Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 24 de septiembre, 2018

Senador Felipe Kast y Plan Araucanía: «No basta con las palabras, sino que lo relevante es que nos puedan juzgar por los hechos»

Autor:

Bastián Garcés

El representante de la IX Región en la Cámara Alta se muestra optimista con los anuncios que se realizarán hoy en la zona. «Es la primera vez que un Presidente pone a La Araucanía como una prioridad nacional», plantea. Y espera que en el Congreso se logren consensos. «El seguir teniendo una región postergada no da para más y, por lo mismo, se va a castigar mucho a aquellos parlamentarios que le den la espalda», asegura.

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Hoy el Presidente Sebastián Piñera dará a conocer las propuestas de la mesa de trabajo para el Acuerdo Nacional para La Paz en La Araucanía. La instancia comenzó a funcionar a finales de abril y han participado diferentes actores de la zona. «Es la primera vez que un Presidente pone a La Araucanía como una prioridad nacional, desde el retorno de la democracia, no simplemente como una prioridad regional», señala a «El Líbero» el senador de la IX Región, Felipe Kast (Evópoli).

Entre los puntos que abordaría las medidas planteadas por la comisión se encontraría el reconocimiento constitucional para el pueblo mapuche, sobre este tema el legislador indica que «va a tener algunos componentes políticos».

-¿Cómo evalúa el proceso para logar un Acuerdo Nacional para la paz en La Araucanía?

-Una de las cosas potentes que ha hecho el gobierno en materia de La Araucanía es que la ha manejado en distintas dimensiones y en forma complementaria. Por un lado, una dimensión que tiene relación con el proceso productivo, con la reconversión de una agricultura que ha estado bastante desmejorada a una zona frutícola de exportaciones. Otra mirada tiene que ver con poner en marcha procesos de infraestructura y caminos, que ha venido liderando con mucha fuerza el intendente Luis Mayol y, en paralelo, una mirada de diálogo con distintos líderes positivos de nuestros pueblos indígenas, que ha  liderado el director de la Conadi, Jorge Retamal, junto al ministro Alfredo Moreno.  Además, hay una tercera línea que tiene que ver con la seguridad, que ha liderado el ministro Andrés Chadwick. Todas las dimensiones son extremadamente importantes, se complementan entre ellas, porque sin paz no puede existir ni inversión ni desarrollo productivo. Por lo mismo, me parece necesario que esas líneas de acción se hayan trabajado de forma simultánea, aunque con distintos actores de forma tal que cada uno tenga el protagonismo que se merece.

-Desde los 90, diferentes gobiernos han anunciado planes para la región, pero no se han concretado del todo. ¿Cuál es la diferencia con lo que se planteará ahora?

-Hay una diferencia importante que tiene que ver con lo que se está haciendo particularmente en materia productiva, los recursos. Es la primera vez que un Presidente pone a La Araucanía como una prioridad nacional, desde el retorno de la democracia, no simplemente como una prioridad regional. No basta con las palabras, sino que lo relevante es que nos puedan juzgar por los hechos y por eso siempre he sido partidario de que más allá del anuncio que digamos con mucha humildad que vamos a seguir trabajando cada día para devolverles la paz y para poder recuperar el empleo y reducir la pobreza. Hoy día tenemos a uno de cada tres niños en La Araucanía que sufre de pobreza y por lo tanto que ojalá al final de nuestro gobierno sean los resultados los que hablen por sí mismos.

Es la primera vez que un Presidente pone a La Araucanía como una prioridad nacional, desde el retorno de la democracia, no simplemente como una prioridad regional».

-¿Qué debiese contener este acuerdo?

-Claramente los anuncios tienen mucha relación poner en concreción un plan concreto, medible, evaluable, con medidas y eso va a ser una diferencia importante. No simplemente decir que La Araucanía es una prioridad, sino que demostrar hechos y medidas cuantificables. Esto es lo mismo que hicimos con el Acuerdo de Infancia en donde enumeramos 94 medidas que están a la vista de todo Chile y lo pueden evaluar, en el caso de La Araucanía vamos a tener una serie de anuncios que son evaluables y que esperemos cuenten con el respaldo transversal del mundo político porque algunos de ellos requieren ser aprobados en el Congreso.

-¿Qué significa este acuerdo para la región?

