Libre Expresión

Escribe una carta al director

Enviar

Extrañamos al Sebastián Piñera empresario

Publicado el 10 de enero, 2019

Señor Director:

Comienza un nuevo año y es inevitable hacer un balance del rol que ha tenido Sebastián Piñera como Presidente de Chile. El Mandatario, con su llamado a “los tiempos mejores”, ha estado -sin dudas- actuando a partir del concepto de la percepción. Si bien ha sido más acogido que el ejercicio desde la memoria de Michelle Bachelet –por su experiencia y aprendizaje del socialismo de la Alemania oriental-, es tiempo de que comience a actuar en y a partir de la realidad.

Tanto en su primer como segundo periodo, Piñera ha tenido apartado su lado empresario, que justamente es su vínculo más concreto con la realidad. Y es por ello que estamos frente a un problema de metas y expectativas, su aprobación no está en sus mejores niveles, lo que incluso empeoró hacia fines del 2018 con el caso Catrillanca. De hecho, es de conocimiento de todos que la confianza de los consumidores volvió a bajar, igualando los niveles previos a la elección del mandatario. De acuerdo al índice de Percepción de la Economía (IPEC), de GfK Adimark, llegó a 44,6 puntos en diciembre.

Es evidente, es el momento de dar el paso. ¿Pero qué significa actuar a partir de la realidad? Primero, aprovechar lo concreto. Hay inversión extranjera, una cierta reactivación de la minería y una diferenciación de Chile respecto a los otros países de la región.

Asimismo, hay que asumir la pérdida aceptable del ministro de Hacienda, Felipe Larraín. Necesitamos a alguien pragmático total, un economista con una visión distinta y más calle. ¿Qué pasaría si pensamos en Felipe Kast?

En tercer lugar, sería beneficioso que el Gobierno construyera un mosaico aliado, es decir, contar con el apoyo de gente de todos los partidos, establecer puntos comunes de trabajo para trabajar en un verdadero equipo, tanto externo como interno. Y es probable que Piñera no tenga gran problema en hacerlo, como no es de derecha tiene un panorama más amplio, el obstáculo está más bien en su propio bando, que claramente tiene un rechazo a la apertura de miradas.

A lo anterior le sigue el manejo de la contingencia. La cabeza de Chile debiese ser capaz de aprovechar cada una de éstas como una oportunidad, no es un secreto que las crisis abren puertas. El secreto está en escoger la correcta.

Finalmente, e igual de importante que cada uno de estas propuestas, es la cocreación. Es necesario que el Gobierno pase de la predicción en su actuar al control, armarse de un equipo de hombres y mujeres de alto rendimiento que se metan al sistema y traten de articular los elementos clave. Esto es poner más o menos fichas en los diferentes eslabones dependiendo las prioridades, por ejemplo, en el sistema de transporte y puertos. No olvidar tampoco los sectores de minería y forestal.

En definitiva y paradójicamente, echamos de menos a un Piñera empresario, a un Piñera más pragmático.

 

De: Gonzalo Jimenez, doctor en Governance de la U. de Liverpool y profesor de Ingeniería PUC & del Centro de Gobierno Corporativo UC
Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más