Publicado el 11 de julio, 2020

Weichan Auka Mapu, la otra organización que se atribuye violentos atentados en el sur

Autor:

Emily Avendaño

Opera en la macrozona sur del país desde el año 2013 como una versión “más radical” que la CAM. Publicaron un comunicado en el que se atribuyen 27 ataques desde enero de 2018 hasta junio de 2020. Siete de estos atentados ocurrieron a partir de este marzo, fecha desde que el país se encuentra en Estado de Catástrofe por la crisis sanitaria causada por el coronavirus. Han protagonizado quemas de iglesias, maquinarias y camiones. El viernes atacaron una cooperativa agrícola mapuche.

Autor:

Emily Avendaño

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

En su carta de presentación el grupo Weichan Auka Mapu, que se traduce Lucha del Territorio Rebelde, se atribuyó 38 atentados cometidos en La Araucanía y el Biobío contra templos religiosos, maquinaria e infraestructura agrícola, desde el 27 de diciembre de 2013 hasta el 11 de abril de 2016. Este mes reaparecieron. En un nuevo comunicado reconocen estar detrás de 27 ataques desde enero de 2018 hasta junio de 2020. 

Para esta organización, una de las cuatro que opera en la macrozona sur y defienden violentamente la llamada “causa mapuche”, sus acciones califican como “sabotajes”. Sus panfletos se asemejan a los de la Coordinadora Arauco-Malleco, dirigida por Héctor Llaitul, pero se trata de un grupo descolgado. Desde la región explican que si bien tienen el apoyo de la CAM, actúan de forma independiente. 

En el comunicado fechado el 1 de julio se definen: “Somos una orgánica clandestina independiente, que se ha forjado de acuerdo a las necesidades de los lof que se nos suman y nuestro actuar autónomo no nos cataloga como un órgano de resistencia territorial (ORT) dependiente de otra orgánica”. Las ORT son las organizaciones a través de las cuales la CAM realiza sus atentados. 

Las reseñas de los diarios aparecidos sobre este grupo en 2017 los describen como “una versión más radical”, que igualmente reivindica la lucha armada y la autodefensa. Se trata de un grupo escindido de la coordinadora. Explica La Tercera que en 2012 una treintena de presos de origen mapuche protagonizaron una huelga de hambre, encabezados por Llaitul. Luego de 76 días depusieron la protesta tras haber logrado algunas de sus demandas, lo que incluía que se retiraran las querellas por Ley Antiterrorista que el Ejecutivo había presentado en su contra. Dice el diario que para un grupo de mapuche, “en su mayoría recluidos en la cárcel de Temuco, la forma de negociar de Llaitul habría sido demasiado ‘winka’ (no indígena), por lo que levantaron la figura de otro miembro de la cúpula como un nuevo referente paralelo. De esta forma, una orgánica distinta empezó a operar en La Araucanía”.


Tienen como símbolo un kultrún, una lanza y una escopeta cruzadas entre sí, que explican como “la base espiritual de la existencia como Pueblo-Nación”, “la lucha de la resistencia ancestral”, y “la actual resistencia, rudimentaria pero digna”, respectivamente. 

Desde marzo de 2020 se atribuyen siete atentados, de los 73 que ocurrieron en la macrozona sur desde el inicio del Estado de Catástrofe hasta el 30 de junio, de acuerdo con el catastro que lleva la organización Mujeres por la Araucanía.

En la madrugada del viernes 10 de julio volvieron a actuar. Entre 10 y 12 personas entraron al Fundo San Aurelio, y quemaron 2 tractores y una casa deshabitada. En el lugar dejaron un lienzo con el símbolo de Weichan Auka Mapu, en el que además pedían la libertad de a quienes denominan «presos políticos mapuches» que se encuentran en huelga de hambre.

En la región cuestionaron que estos terrenos pertenecen a la Cooperativa Agrícola Mapuche El Natre, que los obtuvieron gracias a una compra de tierra que hizo la Conadi en noviembre de 2019. Esta comunidad ha sido además destacada por la gran productividad que logran en el cultivo de lechugas, betarragas, puerros, cilantro, espinaca y acelgas. Esa misma madrugada hubo un segundo atentado que consistió en la quema de un galpón y un elevador también en la comuna de Freire. El gobernador de la provincia de Cautín, Richard Caifal, advirtió que “al parecer habría un grado de vinculación entre esos dos hechos. El número de participantes se estima entre 10 a 12 personas. Se habrían utilizado armas de fuego y acelerantes”.

En la región cuestionan que el grupo está contra su propia comunidad. En el comunicado del 1 de julio solidarizan con los nueve comuneros mapuches en huelga de hambre en la cárcel de Angol y con el machi Celestino Córdova, quien ejerce una acción similar en la cárcel de Temuco. “Damos nuestro firme apoyo a las justas demandas que los peñi encarcelados llevan adelante por medio de una huelga de hambre que se extiende hace ya casi dos meses”, escribieron.

Una de estas personas en huelga de hambre es Freddy Marileo Marileo en prisión preventiva, imputado por el Ministerio Público como autor de los delitos consumados de homicidio simple de los hermanos Jorge Marimán Loncomilla y Matías Cariqueo Loncomilla, porte ilegal de arma de fuego y municiones y receptación. Ilícitos cometidos el 5 de febrero 2019. Se trata de los hijos del lonco José Cariqueo quien denunció que en la IX Región «existen grupos radicalizados que están tomando las cosas a través de las armas» y van contra quienes han cambiado su postura de la reivindicación territorial más violenta a una posición de diálogo de desarrollo económico.

Mientras que Córdova está condenado a 18 años de cárcel por el asesinato del matrimonio Luchsinger Mackay; y el resto está en prisión por demilitos comunes como homicidio frustrado, porte ilegal de arma de fuego y municiones, receptación de arma de fuego, robo con intimidación de vehículos, abigeato, uso de placas patentes adulteradas, entre otros. 

Marchas contra la violencia

Para los residentes de La Araucanía y la Provincia de Arauco en el Biobío, la situación es crítica. Lunes y martes de esta semana, las víctimas de la violencia rural protagonizaron manifestaciones. Primero, los trabajadores de la empresa contratista forestal Sefomec Limitada, que ha sufrido seis atentados en los últimos 20 meses, cortaron la Ruta 5 Sur, a la altura del viaducto del Malleco, en la comuna de Collipulli; y el martes hubo una marcha en esta comuna exigiendo seguridad y el cese de la impunidad.

Weichan Auka Map (WAM) sostiene que su “mayor orgullo” es tener la confianza y respeto del pueblo mapuche “para poder impulsar las recuperaciones de tierra y cuando sea necesario, la autodefensa”. Agregan: “Aclaramos que reivindicamos el sabotaje como el compromiso asumido por las zomo y wentru weichafe con el fin de expulsar las expresiones capitalistas, lo que no se terminará con la estrategia de tergiversación y desinformación que empaña la voluntad de un pueblo que desea liberarse de la colonización y la opresión. Invitamos a nuestra gente a no caer en este juego y ser más responsable y entender que las reducciones y comunidades y lof tomaron la decisión de empuñar las armas en defensa del territorio y la reconstrucción nacional al punto que sea necesario”.

Además, rechazan la “militarización”, luego de la decisión de los ministro del Interior, Gonzalo Blumel, y de Defensa, Alberto Espina, de hacer un refuerzo policial en las regiones de Biobío y la Araucanía.

El tercer grupo que ha sido identificado en la IX Región, aunque en el último tiempo no se ha reivindicado más atentados se conoce como Alianza Territorial Mapuche (ATM), que tomó protagonismo durante las protestas por la construcción del Aeropuerto Internacional La Araucanía, ocurridas entre 2009 y 2010. Según una investigación publicada por Ciper, Camilo Catrillanca, muerto por el disparo de un carabinero en 2018 “era un importante dirigente” de esta organización. El otro grupo es la Resistencia Mapuche Malleco (RMM). Estas dos últimas agrupaciones son de Temucuicui que está dividida en dos: Temucuicui Tradicional -de donde es la familia Catrillanca y centro de operaciones de la ATM- y Temucuicui Autónoma, sede de RMM. 

Cuando Weichan Auka Mapu se oficializó en 2016 escribieron: “De esta manera es que nos damos a conocer como una expresión más de la lucha de resistencia en nuestro Wallmapu, no desconociendo el avance cualitativo y cuantitativo que ha tenido la lucha de nuestro pueblo a partir de la década de los 90, donde distintas organizaciones han aportado a la maduración y agudización de nuestra lucha, el consejo de todas las tierras en su momento y sustancialmente la CAM con su política de confrontación”.

Weichan Auka Mapu se dio a conocer por sus ataques a templos religiosos. En ese primer comunicado acusan a la Iglesia de tener “un destacado papel, incluso militar, actuando como vanguardia en el desalojo y ocupación del Wallmapu”.

“Nuestro accionar de sabotaje está dirigido únicamente hacia templos católicos (templos ubicados en territorio mapuche, exceptuando las encontradas en ciudades), hasta la debida pronunciación de la clase episcopal”.

Para septiembre de 2017 había 28 templos católicos y evangélicos destruidos en un plazo de 21 meses en La Araucanía, en las comunas de Ercilla y Victoria (16 de los templos eran católicos y 12 evangélicos). 

Además, esta organización se atribuyó el incendio más grande que hasta el año 2017 había afectado la región de Los Ríos con la quema de 29 camiones forestales en el kilómetro 2 de la ruta que une Valdivia y San José de la Mariquina.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete