Publicado el 19 de junio, 2020

Santelices sobre la primera semana del ministro Paris: «Se perciben señales favorables de apertura y de una comunicación más cercana»

Autor:

Bastián Garcés

El ex ministro de Salud valora los cambios que ha realizado Enrique Paris tras asumir como jefe de la cartera. «Es fundamental en una pandemia considerar que el llegar de una manera más clara hacia la población es clave para que se puedan entender los mensajes que la autoridad tiene que transmitir», afirma Santelices. Y advierte: «Hay que trabajar sobre la base de la evidencia y alejar toda la intervención de la política porque acá estamos con un problema sanitario».

Autor:

Bastián Garcés

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA
Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Si bien hace un año Emilio Santelices dejó el ministerio de Salud, el ex titular de la cartera ha seguido vinculado al sector público. De hecho, fue uno de los asesores que ha trabajado en el Servicio de Salud Metropolitano Central desde los primeros días de la pandemia de Covid-19 para elaborar una estrategia de trazabilidad de los contagiados, trabajando en conjunto con la Seremi de Salud y los municipios para detectar a las personas contagiadas y sus contactos estrechos.

El ex ministro ha sido panelista habitual de diversos programas de televisión, en los cual ha buscado implantar la urgencia de trabajar con unidad en la materia. En conversación con El Líbero, Santelices aborda el cambio en el ministerio de Salud del fin de semana pasada, en el que Enrique Paris reemplazó a Jaime Mañalich como secretario de Estado.

A casi una semana de que el ex presidente del Colegio Médico asumiera como jefe de la cartera, Santelices valora la nueva estrategia comunicacional adoptada por Paris. «Esos cambios que pueden parecer como de forma son importantes, hoy día se requiere que exista un trabajo colaborativo que involucre a todos los actores, particularmente a los alcaldes, como también con nuevas vocerías que lleguen a distintas comunidades científicas», asegura el ex ministro, quien además apunta que tras el nombramiento se contactó con la nueva autoridad para ofrecerle su apoyo en el manejo de la pandemia que ya suma más 225 mil contagiados y 3.841 fallecidos.

-¿Cómo evalúa la gestión del doctor Enrique Paris a una semana de ser nombrado ministro de Salud?

-Es muy prematuro evaluar la gestión en tan breve plazo, lo que uno puede percibir son señales y yo creo que son favorables, de apertura y una comunicación más cercana.

-¿Cuáles son los desafíos que tendrá el ministro Paris en esta nueva etapa que se ha definido para enfrentar la pandemia?

-Lo primero es hacer un llamado a todos los actores sociales, políticos, gremios y colegios profesionales a seguir colaborando, aprovechar en el buen sentido este llamado que está haciendo la nueva autoridad para colaborar. Y las grandes líneas por las cuales hay que avanzar en esta epidemia se van a tener que profundizar más que tener que hacer grandes cambios. Profundizar muy fuerte el énfasis en la atención primaria, esto se juega y se va a seguir jugando en el control que tenemos que hacer en el testeo, bloqueo y en el aislamiento de las personas que no logran poderse aislar en sus casas y para eso hay que avanzar en los hoteles sanitarios que ha sido una medida muy aceptada, ahí está la gran batalla. Esto se va jugar en el barrio, con la atención primaria, con los municipios, manzana a manzana, viendo los cités, acudiendo a los sectores de confinamiento, ese es el gran trabajo de anular, que tenemos que hacer de infantería y abocarnos todos los chilenos, pero pasando por algo central que todos colaboremos, no es hora de disputas, recriminaciones y tenemos que ir corrigiendo en el camino, muchas cosas no van a salir bien, vamos viendo qué ocurre, pero sigamos trabajando porque de esto salimos juntos.

-¿Cómo ve el cambio en la estrategia comunicacional que ha tenido el ministro Paris?

Es fundamental en una pandemia considerar que el llegar de una manera más clara hacia la población es clave para que puedan entender los mensajes que la autoridad tiene que transmitir a objeto de que se cumplan sus indicaciones. Ese es el esfuerzo que yo entiendo que se está haciendo.

-En ese sentido, una de las primeras medidas que tomó el ministro fue cambiar la estructura de las vocerías que informan el balance diario de la pandemia, en la cual han participado alcaldes, especialistas, dirigentes del mundo gremial de la Salud.

-Esos cambios, que pueden parecer como de forma, son importantes. Hoy día se requiere que exista un trabajo colaborativo que involucre a todos los actores, particularmente a los alcaldes, como también con nuevas vocerías que lleguen a distintas comunidades científicas, de tal manera de poder lograr algo que hasta hoy día no hemos alcanzado, y es que por lo menos en la Región Metropolitana se reduzca la movilidad.

No es hora de disputas, recriminaciones y tenemos que ir corrigiendo en el camino, muchas cosas no van a salir bien, vamos viendo qué ocurre, pero sigamos trabajando porque de esto salimos juntos».

-El ministerio de Salud añadió una nueva categoría de casos contagiados, aquellos que no han sido notificados, ¿esta medida ayuda a transparentar las cifras de la pandemia?

Toda la data que se pueda exponer, transparentar y entregar, ya sea para análisis de los centros de estudios o directamente para la población, es favorable. En esto también hay que ser cuidadosos en acompañarla con una aplicación clara, porque muchas veces para la comunidad en su conjunto la sobreinformación genera confusión y eso hay que cuidarlo, pero el principio rector de transparentar toda la información en los tiempos modernos es indiscutible, por otro lado, tener mensajes muy claros, muy definidos.

-El ministro se ha reunido con organismos como Espacio Público y el Colegio Médico, ¿es una señal para lograr la unidad al momento de enfrentar la pandemia?

Siempre es importante que la autoridad tenga conversaciones con quienes están participando desde sus espacios a esta discusión, pero también a estas organizaciones hay que pedirles responsabilidad cuando generan propuestas porque, por ejemplo, en el tema de Espacio Público entiendo que ellos plantearon generar un cierre total, uno puede proponer grandes líneas, pero el detalle específico es un tema que tiene que resolverlo la autoridad porque es quien cuenta con todos los antecedentes, de lo contrario se generan polémicas y eso tiende a confundir también a la gente. Si queremos contribuir es bueno que estén estas reuniones, pero finalmente nos alineamos con la autoridad y las medidas que se tomen.

El principio rector de transparentar toda la información en los tiempos modernos es indiscutible, por otro lado, tener mensajes muy claros, muy definidos».

-En la misma línea, el ministro Paris sostuvo una reunión con su par argentino y anunció que se trabajará junto a Prosur, ¿cómo analiza esta colaboración internacional?

-Lo que hemos visto en Europa es que claramente se está avanzando en estrategias colaborativas, pienso que el mundo entero va a sacar muchas lecciones en ese sentido y el trabajar conjuntamente debiera ser uno de los énfasis que nosotros logremos.

-El ministro Paris afirmó que la cuarentena en Santiago se va a extender por lo menos en dos semanas y que las clases podrían volver, en el mejor de los casos, a mediados de agosto, ¿está de acuerdo con este análisis?

-A la luz de cómo están hoy día los casos en Santiago, con una cuarentena que ya ha pasado las dos semanas y en donde si bien no se observa un incremento tan alto como hace dos semanas, tampoco se ha observado un descenso en los casos, sin duda que no vamos a tener menos de dos semanas más de cuarentena, de tal forma que marcar ese rango hoy día es muy acertado. En relación con el tema escolar, el poner fecha hoy día es prematuro, toda vez que ni siquiera sabemos en qué momento va a empezar el descenso. Me imagino que en lo que tiene que estar reflexionando el ministro de Educación es en cuáles son los niveles de circulación viral que tengamos y cuáles son los resguardos para asegurarle a los niños, estudiantes y sus padres que van a entrar a un proceso de reinstalación del año escolar de manera segura, la discusión tiene que ver más con esas métricas que con fijar una fecha antojadiza.

-La movilidad en Valparaíso se redujo en un 65%, una cifra que contrasta con la situación de la Región Metropolitana, ¿qué factores influyen en esta situación?

-Lo primero es felicitar a todos los vecinos de la V Región porque definitivamente están recogiendo el mensaje y entendiendo la profundidad y el drama que hay detrás de esta pandemia, están siendo consecuentes y están cuidándose entre ellos, eso habla bien de los que viven en la V Región. La pregunta que surge es ¿qué ocurre en Santiago? Eso va a ser motivo de análisis, pero claramente siendo los mismos chilenos hay algo que está ocurriendo en la Región Metropolitana que no estamos entendiendo y ahí la necesidad de aplicar medidas para quienes están transgrediendo la ley. Es de esperar que la V Región siga este comportamiento porque si no van a pasarlo muy mal como está ocurriendo la Región Metropolitana.

Hoy día nos estamos jugando demasiadas vidas si es que no logramos esa cuarentena».

-También se planteó la posibilidad de realizar un seguimiento a través de teléfonos celulares, ¿es practicable? ¿Qué efectos podría tener?

-Las experiencias que se desarrollaron, por ejemplo, en Corea, Singapur y otros países, con esa tecnología fueron muy favorables, ahora el problema que vamos a tener acá en Chile es que estamos en una discusión, bastante estrecha, de considerar que con esto pudiéramos vulnerar las libertades personales y la confidencialidad. Personalmente creo que estos límites terminan por el bien social y el bien social de la salud es un peso mayor que tenemos que resguardar, soy partidario de tomar estas medidas, pero esa es la dificultad que vamos a tener que sortear.

-Este jueves el Presidente Sebastián Piñera promulgó la ley que establece penas de cárcel para quienes incumplan la cuarentena, ¿qué efecto tendrá esta ley para poder cumplir los confinamientos?

-Era urgente que ocurriera y ahora es de esperar que se ejecute, se haga efectiva y no se quede solo en la letra, de lo contrario vamos a estar en serios problemas porque efectivamente aquel grupo que no esté entendiendo el problema en el que estamos, dejando de lado aquellos que salen por necesidad porque en ese camino la solución es otra, el apoyo social, sepan que se vienen las penas del infierno si no cumplen.

«Vamos a tener que fortalecer definitivamente es el área de la salud pública y los seremis»

-Usted menciona la movilidad en la Región Metropolitana, el domingo se decretó la primera preemergencia ambiental, ¿este hecho es un indicador de que no se está cumpliendo la cuarentena?

-El hecho de que tengamos contaminación, que está asociado al movimiento y la circulación de vehículos, coincide perfectamente con la información que nos han entregado la Universidad del Desarrollo y la Universidad de Chile, en que la movilidad ha disminuido en la Región Metropolitana en promedio alrededor de un 34% y que en las comunas ponientes es menor aún. Aquí claramente hay que actuar con mayor rigurosidad, mayor control y a quienes no quieren definitivamente cumplir con lo que indica la cuarentena, aplicarles medidas más drásticas, en esto no nos podemos retardar porque estamos en una situación extraordinariamente crítica y las próximas semanas, y esta en particular, van a ser definitorias en este sentido.

-¿Qué se está jugando en estas semanas?

-Nos estamos jugando que, si bien los casos de contagio y fallecidos todavía siguen al alza, debería ocurrir que efectivamente empecemos a ver una disminución de los casos de contagios para empezar la segunda fase de la curva, que es la parte descendente. En segundo lugar, nos estamos jugando que, de no cumplirse con la cuarentena, esta se va a extender por mucho más tiempo, con todas las consecuencias sociales y económicas que ya estamos viendo. 

Tenemos que abrir derechamente esa discusión de cuándo los derechos personales pueden entorpecer el derecho del cuidado de la salud de toda la población».

-Usted ha estado pendiente de las experiencias que se han tenido en otros países para abordar este virus, ¿qué lecciones faltan por aplicar en Chile?

-Escuchaba una conferencia hace unos días, en donde estaban la experiencia de Singapur, en donde señalaban que lo clave es generar un clima de colaboración y de compromiso social con las medidas que se toman; contar con una data robusta que permita hacer los modelamientos como también hacer proyecciones de cómo las intervenciones están teniendo impacto y cómo se pueden corregir; y, en tercer lugar, que hay que trabajar sobre la base de la evidencia y alejar toda la intervención de la política porque acá estamos con un problema sanitario y en eso no nos podemos confundir. Ahí hay un llamado que hay que hacer y es que somos todos los chilenos los que tenemos que salir juntos de esto, sin exclusiones, por lo tanto, quien se quiera restar confundiendo cuál es el propósito está en una vereda equivocada.

-¿El perfil del ministro Paris puede servir para encauzar la discusión a un área más científica de la pandemia?

-Son las señales que él ha dado, de convocar a las sociedades científicas, de poner en su reemplazo en la Mesa Social Covid-19 a una académica, en ese sentido es un aporte que también va a venir a sumar.

-Usted es parte de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, ¿cómo ha reaccionado la academia a la pandemia causada por el Covid-19?

-En general, y esto es un reconocimiento al ámbito académico y a las universidades, ha habido un enorme interés y compromiso de poder participar y colaborar en hacer estudios, hay algunos de ellos que han contribuido mucho a la discusión y a la toma de decisiones, pero por otro lado en algún momento ellos resintieron la dificultad que tenían para obtener la data y la información, ese es un tema que debería corregirse porque sin duda en la medida en que los centros de investigación cuentan con mayor información, se va a hacer mucho más posible tener mayor conocimiento sobre esta pandemia. Aquí lo que jugó en contra es que le hemos dado una relevancia más allá de lo que tenía escrito la ley con respecto a la confidencialidad de los datos, en la Ley de Deberes y Derechos de los Pacientes, eso es un tema que vamos a tener que reflexionar porque no se puede convertir eso en un chaleco de fuerza para un bien superior que es la salud de toda la población. Tenemos que abrir derechamente esa discusión de cuándo los derechos personales pueden entorpecer el derecho del cuidado de la salud de toda la población, ese es un tema que obviamente nos va a confundir al darle prioridad a guardar con demasiado celo la información y dejarnos a ciegas.

Somos todos los chilenos los que tenemos que salir juntos de esto, sin exclusiones, por lo tanto, quien se quiera restar confundiendo cuál es el propósito está en una vereda equivocada».

-En su experiencia a cargo del ministerio, ¿cómo analiza la respuesta que ha tenido el sistema de salud frente a la pandemia?

-Siendo intelectualmente honesto hay cosas que saltan a la vista que van a dejar desafíos para poder mejorar el sistema. En algo que definitivamente ha sido muy robusto y ha sido muy acertado, es la planificación que se da en enero, de poder haber generado una colaboración público-privada muy profunda, ahí aparece una lección inmediata y es que por una vez por todas nuestro país va a tener que dar el salto para que la colaboración público-privada sea más sistémica al momento de utilizar los recursos que el país tiene, independiente de quién los financia para que los chilenos puedan acceder a la red de salud y ahí hay una tremenda lección favorable, una fortaleza, que ha hecho posible que hoy día muchas personas, sin ver la barrera de quién es el financiador, pueda acceder a una medicina estandarizada con los mayores niveles de complejidad y eso tenemos que aprenderlo. Pero, por otro lado, otra área que vamos a tener que fortalecer definitivamente es el área de la salud pública y los seremis. Los seremis, al día de hoy, con el equipo, el músculo que tienen, efectivamente pueden lograr el resguardo y el control de una población o de cosas muy específicas como poder hacer el control de alimentos, pero claramente para situaciones de salud pública de esta envergadura y magnitud, se requiere articular soluciones que sean mucho más amplias y eso nuestras seremis hoy día, por su estructura, no ha sido posible y lo que hoy día se tiene que hacer es trabajar junto con los servicios de salud para entregar los controles que ellos tienen que hacer por ley.

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

SUSCRÍBETE AHORA

También te puede interesar:

Cerrar mensaje

¿Debiese llegar a más gente El Líbero?

Si tu respuesta es afirmativa, haz como cientos de personas como tú se han unido a nuestra comunidad suscribiéndose a la Red Líbero (0.5 o 1 UF mensual). Accederás a eventos e información exclusiva, y lo más importante: permitirás que El Líbero llegue a más gente y cubra más contenido.

Suscríbete