COLUMNAS DE OPINIÓN

Marcelo Zirotti

El mínimo sentido común dice que fueron más de tres los que cometieron el crimen de los Luchsinger Mackay, el cual necesitó de organización, logística y de un buen número de encubridores, y de varios ideólogos también. Es obvio que las presiones internacionales hicieron lo suyo, mostrando a los imputados como pobres víctimas de un Estado racista que aplica una ley poco menos que contraria al derecho internacional.

Seguir leyendo
Cerrar mensaje

APOYA AL LÍBERO

A diferencia de muchos medios de comunicación en EL LÍBERO hemos mantenido nuestra web y noticias sin costos para todos. Creemos que hoy, más que nunca, es necesario que la mirada de EL LÍBERO llegue a más personas y cubra más contenido.

Si quieres ayudarnos a lo anterior hazte miembro, hoy mismo, a la Red Líbero, por 1 U.F. mensual (o 0,5 U.F. para los menores de 40 años) con lo que estarás realizando un aporte fundamental para que podemos ampliar nuestra labor.

HAZTE MIEMBRO