-En el fondo, el desafío que tenemos es transformar a La Araucanía en una región de buenas noticias y tiene todo el potencial para lograrlo. Es una región maravillosa que desgraciadamente ha estado muy empobrecida justamente por la política, que ha sido incapaz de devolverle la paz y de generar las condiciones para que el desarrollo, la productividad, el empleo y la inversión puedan florecer. Así como la política ha sido responsable de que sea una región sin paz y sin empleo suficiente tiene que ser la política la que también le devuelva esa paz y capacidad de crecimiento.

«El seguir teniendo una región postergada no da para más y por lo mismo se va a castigar mucho a aquellos parlamentarios que le den la espalda»

-Usted fue ministro de Planificación, actual cartera de Desarrollo Social que encabeza Alfredo Moreno, ¿cuáles eran las necesidades de la zona cuando era jefe de Planificación?

-Probablemente los procesos de diálogo más profundos que hemos tenido fueron justamente en esa época, con las mesas de diálogo que se transformaron en su minuto en un tiempo importante de paz, que al final del gobierno se fue empeorando y que terminó con el caso Luchsinger-Mackay. Esta es una región donde claramente debiera ser la capital nacional del turismo pero producto de la incapacidad política de mantenerla en paz, muchas veces el turismo se ha visto perjudicado. Lo otro que se pide a gritos es levantar también a nuestros pueblos originarios que son uno de los tesoros más importantes que tiene La Araucanía y que muchas veces es estigmatizado por la violencia siendo que es un pueblo tremendamente pacífico. Otro de los elementos que tenemos que ordenar es el tema de las tierras, que ha sido muy mal manejado en el pasado que hay que corregir para hacerlas más productivas y por ahí necesitamos algunas modificaciones legales que son más importantes.

En la medida en que uno va potenciando los liderazgos positivos del pueblo mapuche y de distintas comunidades, aquellos que son más violentistas se van quedando con menos espacios para justificar su violencia y eso siempre ayuda».

-Algunos de estos temas tendrán que pasar por el Congreso, ¿cómo cree que será la discusión?

-He visto buena disposición de todos los sectores políticos. Me ha tocado conversar con los senadores Jaime Quintana y Francisco Huenchumilla, con los de Chile Vamos como Carmen Gloria Aravena y José García y, en general, hay muy buena disposición para poder sacar adelante a la región. El seguir teniendo una región postergada no da para más y por lo mismo se va a castigar mucho a aquellos parlamentarios que le den la espalda.

«Hay que trabajar con inteligencia y seguridad de forma simultánea, no basta simplemente con mayor diálogo»

-¿Cree que este acuerdo ayude a controlar la violencia en la zona?

-En la medida en que uno va potenciando los liderazgos positivos del pueblo mapuche y de distintas comunidades, aquellos que son más violentistas se van quedando con menos espacios para justificar su violencia y eso siempre ayuda. En paralelo hay que trabajar con inteligencia y seguridad de forma simultánea, no basta simplemente con mayor diálogo. Es necesario poder tener y mejorar los sistemas de seguridad, hay que acordarse que al Presidente Piñera le tocó cambiar el Alto Mando de Carabineros completo cuando asumió, luego del fracaso de la Operación Huracán y por lo mismo esa labor de inteligencia tiene que avanzar en paralelo.

Lo importante es que este reconocimiento constitucional va a tener algunos elementos interesantes en el diálogo político que estamos teniendo con el pueblo mapuche y va a tener algunos componentes políticos».

-Ha trascendido que podría haber un reconocimiento constitucional para los pueblos originarios, ¿qué implicancias tendría?

-Eso es algo que se ha venido anunciando hace mucho tiempo y esperamos poder concretar en nuestro gobierno, es parte de los anuncios del Presidente Piñera. Lo importante es que este reconocimiento constitucional va a tener algunos elementos interesantes en el diálogo político que estamos teniendo con el pueblo mapuche y va a tener algunos componentes políticos.

-En su momento se habló de un Ministerio de Pueblos Originarios, ¿cómo ve esta medida?

-No creo que sea algo fundamental dentro del desarrollo, no es un elemento que me guste demasiado, nunca me ha gustado mucho la creación de nuevos ministerios, pero si va dentro de un paquete de medidas, puede ser algo positivo si se diseña de buena manera, en que las funciones que se le atribuyan sean las correctas.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: