Actualidad Informativa es presentado por:
Publicado el 14 de diciembre, 2018

Presidente de Empresa Portuaria de Valparaíso: “El 5 de enero llega el próximo crucero y para esa fecha el puerto sí o sí tiene que estar preparado para recibirlo”

Autor:

Bastián Garcés

Raimundo Cruzat asumió el viernes pasado como la máxima autoridad del puerto, tras la renuncia de Raúl Celis, en medio de un paro que se extiende por casi un mes. Sobre el impacto económico afirma que «estamos hablando de más de $3 mil millones menos de ingresos». Y señala: «El descontento y las movilizaciones más violentas se han trasladado hacia la ciudad».

Autor:

Bastián Garcés

Recibe en tu correo Lo mejor de la prensa
Suscribirse

Pese a que se estableció una mesa de trabajo entre la concesionaria Terminal Pacífico Sur (TPS) y los trabajadores eventuales que siguen en paro, las movilizaciones violentas han continuado en Valparaíso. Así lo describe el nuevo presidente de la Empresa Portuaria de Valparaíso (EPV), Raimundo Cruzat: «El puerto está operando, pero la postal que vemos hoy día son barricadas y neumáticos quemándose en la Avenida Errázuriz«.

En medio de un conflicto que se ha extendido por casi un mes y que le costó el cargo como máxima autoridad de la EPV a Raúl Celis, su sucesor señala a «El Líbero» que «el descontento y las movilizaciones más violentas se han trasladado hacia la ciudad«. Además, cuenta que durante los primeros días del paro se produjeron daños a la infraestructura del edificio de la Empresa Portuaria de Valparaíso, razón por la cual el organismo está evaluando qué acciones legales seguir.

-Ha pasado casi un mes desde que se inició el paro portuario, usted asumió el viernes como presidente interino, ¿cómo ve la situación que se vive en Valparaíso?

-Lo que he visto es una paralización de una parte importante de los trabajadores eventuales, en particular en el Terminal 1, por lo que hoy día el puerto no está operando a su plena capacidad. Por otro lado, los trabajadores eventuales del Terminal 2 llegaron a un acuerdo con su empleador y ellos sí están trabajando. Hay que ser súper claros: no hay una paralización del puerto, sino que hay un paro de un tipo de trabajadores.

-En otros puertos del país se han realizados manifestaciones y acciones en apoyo a este grupo de trabajadores eventuales que están movilizados.

-El paro partió de manera muy fuerte y focalizada en Valparaíso. Y pasaron dos semanas perdidas en el conflicto, que le fueron metiendo más presión y  sin que las partes pudieran reunirse. De hecho, cuando me toca asumir el desafío de la presidencia de EPV, la primera misión que me impongo fue tratar de generar la mesa de trabajo con la concesionaria y sus trabajadores. Finalmente conseguimos que eso ocurriera el martes, algo que no había pasado en tres semanas. Pero hasta ahora no han podido llegar a acuerdo porque, a juicio de los trabajadores, la propuesta del concesionario ha estado lejos de sus expectativas. Hay una situación bien compleja que ha traído en las últimas horas eventos bastante violentos en la ciudad de Valparaíso a tal punto que el intendente y la gobernadora han presentado querellas por algunos daños e incluso por homicidio frustrado hacia un teniente de Carabineros.

«Se está perdiendo la credibilidad de la tranquilidad portuaria que ha caracterizado a la ciudad»

-Usted menciona los hechos de violencia, ¿ustedes como Empresa Portuaria de Valparaíso tomarán acciones concretas?

-A nosotros no nos corresponde la provisión del orden público. Somos una empresa estatal, pública pero que tiene un directorio que es autónomo y se rige de acuerdo a la Ley de Puertos y, en algunos aspectos, de la Ley de Sociedades Anónimas. En los primeros días del conflicto se produjeron algunos daños a la infraestructura de EPV, porque tiraron piedras y otros objetos contundentes al edificio, pero es un tema para después y estamos evaluando las acciones legales que podamos interponer. Nuestro discurso es muy claro: rechazamos este tipo de actos porque al final se está perjudicando a toda la ciudad de Valparaíso. Se está perdiendo la credibilidad de la tranquilidad portuaria que ha caracterizado a la ciudad. Eso pone en riesgo la actividad portuaria porque hay navieras que deciden irse a puertos más tranquilos y eso lo único que trae como consecuencia es menos trabajo. Podemos correr el riesgo de entrar en un círculo vicioso que produzca más problemas a la fuente laboral principal de muchas de las familias que viven en Valparaíso.

Al principio había mucha violencia con respecto a la gente que estaba entrando a trabajar, porque de alguna manera los movilizados encontraban que con eso su medida de presión se debilitaba, entonces había mucha violencia en las puertas o en el interior del puerto.

-Algunos trabajadores han comentado que el nivel de violencia que se ha desarrollado en el paro no es algo normal en Valparaíso.

-En ciertos aspectos ha ido escalando y en otros ha ido decreciendo. Al principio había mucha violencia con respecto a la gente que estaba entrando a trabajar, porque de alguna manera los movilizados encontraban que con eso su medida de presión se debilitaba, entonces había mucha violencia en las puertas o en el interior del puerto. Eso se controló en gran parte por la acción de la fuerza pública. El descontento y las movilizaciones más violentas se han trasladado hacia la ciudad y, por lo que me he enterado por la prensa, con la participación de estudiantes.

-Trabajadores portuarios han denunciado agresiones y amenazas por parte de los trabajadores movilizados, ¿ha podido conversar con los trabajadores sobre este tema?

Me reuní en la tarde del martes con 17 dirigentes sindicales y delegados de los trabajadores que están movilizados, y ellos reconocen que ha habido hechos de violencia que no corresponden. Ellos condenan la violencia, pero por otro lado también entienden que las bases están muy complicadas en términos económicos.

Efecto económico del paro: «Estamos hablando de más de $3 mil millones menos de ingresos»

-El ex presidente de la EPV, Raúl Celis, dijo que este paro tenía un fuerte contenido político. ¿Concuerda con esto?

-Es posible que tenga un trasfondo político, pero más que las motivaciones políticas  nos interesan las motivaciones que tienen que ver con las condiciones de trabajo de los trabajadores eventuales y la solución del conflicto. Sigo creyendo que hay un tema muy profundo que tiene que ver con las condiciones laborales que están establecidas en el Código del Trabajo para el trabajador portuario eventual. Más allá de si hay un trasfondo político o no, hay un hecho constatable: por el desvío de naves a San Antonio hay menos trabajo para una ciudad que está deprimida económicamente, por lo que los trabajadores no tienen alternativa para llevar comida a su casa y con esta condición de base tan precaria el conflicto estalló.

Me reuní en la tarde del martes con 17 dirigentes sindicales y delegados de los trabajadores que están movilizados, y ellos reconocen que ha habido hechos de violencia que no corresponden».

-¿Cuál ha sido el impacto económico a raíz de este paro?

-Desde el punto de la Empresa Portuaria de Valparaíso, nuestra estimación es que hemos tenidos menores ingresos por aproximadamente US$5 millones. O sea, estamos hablando de más de $3 mil millones menos de ingresos.

-¿Se ha evaluado revisar la continuidad de Terminal Pacífico Sur como concesionario del Terminal 1 del puerto?

-El contrato de concesiones es la herramienta que rige las relaciones entre el concesionario y EPV. El contrato establece cláusulas de incumplimiento, de término anticipado de contrato y lo que corresponde es hacer que este contrato se cumpla. Yo hoy puedo decir que el contrato de concesión se está cumpliendo. Le hemos comunicado al concesionario nuestra intención de que el puerto recupere el nivel de operación que le corresponde y para eso estamos instando formalmente al concesionario para que se reúna y haga esfuerzos razonables para llegar a una solución con sus trabajadores.

«Valparaíso no puede darse el lujo de pelearse con la actividad portuaria»

-Se mencionó al inicio del paro que la movilización podía afectar la imagen de Valparaíso. Hace dos años bajó la cantidad de cruceros que recibe el puerto, ¿cómo se ve el futuro cercano para la ciudad?

-Concuerdo con que Valparaíso no puede darse el lujo de pelearse con la actividad portuaria. A este nivel, cuando una naviera ve que el puerto ya lleva prácticamente un mes en paro, operando en condiciones poco ciertas, poco claras, con poca seguridad, el dueño de la carga puede perfectamente instruir que vaya a otro puerto. Y hoy día con la situación económica de Valparaíso, eso es jugar con fuego. Es importante recuperar la imagen de Valparaíso, desde el punto de vista de la tranquilidad del puerto. El puerto está operando, pero la postal que vemos hoy día son barricadas y neumáticos quemándose en la Avenida Errázuriz. Eso es muy delicado y como EPV estamos haciendo todos los esfuerzos para reencantar a los cruceros, pero nos encontramos con este tipo de cosas que nos juega en contra. En estas horas viene de vuelta desde Panamá uno de los directores de EPV, que viajó  junto a otras empresas y la subsecretaria de Turismo, precisamente a vender el destino de Chile para los cruceros y nos encontramos con que tenemos esta situación en Valparaíso.

El puerto está operando, pero la postal que vemos hoy día son barricadas y neumáticos quemándose en la Avenida Errázuriz».

-¿Qué acciones tomará la EPV para recuperar las confianzas de las empresas navieras y de cruceros?

-En esto hay que ir paso a paso. Nuestro primer paso fue ayudar a que se conformara la mesa entre trabajadores y funcionarios. Los esfuerzos que estamos haciendo ahora van dirigidos a que el acuerdo entre el concesionario TPS y sus trabajadores eventuales se alcance lo antes posible. Una vez que eso ocurra, el paso siguiente va a ser instalar la mesa de trabajo de largo plazo para resolver los problemas de los portuarios eventuales. Ademas, realizar un trabajo más comercial, en conjunto de los concesionarios, para reencantar a las líneas navieras y de cruceros. Sin ir más lejos, el 5 de enero llega el próximo crucero y para esa fecha el puerto sí o sí tiene que estar preparado para recibirlo.

-Ha circulado una foto del alcalde Jorge Sharp junto con un trabajador portuario en la que sostiene un chaleco de seguridad con la leyenda «Puerto de Valparaíso en paro». ¿Qué opina de ese hecho?

No soy analista político, no le doy una lectura muy dramática al tema porque también yo sostuve una reunión el martes con el alcalde. Así que hay una foto del acalde con un dirigente sindical y hay una foto del alcalde conmigo, parte de las atribuciones del alcalde es reunirse con la gente.

 

Las columnas de Opinión son presentadas por:
Ver más

También te puede interesar: