Libre Expresión

Escribe una carta al director

Enviar

La luz de la coherencia

Publicado el 11 de marzo, 2019

Señor Director:

El pasado 8 de marzo, la coordinadora feminista 8M convocó a una huelga frente a lo que consideran una violencia impuesta por el “patriarcado” a las mujeres en todos los ámbitos de la interacción social.

Al leer con un poco de detención las propuestas entregadas por la coordinadora como insumo ideológico para esta huelga, llama la atención la multiplicidad de temáticas abordadas además de las de género. Algunas de estas son: trabajo y vivienda digna, migración, DDHH, arte y cultura, anticapitalismo, mapuche, entre otras. Genera un profundo impacto la inconexión existente entre muchas de las propuestas, algo propio de los movimientos políticos de corte marxista de la actualidad, pero que destaca mucho al ser algo supuestamente elaborado por mujeres pertenecientes a un movimiento ciudadano transversal. También da la idea de tener soluciones para cada ámbito o problemática de la sociedad, incluso se inventan estas problemáticas de ser necesario creando enemigos imaginarios como el patriarcado.

El único hilo conductor detrás del movimiento feminista es la lógica del opresor/oprimido que lleva a proponer muchas veces cosas incompatibles entre sí, producto de la inconexión o falta de coherencia ideológica entre las propuestas. Se destaca la búsqueda de amplios derechos sociales combinado con políticas económicas antiliberales conducentes a que aquello sea imposible de financiar. Así también plantean la búsqueda de libertad, en el sentido de que nadie se debe entrometer en sus decisiones y sus cuerpos a la vez que sí piden al Estado que se involucre (y tome partido por su causa) en casi todos los aspectos de la vida.

Frente a esta situación, el liberalismo tiene una oportunidad única de diferenciarse de esto poniendo una luz de coherencia en su discurso. Nuestras propuestas sí tienen un hilo conductor, asunto que al marxismo se ve extraviado hace tiempo. Los liberales creemos en el respeto irrestricto por el proyecto de vida ajeno y la consideración de dignidad inherente a todo ser humano, sin distinción de ningún tipo. Debemos defender una libertad integral como único camino de consistencia posible.

Solo una propuesta política que siga esta línea tiene la oportunidad de iluminar el camino, hacer frente a otra que solo está unida por el odio y el resentimiento para, de esta manera, triunfar.

 

 

 

 

 

 

 

De: Diego Seemann, Director Nacional para Chile de Estudiantes por la Libertad
Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más