COLUMNAS DE OPINIÓN

Eleonora Urrutia

Abogada

Hay quienes confunden la libertad de protestar con la impunidad para destruir propiedades ajenas y atacar físicamente a otras personas o a las mismas autoridades; así, cuando éstas les aplican sanciones gritan que se violaron sus derechos humanos. Pero no existe un derecho humano a agredir en la calle, aunque sí a manifestarse pacíficamente y respetando al que piensa distinto.

Seguir leyendo