Columnas de opinión es presentado por:
Publicado el 04 de mayo, 2020

Andrés Allamand: Chile lo hacemos entre todos

Ninguna vida tiene más valor que otra, ninguna vida  es intercambiable. La tercera edad tiene un rol fundamental en nuestra sociedad y es el de ser nuestra memoria. Abraham Santibáñez y todos los que adhirieron a  su carta son precisamente quienes tienen que ayudarnos a mirar desde lo alto de la montaña para que podamos tener una vista más amplia y serena.

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

El Covid-19, que ha puesto en jaque los recursos sanitarios del mundo entero, ha sacado a relucir lo mejor de nosotros. Ante una posible carencia de respiradores artificiales, Abraham Santibáñez -Premio Nacional de Periodismo- y otros chilenos considerados dentro del “grupo de riesgo”, han decidido renunciar a ser conectados si con ello pueden salvar otra vida. Es el mayor regalo que una persona puede ofrecer: intercambiar su propia vida por la de otro, facilitando además la decisión del personal médico al momento de enfrentar el terrible dilema ético de escoger quien ha de vivir.

Aunque el gesto es la expresión máxima del altruismo y merece todo nuestro agradecimiento, como sociedad debemos decirles fuerte y claro: no, gracias. Chile lo hacemos entre todos. Niños y adultos mayores, mujeres y hombres, estudiantes y trabajadores. Ninguna vida tiene más valor que otra, ninguna vida  es intercambiable.

La tercera edad tiene un rol fundamental en nuestra sociedad y es el de ser nuestra memoria. Abraham Santibáñez y todos los que adhirieron a  su carta son precisamente quienes tienen que ayudarnos a mirar desde lo alto de la montaña para que podamos tener una vista más amplia y serena.

Abandonar a nuestros ancianos, cuando más nos necesitan, no es una alternativa. No bastará hacer lo mejor posible, tendremos que hacer todo lo que haga falta para que ningún chileno quede atrás. Cuando la vacuna esté lista y la pandemia haya terminado (porque esto terminará) tendremos que ser capaces de mirarnos al espejo y sentirnos satisfechos de nuestras propias decisiones. Así que: no, gracias.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar: