo” la salud de muchos.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: