Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 26 de julio, 2019

Subsecretaria de Previsión Social: «Es importante avanzar en solidaridad, pero sin desincentivar que las personas ahorren»

Autor:

Bastián Garcés

María José Zaldívar detalla aspectos de la tramitación de la reforma previsional. «Como Ejecutivo, estamos en la línea que con los seguros sociales se hace solidaridad», dice. Y precisa que no se caerá en «la lógica del reparto». «El componente más importante para poder tener una buena pensión es tener un mayor ahorro», subraya.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Tras casi 10 meses desde que el gobierno ingresara el proyecto de reforma previsional al Congreso, la semana pasada logró sortear una de sus primeras etapas al ser aprobada en la comisión de Trabajo de la Cámara de Diputados, con votos de la DC y el PS. Una tramitación que ha estado marcada por las fricciones entre los diputados de oposición y el Ejecutivo, y en donde las partes han debido ceder para llegar a acuerdos. Pero aún queda camino por andar.

En conversación con  El Líbero, la subsecretaria de Previsión Social, María José Zaldívar, analiza aspectos del texto legal y afirma que «el proyecto que pasa a la comisión de Hacienda mantiene los ejes principales que para nosotros eran fundamentales». Además se refiere a las críticas de un sector de la oposición al «ente» -Consejo Administrador de Seguros Sociales- que estará a cargo del 4% de cotización adicional. «Había un artículo transitorio que decía que si al cabo de 5 años, este ente quería gestionar los fondos se iba a poder hacer, pero eso fue votado en contra por la oposición, lo cual es medio contradictorio».

-Fueron semanas maratónicas en el Congreso para avanzar con la reforma. ¿Qué evaluación hace del proyecto que finalmente salió de la comisión de Trabajo y que pasa ahora a Hacienda?

-Estamos conformes con el trabajo legislativo que se logró hacer durante los 9 meses de tramitación en la comisión de Trabajo, porque el proyecto que pasa a la comisión de Hacienda mantiene los ejes principales que para nosotros eran fundamentales, como fortalecer el Pilar Solidario. Nos habría gustado que algunas cosas ya hubiesen quedado zanjadas -y que para nosotros son relevantes- como entregarle una solución en el corto plazo a las personas más vulnerables. Y también lo relacionado con la clase media como el seguro de dependencia y el aumento en la taza de cotización. Los puntos medulares del proyecto, que son mejorar las pensiones tanto de los actuales y futuros pensionados, están recogidos en gran medida y no han sufrido mayores cambios.

-Si bien se mantiene el 4% de cotización adicional, la oposición ha insistido en que debería haber un porcentaje extra que se destine a solidaridad con un énfasis  que iría hacia el reparto. ¿Cuál es la complejidad de esta fórmula?

-Creemos que se puede avanzar en la figura de los seguros solidarios, que es solidaridad a través de cotizaciones previsionales, pero que no caer en la lógica del reparto, sino que en la de asegurar una determinada contingencia y de esa manera mejorar el monto de las pensiones para quienes realmente lo requieran, habiendo todos contribuido a este sistema. Nosotros tenemos la lógica del Seguro de Longevidad dentro del Pilar Solidario y el Seguro de Dependencia para todos los adultos mayores que caigan en una situación de dependencia severa. Estamos abiertos a explorar otros seguros solidarios que puedan entregar beneficios a otros grupos de la población que ahora no se están viendo beneficiados. Pero la lógica de la solidaridad está bien rescatada en el proyecto, en el sentido que con rentas generales de la nación se hace solidaridad para las personas que son más vulnerables y para quienes pertenecen a la clase media que, habiendo cotizado una enorme cantidad de años, no lograron financiar pensiones superiores a un determinado monto.  Otra vía son los seguros sociales que, a través de contribución de cotización previsional, puedes mejorar las pensiones y de esa manera hacer solidaridad sin caer en la lógica del reparto.

Estamos abiertos a explorar otros seguros solidarios que puedan entregar beneficios a otros grupos de la población que ahora no se están viendo beneficiados».

-El asesor presidencial Augusto Iglesias calificó como «alto» el 4% de cotización adicional y afirmó que hay que «preocuparse del impacto en el mercado del trabajo». ¿Considera que hay que tener presente ese tema en la discusión?

-Es importante porque lo peor que nos puede pasar es que producto de aumentar la cotización para mejorar las futuras pensiones, produzcamos el efecto no deseado de que ese trabajador se quede sin trabajo. Por lo tanto, en vez de tener un 10 de ahorro tenga un 0. Es por eso que la gradualidad en el aumento de la tasa de cotización es tan relevante. Uno puede plantear un aumento en la tasa de cotización, pero siempre si está emparejado con la necesaria gradualidad para evitar efectos adversos.

-Uno de los aspectos de la reforma que se tendrá que seguir discutiendo en la comisión de Hacienda de la Cámara de Diputados, y luego en el Senado, es la forma en que aumentarán las pensiones de los jubilados, porque si bien La Moneda propuso realizarlo de forma gradual de acuerdo con la edad, la oposición ingresó una indicación para que sea de forma universal. ¿Cómo abordará este tema el gobierno?

-Uno de los pilares que tiene el proyecto es que es necesario reconocer y darle solución al problema de que a mayor edad hay mayor necesidad y menor capacidad para poder generar ingresos por otras fuentes. Por eso el concepto de poder distinguir y entregar un mayor aumento en las pensiones a mayor edad responde a este concepto. Si nosotros, considerando las restricciones fiscales que tenemos, dividiéramos los recursos entre todas las personas por igual el incremento de pensión sería parejo, pero beneficiaría solamente a los primeros dos tramos, entre 65 y 70 años, y muy marginalmente al que comprende los 70 y 75 años. Y todo el resto recibiría incrementos que serían inferiores a los que recibirían si tuviéramos la otra fórmula. Es posible, si se toma este principio, diseñar otro tipo de tramo que no sea cada cinco años.

Uno puede plantear un aumento en la tasa de cotización, pero siempre si está emparejada con la necesaria gradualidad para evitar efectos adversos».

-El economista Hernán Cheyre señaló a El Líbero que «aumentar el 4% para agregar un componente de solidaridad, es una línea roja que el gobierno no debe sobrepasar». ¿Está de acuerdo con este límite?

Es importante avanzar en la solidaridad, pero en una forma que no genere desincentivos para que las personas ahorren. El componente más importante para poder tener una buena pensión es tener un mayor ahorro. Cualquier elemento que le incorpores al sistema y que genere desincentivos al ahorro nos va a jugar en contra. Es por eso que, como Ejecutivo, estamos en la línea que con los seguros sociales se hace solidaridad, de tal manera que quienes realmente lo necesitan son los que se vean beneficiados por ello.

-Si bien se logró apoyo de parte de la oposición para crear el Consejo de Administrador de los Seguros Sociales, otro sector lo sigue criticando diciendo que es «de papel». ¿Cómo toma esos cuestionamientos?

-El proyecto de ley establece que este nuevo consejo va a cumplir con dos roles que van a ser fundamentales. Por una parte, la administración y gestión de los seguros sociales, y por otro lado la administración de este 4% que lo va a hacer a través de licitaciones, porque necesitamos que estos recursos tengan la mayor rentabilidad posible y así asegurar una mejor pensión. En el informe financiero se establece cuál va a ser la estructura de esto porque se establecen funcionarios, gastos operacionales y no resulta una entidad débil o de papel como se dice, porque tendrá una estructura y un soporte para poder realizar todas estas actividades. Había un artículo transitorio que decía que si al cabo de 5 años, este ente quería gestionar los fondos se iba a poder hacer, pero eso fue votado en contra por la oposición, lo cual es medio contradictorio.

«No se puede hacer promesas sobre determinadas cosas que después no se pueden cumplir»

-Si bien la comisión de Trabajo de la Cámara Baja aprobó el proyecto, la oposición realizó varias indicaciones que el secretario de la instancia señaló que eran inconstitucionales. ¿Cómo afecta eso a la tramitación de la reforma?

-Lo importante es que las personas entiendan que tales indicaciones eran inconstitucionales porque la Constitución establece que es materia de iniciativa exclusiva del Presidente de la República todos aquellos temas que digan relación con seguridad social o costo fiscal. Estas son dos barreras que es importante tener presentes porque necesitamos un sistema de seguridad social que sea coherente, sostenible y que permita armonizarse con el resto del sistema. No se puede hacer promesas sobre determinadas cosas que después no se pueden cumplir. Estas indicaciones inconstitucionales fueron indicaciones que el Ejecutivo no respaldaba porque cuando había otras que estaban en la línea del proyecto las recogía y se presentaban. Hay una indicación textual de la diputada Gael Yeomans que se recoge y que tiene relación con el mejoramiento en el proceso de las comisiones médicas, lo mismo en materia de educación previsional. En estas materias, si bien la iniciativa es exclusiva del Presidente, hay espacio para avanzar, pero no por la vía de aprobar indicaciones inconstitucionales solo porque se tiene una mayoría circunstancial, porque se pone en riesgo la estabilidad del sistema.

Estamos absolutamente a disposición de los parlamentarios durante la tramitación para poder resolver todas las dudas, tanto con reuniones durante la sesión como fuera de la sesión, entregar toda la información, pero creemos que es necesario hacer todos los esfuerzos para cumplir este objetivo».

-Usted ha comentado que han sido 9 meses de gestiones en la comisión de Trabajo, pero el gobierno tiene como meta despachar el proyecto en octubre. Quedan tres meses para esa fecha y aún falta la discusión del texto en la comisión de Hacienda de la Cámara Baja y en el Senado. ¿Cómo se agilizará la tramitación?

-Estamos trabajando para poder cumplir con la meta que es que se puedan pagar los beneficios a partir del 1 de enero. Eso implica que estamos absolutamente a disposición de los parlamentarios durante la tramitación para poder resolver todas las dudas, tanto con reuniones durante la sesión como fuera de la sesión, entregar toda la información, pero creemos que es necesario hacer todos los esfuerzos para cumplir este objetivo. Además, que fue uno de los acuerdos que asumimos con la oposición.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: